Consejos para los latinos que visitan Nueva York por primera vez

Tweet

Nueva York es una de esas ciudades a las que hay que ir al menos una vez en la vida. La capital del mundo tiene de todo y para el turista latinoamericano es fácil identificar desde íconos urbanos de la historia contemporánea, hasta emblemáticas referencias cinematográficas.

new-york

La periodista Loreto Riveros ha escrito un post genial para la página web MatadorNetwork.com en el que ofrece consejos a los latinoamericanos que visitan la Gran Manzana por primera vez y en LeaNoticias.com queremos compartirlo con ustedes:

“1. Viaja en cualquier época que no sea invierno

El frío en el invierno Neoyorkino no es como en ningún lugar de América Latina… ni siquiera como nuestro extremo sur (Patagonia chilena y argentina). Las temperaturas en Enero, Febrero y Marzo pueden bajar hasta los -20, y te prometo que se siente hasta en los huesos, mientras que dejas de sentir tu piel del entumecimiento y los mocos se te congelan. Aunque es bonito imaginar todo nevado y tomando chocolate caliente, si uno quiere explorar de verdad la ciudad, es muy difícil con ese frío. ¡Viaja para disfrutar, no para sufrir!

2. Come en un carrito, pero sólo una vez

Comparado con la gran cultura de comida callejera que tenemos en América Latina, la comida de los carritos -en Manhattan- es cara (para ser de carrito) y no es muy variada. Además, siempre te adivinan la cara de turista y te tratan de cobrar más, así que ojo. Más encima, ni siquiera es tan buena. Yo lo haría una vez: un hotdog o un kebab, así por probar. Pero en verdad la comida rica se encuentra en las picadas que están más escondidas, en las callecitas de la ciudad.

En Nueva York se utiliza mucho la app de Yelp, en donde puedes encontrar lugares cercanos a ti, puedes filtrar por tipo de comida y puedes ver los reviews de otra gente y los precios… mucho más conveniente!! Hay un solo lugar del que yo diría que está la mejor comida “callejera” en NY, y es Smorgasburg (en Brooklyn; Sábados en Williamsburg y Domingos en el Prospect park, entre los meses de Abril y Noviembre), en donde puedes encontrar comida deliciosa de todas partes del mundo y en formato “carrito”; un lugar ideal para hacer picnics con amigos y pasar el fin de semana.

3. No traigas cosas de tu propio país.

¡Aquí hay de todo, no sea huaso!

Por ejemplo, ese mito de que no hay manjar/dulce de leche/cajeta/arequipe ni aguacates/paltas es completamente falso. Prácticamente en cualquier supermercado puedes comprar el dulce de leche en lata (especialmente en los supermercados “de barrio”) y aguacates hay en todos lados -un poco más caros eso si. Si se sienten muy nostálgicos de la comida de sus países, en todo Nueva York, y sobretodo en Queens, pueden encontrar restaurantes auténticos de todos los países de Latinoamérica, y lo mismo ocurre con el resto de las cocinas del mundo.

Para los peruanos y los chilenos, ¡pisco hay en todas las botillerías! Y si se te antoja un pisco sour, en todo restaurante peruano lo hacen muy bien. Los argentinos encontrarán dulce de leche y mate, y así en cada caso.

4. Usa el transporte público

En Nueva York, el transporte público funciona bien y lo usan todos. Es calefaccionado en invierno y tiene aire acondicionado (de verdad) en verano. El metro va a ser tu gran aliado para recorrer la ciudad, si no quieres estar sentado en un taxi carísimo en medio de un súper embotellamiento gritando garabatos.

En cualquier estación en que haya una oficina puedes pedir un mapa de los recorridos, y si bien al principio se ve enredado, es súper simple; sólo basta saber en qué dirección (uptown/downtown/east/west) vas. Ojo que el mapa es enorme! Lo mejor siempre es bajar de internet un mapa en pdf y llevarlo en el celular, o bajar alguna app en donde lo puedas ver offline (en Nueva York los celulares no funcionan bajo tierra, ni wifi ni nada). Preguntarle a la gente por direcciones también siempre sirve

Lo ideal, si lo vas a usar mucho, es comprar una “metrocard” que sea “unlimited” (ilimitada) por el tiempo que estés, ya sea una semana o un mes. ¡La metrocard sirve para los buses también, y desde ellos puedes ir observando el paisaje urbano!

Tip importante: nunca te subas a un vagón vacío del metro. Nunca!!!!! Si lo haces, ¡puede que sufras la peor experiencia visual/olfativa de tu vida!

