“La salida es por esta calle ciega: Plebiscito”; por Eduardo López Sandoval

Tweet

venezuela

Lo vociferado no es el título del presente, han dicho claro:

– La salida es por acá, -aviesos han ocultado la realidad, nunca han procurado la verdadera salida.

Las soluciones que ha creado la mayoría de la Asamblea Nacional, la MUD, ha sido la invitación al pueblo a que vayan por una calle ciega, que por supuesto no tiene salida. Ellos, apostados en la posición de adelantados que le dio Venezuela el 6D, han dicho claramente:

-Vengan por esta calle, -y la gente los ha seguido por las calles llamadas Referéndum Revocatorio, Ley de Amnistía, Validación, Enmienda Constitucional para recortar el período presidencial, y otras callejuelas más…

Los resultados han sido cantados, todos sabían cuál era el resultado, que siempre, siempre, siempre ha tenido como saldo: el interfecto permanece en el poder…

-Por aquí se ve la salida clarita, -han engañado repetidas veces. El último callejón sin salida al que convidan es el Plebiscito.

El Plebiscito debe ser otro Falso Negativo, como la AN nos acostumbró. Esto se dijo: “El parlamento, que fue elegido para democráticamente remover al presidente, contrario a la orden terminante del Soberano han realizado las más variopintas actividades que falsamente se presenten como soluciones, pero el verdadero y no muy velado objeto es permitir que Napoleón continúe a cargo del gobierno de la granja Venezuela. Variopintas como el Referéndum Revocatorio, o la Enmienda Constitucional, que no eran más que excusas de salidas en tanto pasan por el TSJ dominado por el Poseso. No inscriben en la agenda las seguras salidas del Apártida, que no pasan por otro Poder: la declaración de la Ausencia Absoluta por la mayoría simple de la AN y/o la declaración de la nulidad del acto administrativo de la juramentación del presidente, por extranjero. O bien por hijo de colombiana, situación que le da la condición de tener doble nacionalidad, razones que de hacerlas valer en su momento quizás otro panorama de muertes en las manifestaciones se presentaría hoy…” Cuando se habla de Napoleón, refiere al cochino mayor de Animales en la Granja, de George Orwell, que se asimila al interfecto.

La crisis de las instituciones en Venezuela, tan aguda es, que de la más altas credibilidad es el Parlamento, seguro que la invitación a la jornada plebiscitaria será un éxito, la convocatoria. Pero los resultados se asoman para ser un fracaso total. Se lograrán los objetivos a los cuales la dupla en el poder nos tiene acostumbrados, uno, la oposición se desgasta, y dos, el interfecto permanece en Miraflores.

El parlamento nacional mantiene un alto índice de credibilidad, su no pequeña capacidad de mentir como cuerpo colegiado se corresponde necesariamente con la gigante capacidad del pueblo venezolano de tragar estas altas dosis de mentiras, y digerirlas: Venezuela es el problema. Y la solución: resolver su futuro, -que ya no será de sus hijos, ojalá de sus nietos sea-, sin la dupla MUDGobierno que conduce al país por estos veinte años, es la meta.

Recordemos: “La salida es, ya”, escribió Alfredo Coronil Hartmann hace muy enorme mucho bastante suficiente tiempo, el 15 febrero de 2016, asoma así la propuesta: ”…una fórmula decisiva, clara, que ni siquiera necesita una mayoría calificada, me refiero a la “Declaratoria de Abandono del Cargo” (Artículo 233 de la Constitución) pronunciada por la Asamblea Nacional, que constituiría de pleno derecho, una “ausencia absoluta”. Figura emparentada con el “impeachment” del derecho anglosajón y con figuras concordantes en Colombia y Chile.”.

La real salida, la Avenida República, que conduce a la democracia, que está contenida en dieciséis palabras en el 233 constitucional, no pudo ser leída en un año de la gestión del adeco en la presidencia del Parlamento. En esta gestión, en la de Primero Justicia, se leyó la salida en los primeros dos minutos de su gestión y lo olvidó en los tres siguientes segundos. Recuérdese que luego de tomar tan trascendental decisión, que significaba que Maduro ya no es presidente, inmediatamente, reclama Julio, al expresidente, que debe presentar la Memoria y Cuenta en la Asamblea y no en el TSJ. Ramonote Mandefuá, el profesor de Historia jubilado, entre sus más íntimos contertulios, con el peor de sus tonos, subido, le preguntó a un figurado Julio Borges, ausente de la brisa del Llano:

-¡Pero si acabas de botarlo! ¿Cómo vas a llamarlo a que presente el trabajo del presidente al Parlamento? ¡¡Ya no es presidente por soberana decisión tuya!! ¡¿O es que los estás reenganchando?!

La AN olvidó en un santiamén y por siempre las 16 palabras que tardó un año en leer…

Por eso julio es el último mes de Julio…

Por: Eduardo López Sandoval / [email protected]

Si desea que publiquemos su artículo de opinión envíelo a [email protected] con su nombre, apellido, correo electrónico y direcciones de redes sociales si las tiene.

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Loading...

Deje un comentario

Te puede interesar