Lombriz roja californiana es un bioindicador de contaminación

01/09/2011 

La lombriz roja californiana (Eisenia foetida) sirve como bioindicador, ya que permite conocer la perturbación que sufren los microorganismos que habitan en el suelo, como resultado del contacto con los ripios base aceite, esto es, los pedazos pequeños de arcillas, lutitas, areniscas, carbonatos y haluros contentivos de elementos químicos peligrosos e impregnados por los fluidos de perforación que utiliza la industria petrolera durante el proceso de extracción del crudo.

En relaciones de suelo: ripio 3:1 y 4:1 combinadas con un 20% de estiércol equino como fuente de materia orgánica, Eisenia foetida logra mantener parámetros estables de peso y número de lombrices, pero en relaciones suelo: ripio 2:1 con un 5% de estiércol equino esta lombriz no logra sobrevivir, lo que significa que esas relaciones también son letales para la microfauna del suelo.

lombriz-roja

Así lo revela la investigación de tesis de grado «Evaluación biológica de ripios base aceite mediante la utilización de la lombriz californiana (Eisenia foetida) según la norma ISO 11268-3», realizada por Orangel Enrique Montoya Pandoja, estudiante de la Escuela de Ingeniería de Petróleo del Núcleo de Monagas de la Universidad de Oriente, con la asesoría de Noris Bello González, docente de dicha escuela, y Víctor Alejandro Otahola Gómez, profesor de la Escuela de Ingeniería Agronómica.



Los resultados obtenidos en esta investigación indican que «es imprescindible hacer estudios biológicos a los suelos donde se depositan los ripios de perforación base aceite, es decir, que se deben utilizar microorganismos para determinar hasta dónde éstos pueden soporta la aplicación de estos ripios», dijo Bello González.

Ripios dañinos

La docente-investigadora Bello González afirmó que en los centros de acopio de esos ripios se cumple solamente con la caracterización físico-química, pero nunca se ha hecho la caracterización biológica, esto es, cómo se comportan los microorganismos del suelo ante las disposiciones finales de los ripios impregnados con base aceite, los cuales contienen metales pesados que pueden ser radioactivos.

Refirió que en muchos centros de acopio que funcionan el estado Monagas se afirma que los ripios son aptos para ser abonados, pero cuando se esparcen en la sabana no sólo dañan los suelos idóneos para la agricultura, sino también al ganado y a las personas.

“¿Quién se come ese pastizal?, el ganado, y ¿quién se come al ganado?, nosotros, que somos el último eslabón de la cadena alimenticia”, puntualizó la científica del Núcleo de Monagas de la UDO.

Desechos peligrosos

El tesista Orangel Enrique Montoya Pandoja explicó que muchos de los procesos que realiza la industria petrolera generan desechos peligrosos, los cuales representan un gran impacto ambiental por sus características y composición, y precisó que uno de estos procesos es la perforación, donde se emplean fluidos que pueden ser emulsiones directas o inversas, base agua o base aceite.

Indicó que la industria petrolera utiliza los fluidos de perforación por su capacidad de mantener en suspensión y elevar a la superficie los ripios que son cortados por la mecha al atravesar las formaciones.

“Esos ripios – agregó- vienen impregnados del fluido de perforación que se utiliza, y por lo tanto poseen los componentes propios del fluido, pero también pueden contener elementos químicos que se obtienen de la formación, como: Cadmio, Mercurio, Selenio, Plata, Cromo, Plomo y Cinc, e hidrocarburos de las formaciones que atraviesan, que por ser contaminantes, deben ser tratados para su disposición final en suelos previamente permisados para tal fin”.

Finalmente, informó que en Venezuela existe un marco legal que controla y vigila el manejo, disposición y tratamiento de ripios base aceite provenientes de la perforación, donde se estipula preservar y mantener el ambiente y la biodiversidad, pero la evaluación del ripio generado se rige por parámetros químicos, sin saber cómo afecta la microfauna del suelo donde se realiza el tratamiento.

[Fuente: Prensa Universidad de Oriente]


Compartir


Deja un comentario




Salva tu cupo de internet y aprende a realizar compras en Amazon

Tasca el Moroco, desde 1974. Todo un señor restaurant en Puerto La Cruz y Lechería