5. Que los museos no te abrumen: elige qué cosas ver, y no intentes recorrerlos de principio a fin

En Nueva York hay muchos museos interesantes, ¡y muy grandes! (enormes). Por lo mismo, siempre es bueno -y sobretodo si uno no va a quedarse muchos días- tomar un plano del museo apenas llega y ver qué es exactamente lo que le interesa a uno. Personalmente, creo que es mejor recorrer bien una exposición en particular, que andar de carrera viendo todo y terminar el día con dolor de cabeza. Ten en cuenta que algunos museos son gratuitos.

6. Trae la maleta casi vacía

Si vienes en verano, te recomiendo traer lo mínimo. En primer lugar, porque en verdad hace muchísimo calor, y segundo, ¡porque te vas a querer comprar TODO! Y ese espacio en la maleta se vuelve sagrado… Si viajas en Otoño o Invierno, te recomiendo llevar las capas más gruesas que tengas en la mano o “puestas”, para así ocupar el menor espacio posible en la maleta y dejar espacio.

En Nueva York hay tanta, tanta variedad de mercados, que realmente hay para todos los gustos. Si vienes a comprar libros, no puedes no ir a la Strand book store; si vienes por comics o mangas, tienes que ir a Forbidden Planet; si vienes a comprar joyas o relojes, tienes que ir a la quinta avenida y al Diamond District… en fin, hay para todos los gustos. Y si vienes por ropa, en Nueva York están prácticamente todas las grandes tiendas del mundo, sobretodo en la quinta avenida, el Fashion District (8va ave) y SOHO. Y si vienes “dedicado” a comprar ropa, en Nueva Jersey hay muchos “outlets” de marcas famosas que ofrecen buenos descuentos (además allá no se paga impuesto).

7. No compres recuerdos en Times Square

No caigas en la trampa de comprar los clásicos souvenirs de Nueva York en Times Square o Penn Station. ¡¡Esas tiendas son las más caras!! Mejor date una vuelta por Chinatown o Little Italy, en donde tienen exactamente las mismas cosas y puedes regatear los precios.

Si estás buscando souvenirs más originales (y menos kitsch), entonces date una vuelta por las tiendas de los museos (como las tiendas del MOMA o la del MET, que son preciosas), o también puedes ir al Chelsea Market o a Williamsburg (en Brooklyn), en donde puedes encontrar ropa, joyas y objetos de diseño hechos en Nueva York por artistas jóvenes emergentes.

8. No te quedes solamente en Manhattan, ¡explora!

La ciudad de Nueva York no es sólo Manhattan. Están Brooklyn, Queens, el Bronx y Staten Island; y cada uno de estos “boroughs” tiene su gracia. Para empezar, todos son accesibles en metro, y quedarse en ellos es significativamente más barato que Manhattan. La ciudad de Nueva York es vibrante, y siempre hay algo que hacer en cada lugar. Si necesitas inspiración, puedes chequear “Los Mejores Planes para un Viaje a Nueva York”

Si vas por el tren 7 hacia Queens te vas a dar cuenta de que cada parada es un “país” diferente, y es alucinante. Puedes encontrar comidas de todo el mundo, literalmente, y conocer diferentes culturas de verdad. Brooklyn es el paraíso de la gente más relajada y bueno, “hipster”. Abundan los bares, restaurantes nuevos, mercados de pulgas, ferias de comidas del mundo, ferias de diseño, edificios refaccionados, parques, playas, etc. No hay que olvidar también que en Brooklyn están las vistas más lindas hacia Manhattan. Y si puntos panorámicos es lo que buscas, en Staten Island las vistas hacia Manhattan y la Estatua de la Libertad son increíbles, especialmente al atardecer.

En el Bronx está el jardín botánico más bonito y grande de Nueva York (ver imagen arriba) y el zoológico. Además, el Bronx es otro de los lugares en donde puedes encontrar todos los tipos de comidas latinas que te puedas imaginar. En fin, Nueva York no es sólo Manhattan, ¡y realmente vale la pena explorar la ciudad completa!

9. Usa Groupon

En Nueva York, el uso de Groupon o cualquiera de esas páginas con descuentos es súper normal. Los locales lo usan mucho. Puedes encontrar ofertas de cualquier cosa, literalmente: una comida en el mejor restaurant de Hell’s Kitchen a mitad de precio, entradas a museos con descuentos importantes, tickets para shows por casi nada, cortes de pelo con los mejores estilistas de NY con rebajas, hoteles a mitad de precio, entre otras. Nunca está de más mirar por si acaso, ¿o no?

