Solo para gamers: “Pro Evolution Soccer 2015”, fútbol de altura

La saga deportiva vuelve por todo lo alto con importantes mejoras que le sitúan de nuevo en el podio de este género de tanta proyección. Un gran avance en la calidad gráfica, un ritmo más pausado y un concepto de simulador permite devolver la esperanza en esta temporada

Tras varias temporadas alejado de un rendimiento aceptable y superado por todos los lados por «Fifa», la serie de videojuegos de simulación deportiva «Pro Evolution Soccer 2015» (PES, por sus siglas) ha regresado este año mejor que nunca gracias a importantes mejoras que le han vuelto a colocar al nivel por el que se dio a conocer a principios de los años dos mil. Por fin, una versión a la altura.

pre evolution

Mira un «gameplay» de «Pro Evolution Soccer 2015»

Suscríbete a nuestro canal de Telegram " Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información para personas que viven o quieren vivir en Madrid

Sin contar con un motor gráfico tan realista (gracias al Fox Engine) como su máximo rival en el género del fútbol, el juego de este año cuenta con una avanzada definición de los jugadores y los terrenos a pesar de que la ambientación de la grada resulte un tanto artificial. Este salto a nivel gráfico ha sido imponente pero ello no eclipsa que la reproducción de los jugadores no es tan certera como cabría esperar, al menos en la nueva generación de consolas, y las físicas de las camisetas dejan mucho de qué desear. El resultado es más que aceptable, cuanto menos.

En esta ocasión, PES reúne una capacidad de asombrar a la vista y un sistema de juego muy fluido, directo y más realista que su rival. Sí, porque el ritmo de juego es bien distinto, es más pausado. Cosa de agradecer. Aunque el jugador puede esprintar se requiere de buenas combinaciones de pases, triangulaciones y alguna jugada individual para llegar a buen puerto.

Cuando manejamos a un futbolista, éste dispone de un sistema de intensidad (una barra alojada a sus pies) que nos informa en tiempo real de cuándo un pase se está ejecutando correctamente. Ello nos servirá para calibrar la fuerza por ejemplo en un pase raso, que haremos muchos la verdad, aunque se aplica a otros detalles como el lanzamiento de puerta o un disparo.

Las mecánicas, en su conjunto, se han pulido radicalmente. Así, presión sobre el jugador, control, contragolpes, jugadas y regates son mejores. La sensación es muy óptima y ágil, más cercano a la organización del juego en un partido real y sin un ritmo tan frenético que juegos similares. En consecuencia ofrece una simulación muy conseguida y da de lado al modo más «arcade» del «Fifa 15». El objetivo es reproducir el juego de manera más realista posible, y da pasos para ello. Por ello, el juego premia la habilidad y la destreza, lo que puede hacer que a las primeras de cambio encajemos vergonzosas derrotas.

Aunque en esta ocasión Konami ha hilado bien fino, uno de los problemas quizás es que las defensas suelen hacer aguas con mucha facilidad, por lo que hay que ser constante en la modificación de la estrategia y en los marcadores automáticos. Ello nos podrá salvar de ataques inesperados y de ocasiones de peligro. Así, en caso de variar el sistema de juego perderemos capacidad de ataque pero ganaremos un muro de contención que se lo pondrá más difícil al rival. El resultado es que la capacidad de personalización de la técnica de juego es mejor que nunca. Se ha implementado el llamado «Role Control» donde tres jugadores pueden dividirse la defensa, medio campo y ataque con un aún más estructurado y competitivo modo multijugador.

En cuanto a los modos de juego, se mantienen las partidas rápidas (offline contra la máquina o partidos contra amigos o en multijugador) y apartados de campeonato (UEFA, Ligas internacionales, Champions). Hay espacio para crear un club propio (myClub) en el que decidiremos, como un manager más, de las fichas de los jugadores, las futuras contrataciones y demás, un pequeño pasatiempo que nos dedicará tiempo para depurarlo. Este apartado cuenta con nuevas formas de comportarse de los jugadores, agentes y otros factores que influyen en la preparación de los jugadores y su desarrollo. Además, y aunque puede ser un aspecto menor, la banda sonora es muy novedosa, con la inclusión de canciones actuales y modernas que nos pueden meter en el papel aún más.

Fuente [Abc.es]

Suscríbete a este canal de YouTube " Enrique en Vivo" para que estés al día de cómo va la situación en España

Contenido Relacionado