El Brexit podría acabar con la agricultura en Reino Unido

Los agricultores británicos advierten que el precio de las fresas y frambuesas puede elevarse hasta un 50% por la falta de mano de obra que puede provocar el Brexit si se rompe el libre acceso de trabajadores europeos a Reino Unido. Alrededor del 95% de los empleados del campo proceden de la Unión Europea, principalmente de Bulgaria y Rumanía.

fresas

La patronal de fresas, frambuesas, moras y arándanos (British Summer Fruits, BSF por sus siglas en inglés) han lanzado un mensaje de SOS por el efecto que el Brexit está teniendo en el campo británico. La industria se enfrenta a unos efectos “desastrosos” y “catastróficos” por la pérdida de mano de obra europea, según las empresas del sector, que han publicado un informe de previsiones en el que alertan que el precio de la fruta se puede disparar hasta un 50%, según recoge The Independent.

La producción de estos frutos generó 1.200 millones de libras (1.300 millones de euros) en 2016. En 20 años, la facturación de la industria ha crecido un 131%, con las fresas siendo el producto que ha registrado mayor expansión. Pero el buen empeño del sector está a punto de descarrilar. Las empresas ya se enfrentan a la escasez de mano de obra, por la caída de los salarios dentro de las islas en comparación con el Continente y por el crecimiento del sentimiento anti-inmigrante hacia los inmigrantes.

Críticas al Gobierno

La patronal dibuja un oscuro horizonte para el futuro de la economía. “El Gobierno se verá obligado a subir los impuestos ante la caída de recaudación y muchos productores de fruta irán a la quiebra”, indica el organismo. Además, subraya que el mercado se volverá más dependiente de las importaciones de alimentos, junto a la debilidad de la libra provocará una espiral inflacionista en los precios.

La patronal reclama al Gobierno medidas que permitan a los trabajadores europeos acceso a contratos fijos “para ocupar los puestos de trabajo que los ciudadanos británicos rechazan”. El presidente de la asociación empresarial BSF, Laurence Olins, ha destacado que el panorama “es tan duro como lo pintamos porque sin recolectores no hay industria”.

Devaluación de la libra

El sector agrícola vive la misma situación que otros de la economía británica. La devaluación de la libra de casi un 15% en el último año está provocando que los precios se eleven a la vez que se han encarecido los costes de importaciones. La inflación del país roza el 3%, por encima del 2% establecido como niveles sostenibles para una economía desarrollada. De hecho, el propio Banco de Inglaterra teme que los precios desborden el límite psicológico del 3%.

Las empresas de reclutamiento también han denunciado que tras la consulta es más difícil para el campo británico encontrar trabajadores. John Hardman, que dirige Hops Labour Solutions, ha denunciado que en los últimos 14 años que se dedica a buscar personal para las campañas de recolección “no había encontrado tantos problemas”. Las empresas que recurren a sus servicios han aumentado un 30% en lo que va de año, “porque no encuentran a gente”. El Economista.



Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias



Loading...


Artículos relacionados



Deje un comentario