Pueblo se salva de la miseria gracias a los bikinis

31/07/2012 

¿Que harías para que tu pueblo se convirtiera en un lugar turístico? Imagina por un momento que vives en un lugar en donde no hay mucho qué hacer. Un poblado pequeño que busca convertirse en un destino relevante; sin embargo, ante los pocos atractivos la gente opta por ir a otras ciudades.

bikini_texas

En Texas, en el poblado de Bankersmith, el empresario, Doug Guller se dio a la tarea de convertir esta pequeña urbe en un centro turístico. ¿Cómo le hizo? De acuerdo a lo publicado por el sitio telenoticias7.com, el pícaro hombre de negocios y su compañía de mujeres en trajes de baño han decidido tomar manos a la obra…

Hasta la fecha, la pequeña localidad sólo cuenta con una mansión estropeada y un autobús inservible, pero Guller compró el terreno en Craiglist y ahora planea establecer una franquicia de su exitosa cadena: Bikinis Sports Bar & Grill. Además, rebautizará el lugar como Bikinis, un nombre que seguramente atraerá a muchos viajeros.



"Bikinis, Texas, será un destino de clase mundial y yo estoy emocionado con la idea de que mi marca incluya la propiedad de un pueblo", declaró Guller en un comunicado de prensa.

Sus ambiciones trascienden los imprecisos límites de Bankersmith y aunque no desea incursionar en política, sí sueña con dejar una huella durable en la geografía estadounidense. "Me gustaría que la gente se acostumbrara a la idea de cambiar el nombre de nuestro estado de Texas por Sport Bar & Grill", comentó Guller en el blog de su empresa, quizás más en broma que en serio.

La historia de Bankersmith inició en 1913, durante la expansión del ferrocarril en la región. En aquella época, el poblado tomó su nombre de un banquero, Temple D. Smith, quien se recuerda como el presidente fundador de la primera institución financiera de Fredericksburg.

En su época de mayor esplendor, el número de habitantes no sobrepasó los 50. Antes de su "redescubrimiento", el único sitio extraordinario en los alrededores era un túnel de ferrocarril abandonado donde se refugian miles de murciélagos.

Ahora, los visitantes, en particular los del sexo masculino, tendrán un motivo casi irresistible para detenerse en el otrora Bankersmith a tomarse una cerveza: las voluptuosas muchachas de Bikinis.

Vestidas sólo con trajes de baño, como se ve en el video, estas jóvenes dependientas alimentan la vista de los clientes, mientras disfrutan de una ensalada, una hamburguesa o unas alas de pollo.

Guller, que comenzó su carrera en 1997, fundó en 2006 la compañía de comida rápida Bikinis. Con 11 restaurantes en ciudades como Houston, Dallas, San Antonio y Austin, el prestigioso empresario espera expandir su negocio hasta alcanzar medio centenar de establecimientos para el año 2017. Y de esa manera, como reza su slogan, continuará "haciendo el mundo más hermoso… un Bikini a la vez".

[Fuente]


Compartir


Deja un comentario





Salva tu cupo de internet y aprende a realizar compras en Amazon


Tasca el Moroco, desde 1974. Todo un señor restaurant en Puerto La Cruz y Lechería