Un quinto de la población de Tenerife, 172.000 personas, es inmigrante

Tweet

Un quinto de la población de Tenerife, en concreto 172.065 personas, son de origen extranjero, de las cuales 82.933 son de origen americano y 70.934 europeo, datos que figuran en el libro “Movilidad y condiciones de vida de los inmigrantes durante la crisis económica en Tenerife”, cuyos autores son Dirk Godenau y Daniel Buraschi, y que fue presentado ayer en el Cabildo de Tenerife. Eldia.es.

20170423_202331

Se trata de un estudio de los efectos de la crisis económica en la población inmigrante de la Isla, desarrollado por el Cabildo y la Universidad de La Laguna a través del Observatorio de la Inmigración de Tenerife (Obiten).

Para realizar la obra se llevó a cabo una encuesta entre 485 personas (197 hombres y 288 mujeres) residentes en Tenerife entre enero de 2008 y agosto de 2015 que hubieran sido activas en el mercado de trabajo en algún momento de dicho periodo. El documento revela que la gran diversidad de situaciones socioeconómicas de partida al inicio de la crisis condiciona la situación laboral y las condiciones de vida actuales de la población que ha inmigrado. Se trata de un fenómeno habitual, que incluso puede provocar que existan grandes diferencias entre los inmigrantes y la población isleña.

La crisis ha tenido efectos selectivos, tanto entre la población inmigrada como entre la autóctona: ha ampliado la desigualdad y ha contribuido a la polarización de la estructura social.

El vicepresidente económico del Cabildo, Efraín Medina, resaltó que Obiten es “un referente a nivel mundial. Las experiencias, los trabajos de investigación y las acciones realizadas en esta materia han dado grandes resultados. La interculturalidad es un valor positivo por el que la Corporación insular va a seguir apostando”.

Por su parte, Dirk Godenau, coautor de la obra, explicó que esta publicación “viene a cubrir una laguna de información sobre cuáles han sido las estrategias de adaptación de los inmigrantes de Tenerife durante los años de la crisis”; y Daniel Buraschi indicó que “se trata de un trabajo de campo en el que se han movilizado más de 600 personas”.

El trabajo de campo lo realizó la asociación Mosaico Canarias, que coordinó un equipo de 16 encuestadores, doce de ellos extranjeros, especialmente para llegar a las personas de origen chino, marroquí y europeo no comunitario.

Una particularidad que diferencia a la inmigración en Tenerife es el elevado peso de la población procedente de la Unión Europea, y “a la que no le ha ido tan mal” durante la crisis como a la de origen no comunitario, dijo Godenau.

La pérdida del empleo, la reducción de los salarios, la inestabilidad contractual y el aumento del trabajo no remunerado son fenómenos que también han impactado en la población que viene de fuera, particularmente entre las personas cuyo punto de partida antes de la crisis ya estaba marcado por situaciones desfavorables.

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Loading...

Deje un comentario

Te puede interesar