¡Te sorpenderás con este remedio para la migraña!

Existen 150 tipos de dolores de cabeza; sin embargo, quienes han padecido de migraña crónica saben que no se trata de una cefalea más, sino de una dolencia cuya intensidad compromete seriamente la calidad de vida, de allí que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ubique entre las enfermedades más discapacitantes en todo el mundo.

botox

Hay un grupo de dolores de cabeza primarios que se diferencian entre sí por ciertas características clínicas. Entre las cefaleas primarias no hay una causa evidente, por lo cual, los pacientes pueden someterse a varios exámenes médicos y obtener resultados aparentemente normales. En esta clasificación se incluye la cefalea crónica, la cual se manifiesta en la persona con una alta frecuencia, por más de 15 días al mes, durante tres meses al año.

Entre las cefaleas crónicas existe la de corta duración (cuatro horas o varios episodios discretos) y la de larga duración (diaria o casi diaria, que se prolonga por casi 24 horas). A su vez, este último tipo se subdivide en cefalea de tipo tensional crónica, cefalea diaria persistente de inicio, hemicrania continua y la migraña crónica, siendo esta última la forma más común.

La indeseable migraña crónica
Se estima que, aproximadamente, 2% de la población padece migraña crónica, con más frecuencia en mujeres que en hombres. Los pacientes se quejan de un dolor pulsante que puede ser unilateral o bilateral, cuya intensidad va de moderada a severa y se agrava según la rutina física diaria. Por otra parte, la experiencia clínica indica que algunos factores pueden ser desencadenantes de un episodio, entre ellos se encuentran:
El estrés.
Factores hormonales, sobre todo en mujeres en etapa premenstrual.
Trastornos del sueño, como la apnea.
Obesidad, que conlleva a trastornos de sueño.
El alcohol.
Los olores.
El calor.
La alimentación. Aunque este punto es muy individual, por lo cual no deben indicarse dietas uniformes.

Ahora bien, a pesar de toda esta información, no es tan fácil llegar al diagnóstico de una migraña crónica, por lo cual es primordial acudir a un especialista en la materia, específicamente un médico neurólogo. “Es importante señalar que un paciente al que recurrentemente le duele la cabeza, siempre buscará una solución y, generalmente, acude a los analgésicos, pero, al final, llegará un momento en el que nada mejorará su dolencia. Eso ocurre por abuso del medicamento.

Además, deben saber que siempre existe una condición genética, razón por la cual es necesario hacer un seguimiento de la historia familiar y de las condiciones de vida diaria, con el objetivo de prevenir factores desencadenantes de los episodios”, destaca la médico neuróloga Juana Rosa, de la clínica Santa Sofía.

La especialista agrega que los pacientes migrañosos son muy sensibles a los estímulos y que cualquier detonante de la crisis conlleva a una onda propagada que estimula a los terminales del nervio trigémino, el cual es el encargado de transmitir el dolor en el cerebro. Muchos tratamientos conllevan al bloqueo de este nervio.

Tratamientos preventivos

Existen medicamentos que actúan en la fase preventiva y los beneficios ocurren a lo largo del tiempo; por ende, las expectativas no deben dirigirse a que la solución se manifieste inmediatamente. Entre las terapias farmacológicas preventivas, la onabotulinumtoxina (comercialmente conocida como Botox ) es una de las alternativas más novedosas y viene registrando óptimos resultados.
La medicina basada en la evidencia señala que la acción de la onabotulinumtoxina es muy efectiva para bloquear la liberación de los neurotransmisores que envían la señal al nervio trigémino. Dicho en términos médicos: inhibe la liberación de mediadores nociceptivos (CGRP, Glutamato, Substancia P).

El estudio PREEMPT (Phase 3 Research Evaluating Migraine Prophylaxis Therapy), realizado en 122 centros de Norteamérica y Europa, con una población de 1.384 pacientes, arrojó resultados esperanzadores para las personas con migraña crónica. El tratamiento con 155-195 unidades del medicamento, cada 12 semanas, resultó ser seguro y bien tolerado, con bajas tasas de abandono debidas a efectos adversos. Y, mejor aún, en la semana 56 de su ejecución, 70% de los pacientes alcanzaron una reducción de 50% de los días con dolor de cabeza.

Pequeñas inyecciones para un gran alivio

El uso de la toxina botulínica para el tratamiento de la migraña crónica ya ha sido aprobado en varios países de Latinoamérica: Brasil, Argentina, Chile, México y, más recientemente, en Venezuela.
El tratamiento es sencillo, incluye inyecciones en lugares fijos del cuerpo, con dosis de 0.1 cc, cantidad que tiene cinco unidades del medicamento, las cuales, aplicadas en 31 puntos, suman 155 unidades. Las mismas se aplican en siete músculos específicos de cabeza y cuello, que se muestran en el cuadro inferior.
La neuróloga indica que, a pesar de ser un buen número de pinchazos, cuando se le pregunta al paciente si le resulta molestoso o le causa dolor la respuesta ha sido: “Nada es peor que el dolor de cabeza”.

[Fuente: Estampas.com]

Contenido Relacionado