Angelina Jolie: “Me gustaría trabajar en política”

Durante cincuenta y siete años estuvo rodando por Hollywood el guión sobre la vida de Louis Zamperini. Angelina Jolie lo sacó del cajón de Universal Studios y lo puso encima de la mesa de los hermanos Coen, que la ayudaron a dar forma a su proyecto. «Invencible (Unbroken)», el tercer filme de Jolie como directora, llega a las pantallas de todo el mundo el día de Navidad, el regalo que la actriz/realizadora quiere otorgar a la humanidad.

La mujer más poderosa de Hollywood cuenta en el filme la historia del atleta olímpico Louis Zamperini que fue tomado como prisionero por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. De Angelina Jolie se sabe todo o casi todo. En Los Ángeles, en el Hotel Four Seasons, tuvimos oportunidad de hablar con la directora que acaba también de terminar de dirigir a su esposo Brad Pitt en «By the Sea» y próximamente volverá a ponerse detrás de la cámara con «África».

angelina jolie

-Estrena su tercera película como directora ¿Que puede adelantar de «Invencible»?

-Puede que sea el trabajo más difícil de toda mi carrera. Louis murió este año a los 97, fue mi vecino y juntos pasamos mucho tiempo. Louis me ha ayudado muchísimo en mi vida, fue un guía para mucha gente y su sabiduría está presente en el libro que ha escrito Laura. Para mí es una responsabilidad enorme contar su vida en la película. Lo más importante era conseguir hacerla para que toda su familia pudiera verla, inspirar a los jóvenes a entender su vida. Se estrena en Navidad con un mensaje de fuerza, de fe, un mensaje que considero muy necesario. Louis es un tipo muy normal, que a los nueve años estaba robando, pero que con el tiempo se convirtió en un gran hombre. Todos podemos llegar a ser alguien como él.

-¿Cómo dio con la historia de Unbroken?

-Cuando quieres dirigir acudes a todos los estudios y ellos te dan una lista de las películas que nunca han podido hacer. En esa lista, Universal me dio cuatro frases: «La verdadera vida de Louis Zamperini, una historia de fortaleza de espíritu, resistencia, perdón, fe y Segunda Guerra Mundial». Llegué a casa y le dije a Brad: «Siento mucha curiosidad por ?Invencible?», y él me dijo: «Cielo, esa historia ha estado dando vueltas desde hace años» (se ríe). Aun así le dije que quería leer un guión que aparentemente ha estado rondando por Hollywood desde hace cincuenta y siete años.

-Sin duda usted es una mujer con el poder de una estrella de Hollywood. Pero aun con la fascinación que el mundo siente por usted dar luz verde a un proyecto como «Invencible» no habrá tenido que ser fácil…

-Me reuní con el estudio después de llegar a un acuerdo para dirigir la película. Yo no entré a la reunión como actriz sino como realizadora. Era muy consciente del servicio que ofrecía y también sabía que tendría que convencerles porque mi resumen de trabajo tras las cámaras tiene un perfil inferior al que he realizado como actriz. Peleé mucho por este trabajo, porque se diera luz verde al proyecto, por el equipo de actores, pero sobre todo porque me dejaran ser la directora.

-¿Cómo se involucraron los hermanos Coen en el proyecto?

-Es poco usual para ellos hacer algo así. Me reuní con ellos porque su hijo había leído el libro y se lo había recomendado. Son unos artistas sensacionales que disfrutan ayudando a otros artistas. Fueron muy amables conmigo porque sabían que yo estaba muy nerviosa, sobre todo durante mi primer encuentro con ellos. Nos ayudaron a convertir el libro en una película, a entender dónde había que enfocar dentro de la historia para no cambiar el mensaje del libro

-Dirigir exige un gran esfuerzo ¿Se sintió atraída por la historia a nivel personal?

