Bud Sex: Así le dicen los hombres al sexo entre ellos “sin ser homosexuales”

Tweet

Mientras más sucio y perverso, más escalofriantemente adictivo es el sexo.Cómo nos mostramos desnudos ante el otro, si nos gusta hacerlo con la luz prendida o apagada, si preferimos bañarnos antes o no, si lo queremos hacer en la cama, en la regadera, en la sala o en el piso, nos define. Judith Butler, importante y comprometida teórica de la sexualidad, ha escrito que la identidad sexual es una condición que se practica a diario. Maneras de hacerlo hay muchas y algunas veces éstas se manifiestan a través de la repulsión, otras como atracción, incluso podrían mezclarse el deseo, asco y miedo en un solo encuentro.Cultura Colectiva.

clip_image001
El bud sex, por ejemplo, es un tipo de práctica sexual llevada a cabo por hombres heteros que tienen relaciones con otros de su género, muchas veces en secreto. Ellos comparten una masculinidad que difiere mucho del modelo “tradicional”, pero eso no significa que se definan como bisexuales.

Muchos de estos hombres están casados con una mujer a la que aman y puede que tengan hijos a los que crían desde las normas del patriarcado. Puede que sean sacerdotes, empresarios, militares o se dediquen a una actividad que esté relacionada con puestos de poder (a los que sólo accede el género masculino). Aún dentro de estos círculos donde reconocer que te gusta otro hombre es una razón para ser desprestigiado, excluido y/o agredido, algunos tienen sexo con otro hombre en completo secreto.Comenta la investigadora Jane Ward que algunos de estos hombres heteros con prácticas homosexuales, muestran un encarnado rechazo hacia los gays. De hecho, pueden llegar a considerarse homofóbicos y no por eso dejan de practicar el bud sex.

clip_image002
Quienes practican el bud sex asocian el concepto “penetración” con la idea de feminidad y homosexualidad, es decir poseen una concepción 100 % machista. Chingar o ser chingado marca una diferencia en sociedades heteronormadas como México.

Loading...

Estos hombres machistas tienen relaciones, casuales o no, con otros de su género bajo el argumento de que sólo se trata de es sexo, puro placer. Estas personas aseguran que no hay nada sentimental en estos actos, por ello el nombre bud sex (sexo con un compañero o colega)Esta práctica no es reciente, actualmente ha ganado popularidad debido a que se le ha asignado un nombre que intenta ser visible y aprobado para la sociedad. En la Grecia Antigua el conocimiento filosófico y político, así como las prácticas con más importancia para el estado, estaban restringidas para las mujeres; hecho que no impedía que se entendiera al sexo entre hombres como algo común.

En cuestión de identidades sexuales la sociedad juega el rol de protagonista. Romper con las normas del patriarcado se enmarca en un proceso que se remonta al propio inicio de esta instrumentalización social. La revolución sexual de los 60 y su posterior estudio puso de manifiesto que las prácticas no tienen por qué estar ligadas al género; se pueden combinar, se pueden superar, proponer más nomenclaturas o eliminarlas.Es probable que las identidades sexuales, tal como las conocemos desaparezcan, como lo indica la teoría queer.

Loading...

El hecho de que cada vez más personas no tengan que etiquetarse ni etiquetar a los demás da pie a una mayor libertad para asumir y practicar su sexualidad. Se conocen estas ‘8 salvajes tratamientos utilizados para curar la homosexualidad’ practicados en sociedades machistas que seguían pensando que la sexualidad no es una practica performática; también se ha concluido que ‘tener una familia normal es tan perverso como tener padres homosexuales’ en esas sociedades.

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Loading...

Deje un comentario