10 famosas pinturas que nunca verás en vivo - LeaNoticias.com

10 famosas pinturas que nunca verás en vivo

La Primera y Segunda Guerra Mundial, el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2011, así como otros encuentros bélicos y saqueos han sido los motivos por los cuales muchas obras de arte no podrán ser apreciadas nunca más.

clip_image001[3]

El historiador Céline Delavaux se dio a la tarea de publicar el libro: “The Impossible Museum: The Best Art You’ll Never See” (El Museo Imposible: El mejor arte que nunca verás), en el cual recopila las joyas que han perecido a través de los años; desde las esculturas de bronce fundidas en la antigüedad para fabricar armas hasta las obras de arte destruidas por las guerras en el siglo XXI; así lo publica aglaenoticias.com

En este contexto de10.com.mx, con información de news.nationalgeographic.com, telemundo52.com y collier-international.co.uk, te muestra en fotos 10 obras de arte que sólo podrás apreciar de esta forma.

En diciembre de 2011 el Instituto Egipcio fue víctima de un incendio durante los disturbios de El Cairo, en el cual 160 mil manuscritos y mapas se quemaron, entre ellos el original de la Description de L’Egypte (Descripción de Egipto) encargada por Napoleón Bonaparte.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

El Description de L’Egypte, consistía de 24 volúmenes repletos de ilustraciones que Napoleón encargó a un grupo de científicos que le acompañaron durante su campaña en el país del Nilo. Bonaparte fundó en 1798 el Instituto de Egipto a semejanza del Instituto nacional de Francia; el cual también quedó en ruinas.

Parte de las obras que guardaba la Galería Moderna de Viena fueron trasladas, en 1944, al Castillo Immendorf, poniéndolas a salvo de los continuos bombardeos que sufría la ciudad.

Pero en el mes de mayo del 1945, ante la presión soviética que sufría la zona, las tropas de la SS incendiaron el castillo, perdiéndose tanto el continente como el valioso contenido, evitando así que los tesoros artísticos cayeran en manos soviéticas. Entre las numerosas pérdidas cabe destacar una serie con el título Filosofía de Gustav Klimt.

clip_image002[3]

En 1974 el pintor español Joan Miró diseñó un enorme tapiz de lana, cáñamo y cuerda de 66 metros cuadrados para adornar el vestíbulo del World Trade Center de Nueva York, mismo que pereció en el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2011. El “Gran Tapiz” de Miró, como era llamado, quedó bajo los escombros de las Torres Gemelas.

clip_image003[3]

En la Nochebuena de 1734, un incendio se desató en el Real Alcázar de Madrid. El fuego se propagó rápidamente y duró cuatro días; fue tal la intensidad, que algunos objetos de plata quedaron fundidos. El lugar resguardaba gran cantidad de obras de arte, entre ellas más de 500 cuadros, de los cuales se destruyó La expulsión de los moriscos de Velázquez.

clip_image004[3]

The Dance of Death (La Danza de la Muerte) de Niklaus Manuel Deutsch (1484-1530), decoraba los muros de un cementerio en Berna, Suiza; fue el monumento más famoso de la ciudad, el cual consistía en una serie de 46 escenas. Por desgracia, la obra fue destruida en 1660 como resultado de la re-evolución urbana. Sin embargo, una copia aparece en un manuscrito de pinturas y escritos realizados en 1649 por un artista local, Albrecht Kauw.

clip_image005[3]

El 27 de mayo de 1993, una bomba explotó cerca de la Galería de los Uffizi en Florencia. Varias personas murieron en este atentado cuyo principal objetivo era el propio museo. Este recinto alberga varias pinturas que representan La Adoración de los Pastores de artistas tan conocidos como Hugo van der Goes y Lorenzo di Credi. Y entre las muchas versiones que había contaban con una del artista holandés Gerrit van Honthorst, que vivió en Florencia durante el siglo 17. L’Adoration des Mages, 1620, fue destruida durante el ataque con explosivos.

clip_image006[3]

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania, al igual que muchos otros países europeos, evacuó a sus obras de arte de los museos a refugios más seguros, en Berlín, uno de estos centros fue el búnker en Friedrichshain.

Pero en mayo de 1945, cuando la ciudad estaba en manos de Los Aliados, más de 400 pinturas fueron destruidas durante un incendio en el Flackturm en Friedrichshain. Dentro de estas piezas se encontraba The Bacchanal, obras de Peter Paul Rubens del siglo XVII.

clip_image007[3]

En noviembre de 2001, en un museo en Lucerna, Suiza, un ladrón volvió a la escena del crimen, pues varios años atrás había robado 239 obras de arte no sólo de este lugar; una persona al verlo lo reconoció y fue detenido por la policía.

Este joven alemán dijo haber comenzado a robar los objetos de su pasión en 1995. Visitaba museos y casas señoriales europeas para cometer sus crímenes. Robó múltiples pinturas, estatuillas, objetos de plata y joyas.

Al detener al ladrón, la policía pensó que todas las piezas iban a regresar a su lugar de origen, pero no contaban con que la madre del criminal había destruido el arte que se había almacenado en su casa. Los objetos habían sido arrojados a un canal, y las pinturas habían sido cortadas y luego lanzadas a un pozo de desperdicios.

Entre las obras que se perdieron estaba la pintura The Sleeping Shepherd del artista François Boucher, la cual fue hurtada en 1996.

clip_image008[3]

En 1932, el pintor mexicano Diego Rivera fue contratado para pintar un fresco en la recepción de uno de los rascacielos en el Rockefeller Center de Nueva York. El mural: El hombre en el cruce de caminos, elaborado por Rivera incluyó un personaje primordial del Comunismo-Lenin-, imagen que no concordó con la visión de la familia Rockefeller; por lo que la obra de Diego fue eliminada, borrada por completo.

clip_image009[3]

En 1993, la artista británica Rachel Whiteread llenó de hormigón el interior de una casa abandonada al este de Londres; cuando el yeso secó, la artista quitó el cascarón dejando sólo el molde, al que tituló House.

Esta obra de arte fue una especie de resurgimiento del pasado, un fantasma que para algunos londinenses era perturbador, por lo que fue destruida el 11 de enero de 1994.

clip_image010[3]

El lienzo titulado Leda y el cisne fue elaborado por el pintor italiano Leonardo da Vinci entre 1510-1515; pero en la actualidad no se sabe dónde se encuentra la obra de arte, simplemente desapareció. Sólo se conserva una copia en la Galería Borghese de Roma, que está pintada al temple sobre tabla y mide 112 cm de alto y 86 cm de ancho.

clip_image011[3]

Contenido Relacionado

Related Topics