-Absolutamente. Dirigir no tiene nada que ver con actuar. Me gusta el aspecto creativo, la posibilidad de entretener, acepto el reto porque me gusta aprender. Un proyecto de dirección se lleva dos años de tu vida, algo que impacta sobre tu familia, sobre todo lo que te rodea, por eso tiene que ser de gran valor. Cuando leí este libro tuve una reacción física emocional y me dije a mi misma que tenía que hacer este viaje, tenía que caminar los pasos de este hombre, aprender de él, conocer su vida, su historia, su fuerza, su espíritu humano, su resistencia. Porque al final sería mejor persona.

-Mirando la historia de Louis Zamperini se aprecia su capacidad para aguantar los embates de la vida. Pero al final es capaz de sobrevivir y perdonar ¿Son esos atributos los que llamaron su atención?

-Si lees los periódicos te darás cuenta de que vivimos tiempos oscuros. Tenemos mucho a lo que enfrentarnos si queremos un futuro mejor, una vida mejor. Los seres humanos poseemos la capacidad de elegir, podríamos vernos agobiados y caer en el aspecto dañino de nuestra existencia. Para mí la historia de Louis refleja la capacidad de superación de los humanos, podemos ver a través de lo que vivió lo excepcionales que somos. Todos somos iguales y tenemos ese poder de superación dentro de nosotros. Eso es lo que yo quiero que aprendan mis hijos, es mi regalo a mi marido, a mi familia: siempre es posible mejorar dependiendo de las decisiones que tomamos.

-Para interpretar «Invencible» ha apostado por dos actores jóvenes y poco conocidos fuera de sus países como Jack O?Connell y el cantante japonés Miyavi.

-Son dos hombres extraordinarios. Para mí era importante conseguir al actor adecuado en cada personaje. Jack habla al público joven, porque muchos jóvenes fueron a la guerra y los que regresaron lo hicieron con una huella profunda. Jack es un actor con la personalidad de un hombre duro. Es un tipo que tiene fuego en el cuerpo (se ríe). Miyavi es un padre maravilloso, un ser humano excelente con la sensibilidad de un gran artista.

-Parece que Louis se convirtió en una figura paterna para usted.

-Sin ninguna duda es un hombre me ha influido en la vida igual que un padre

-Usted viaja a muchos lugares donde la única redención posible es la religión, ni siquiera la esperanza. ¿Qué significa la religión para usted?

?Sin duda vemos el lado negativo de la religión cuando se usa como herramienta de agresión. Para mí este filme habla de fe, de temas universales a todas las religiones. No importa como interpretes a Dios. Es importante rezar, aunque veas a Dios en un atardecer o en otras personas. Cuando rezas, cuando dices una oración, te identificas con el resto de las personas y eso es lo realmente importante a la hora de entender la religión, debemos encontrar valores comunes que nos lleven a un lugar mejor.

-Ha hablado mucho de la fuerza del ser humano. ¿Puede compartir con nosotros un momento en su vida en el que se ha sentido fuerte?

-El día que me convertí en madre. Mi primera experiencia fue diferente porque no di a luz a mi primer hijo, lo recogí en un aeropuerto. Él tenía seis meses cuando me lo entregaron y me refugié en una casa en África para enfrentarme al reto. No podía creer que era la madre de alguien, en ese instante entendí que cada decisión que yo tomara le afectaría a él.

-Usted es una mujer que parece tenerlo todo. Salud, éxito, belleza, una familia maravillosa, un Oscar, dinero, fama ¿Qué la motiva?

-Mi hijo mayor acaba de cumplir trece años y quiero estar segura que se convierte en un gran hombre. Tengo seis hijos, para mí es muy importante que se eduquen de una manera adecuada. Mi marido y yo queremos dedicar mucho tiempo a nuestra familia y en los próximos años me voy a entregar en cuerpo y alma a su felicidad y su salud. Hace tiempo descubrí que los premios y el dinero no te hacen feliz, definitivamente ayuda saber que tienes trabajo, pero mi felicidad me la proporciona mi familia cuando estoy en casa. Ahora mismo estoy tratando de dar forma a mi trabajo humanitario. Estoy estudiando la posibilidad de trabajar en la política en caso de que pueda ser útil y capaz, algo que todavía no sé. Voy a seguir aprendiendo.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado