El consulado Chino de España quiso prohibir el estreno de una obra de teatro en Barcelona

Zafarrancho diplomático para censurar un espectáculo en España. Con la misma contundencia con la que en su propio país prohíbe la cultura incómoda, China movilizó a su diplomacia para impedir la actuación de Shen Yun Performing Arts. Las presiones no han fructificado y la obra, que transita por lo más profundo de la cultura tradicional china a la vez que incorpora críticas contra el régimen, debutará en España del 9 al 12 de abril en Barcelona.

obra de teatro china

Con el objetivo de lograr su cancelación, funcionarios del consulado de Barcelona presionaron tanto al Teatro Nacional de Cataluña, que acoge la obra, como a altos funcionarios de la Secretaría de Asuntos Exteriores de la Generalidad. Los representantes consulares se personaron en el TNC y exigieron la cancelación del espectáculo alegando que «iba en contra de los intereses del Partido Comunista Chino», según reza la denuncia presentada en el juzgado de guardia por el representante de la compañía.

Los representantes consulares deslizaron también una amenaza velada: «Las relaciones entre España y China pueden verse comprometidas», según informa la denuncia, apuntando subliminalmente a las inversiones de China en nuestro país y a las exportaciones de productos españoles. El escrito judicial añade que los diplomáticos chinos, además de exigir información confidencial como el nombre de las personas que negociaron el contrato o las cantidades abonadas, difamaron y calumniaron a los artistas, afirmando que éstos son «analfabetos y locos».

Suscríbete a nuestro canal de Telegram " Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información para personas que viven o quieren vivir en Madrid

Ante la negativa del teatro barcelonés a resolver el contrato, los diplomáticos chinos acudieron con los mismos argumentos a la Secretaría de Asuntos Exteriores del Gobierno catalán, que contactó con el Departamento de Cultura. No tuvieron éxito en su presión. «No vamos a confirmar ni a desmentir nada», explicaron a EL MUNDO fuentes de la Generalidad. «No estamos autorizados a hacer más comentarios». Muchos melindres, teniendo en cuenta la gravedad de la injerencia.

El espectáculo de Shen Yun se ha visto también salpicado de polémica en otros países, tanto por las presiones diplomáticas chinas como por supuestos actos de sabotaje. Ocurrió la semana pasada en Bruselas, coincidiendo con la visita del presidente chino, Xi Jinping. Y ocurrió el mes pasado, en Berlín. En Alemania sí que se hizo pública la intrusión china. «Es lamentable que el Partido Comunista Chino quiera decidir qué espectáculos pueden ser vistos o no por los ciudadanos de un país democrático», apunta Carlos Iglesias, abogado especializado en derechos humanos y representante de Shen Yun en España.

Shen Yun, fundada en Nueva York en 2006 por artistas en su mayoría de origen chino, muchos de ellos disidentes, recorre el mundo con cuatro compañías para «resucitar 5.000 años de civilización china».Shen Yun acusa al Partido Comunista de someter a la ancestral cultura china a un proceso de aniquilación sistemática con el objetivo «de asentar su propia cultura y monopolizar el poder sin interferencias», lo que ha resultado en una pérdida de valores en la sociedad china, según explicaron a este periódico fuentes de la compañía.

La obra, que ha sido vista en directo por más de un millón y medio de espectadores, persigue la recuperación de la esencia de la «cultura china auténtica» a través de un espectáculo de danza clásica, acrobacia y música. Lo hace recreando esplendorosas épocas, lugares y episodios históricos con continuas referencias a los emperadores de la esplendorosa dinastía Tang, los monjes de Shaolin, el budismo, los guerreros y los héroes, la épica y la leyenda. Los vínculos de Shen Yun con el movimiento espiritual Falun Dafa (conocido también como Falun Gong), enemigo proscrito del régimen chino,explicarían la abierta hostilidad de la China oficial.

Es por ello que en Shen Yun temen por actos de sabotaje durante los días en los que estará la obra en cartel en Barcelona. Casualmente, el consulado chino en anuncia que cerrará al público el 9 de abril, día del estreno. Ello «hace pensar que su presunta intención puede ser aglutinar grupos de chinos aleccionados para realizar actividades de sabotaje», reza la denuncia.

[Fuente: elmundo.es]

Suscríbete a este canal de YouTube " Enrique en Vivo" para que estés al día de cómo va la situación en España

Contenido Relacionado