10. No sólo en Broadway están los shows

Nueva York es famosa por sus espectáculos y shows de Broadway, que sin duda son de calidad mundial y excelentes. Sin embargo, éstos a veces pueden ser un poco caros para el bolsillo de una persona común y corriente (si no se han comprado con mucha anticipación). Lo que no hay que olvidar es que… ¡Nueva York es muy grande! Y básicamente a toda hora, todos los días, está pasando algo. Si te vas a dar una vuelta por el Lincoln Center, puedes encontrar boletos de última hora para el ballet u ópera a mitad de precio. También cerca de Union Square hay teatros que ofrecen grandes obras “off Broadway” por cifras mucho más accesibles. También el Carnegie Hall ofrece precios rebajados ciertos días, y estamos hablando de ESPECTÁCULOS, así, con mayúsculas. Si quieres escuchar Jazz y no tienes mucho dinero, puedes ir a cualquier bar de Jazz en el West Village y pagar sólo tu consumo, siendo los shows por lo general gratuitos, o a muy bajo costo. En verano, por las tardes, en el Central Park suele haber conciertos gratuitos ciertos días de la semana, y excelentes artistas callejeros por todos lados. En conclusión; ¡¡la clave es investigar!! O simplemente dejarse llevar por la música cual August Rush.

11. Anda a la playa

La mayoría de la gente no se lo imagina, pero Nueva York tiene playas –que además son accesibles en metro y tren-. Si bien no son tipo “Caribe”, la temperatura del agua permite nadar en ellas, entre Junio y Agosto. Para mi, las mejores son las más escondidas, como Far Rockaways y todas las playitas en esa área de Queens. Si quieres ver algo más “típico” de NY, la elegida es Coney Island (en Brooklyn). Si prefieres hacer un mini road trip, en Nueva Jersey y Long Island también hay muchas playas, siendo las mejores Sandy Hook y Fire Island, respectivamente.

12. Pasea por Filadelfia, Washington, Boston, o Upstate NY

Cerca de Nueva York hay muchas otras ciudades y sitios interesantes, que teniendo un poco más de tiempo se pueden visitar tan sólo tomando un bus o un tren. Hay buses muy baratos que cuestan entre $1 y $15 dólares, ¡y hasta incluyen Internet a bordo! (algunos de ellos salen de Chinatown, y otros cerca de Penn Station).

Filadelfia está a una hora y media en bus, y es una ciudad increíble; llena de parques, museos, la escalera de Rocky y gente amigable. Washington está a tres horas y media, y bueno, ahí está la Casa Blanca, además de un sin número de buenos museos de todo tipo. Boston está a cuatro horas de NY, por si quieres conocer en dónde están las universidades de Harvard y MIT. Y si amas la naturaleza, y mucho más cerca de NY, puedes tomar el “Metro North” desde Grand Central, en donde a lo largo del río Hudson hay pueblos, montañas, y toda la naturaleza que puedas querer. Es ideal para pasar un fin de semana, acampar, hacer deportes acuáticos y escaparse de la jungla de cemento por un ratito.

13. Abre tu mente y disfruta la riqueza cultural

“Gracias por su visita, que tenga un buen día” – Escultura que se lleva puesta, hecha por Agata Olek (Collección: el arte en lugares raros, 2009). Crédito: seeminglee

Nueva York es una ciudad básicamente construida por inmigrantes -que ya ni siquiera sé si se podrían llamar así a estas alturas-. Nueva york es cosmopolita y miscelánea; es una ciudad ecléctica en donde todo credo y color del mundo conviven -sin exagerar. Es allí en donde está la riqueza de esta ciudad, una riqueza cultural y una variedad de “vidas” a la que en Latinoamérica no estamos acostumbrados todavía.

En Nueva York, todos los días puedes aprender y probar algo nuevo, las posibilidades realmente son infinitas. También notarás que cada quien va vestido como le place, y las personas no lo miran como “bicho raro”. Cada quien hace lo que se le antoja y no hay juicios. Después de unos días, tú también te acostumbrarás a la chica de cabello multicolor “unicornio”, o al muchacho que parece que lleva traje de mago, o a la señora con estrambóticas combinaciones de estampados y collares gigantes”.

[Lee el post original en MatadorNetwork.com]

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Loading...

Deje un comentario

Te puede interesar