34

La suerte de los errores: El caso de la lotería en Venezuela

Ganar la lotería siempre ha sido cuestión de suerte. Pero, el pasado mes de agosto, un venezolano demostró que también es posible ganarla por error. Roberto Parra llevaba años con la esperanza de que el boleto 33, el número por el que siempre apostaba, resultara el ganador, por lo que nunca se hubiera imaginado es que llegaría a hacerse con el premio de 10 millones de dólares gracias al 23. El vendedor le imprimió el número equivocado y se convirtió en millonario.

loteria

A lo largo de 20 años, Parra recibirá 500 mil dólares cada mes, una cantidad increíblemente superior al salario mínimo de un venezolano, que no llega a los 6 dólares mensuales. Venezuela está sufriendo en la actualidad un colapso económico que ha provocado que, por un lado, el sistema bancario pierda capital y que, por otro, que crezca el índice de pobreza. Muchos ciudadanos, pues, recurren a la lotería esperando poder dar un giro de 180 grados a su vida.

Ciertamente, las posibilidades de ganar son prácticamente nulas, pero su participación en las loterías nacionales puede tener a la larga consecuencias positivas para la salud financiera del país. El dinero conseguido con la venta de billetes de lotería no solo de invierte en los premios. Parte de esa cantidad se destina a fines benéficos: organizaciones no gubernamentales, fideicomisos de beneficio social, instituciones educativas, etcétera.

Esta lotería pensada para ayudar al financiamiento público tiene su origen en la China de la dinastía Han durante el gobierno de Cheung Leung, quien tuvo la revolucionaria visión de crear un juego parecido al Keno. A los ciudadanos de la época no les entusiasmaba la idea de tener que pagar impuestos, pero les pareció más divertido jugar a adivinar el número o la palabra correcta. Así fue cómo pudieron financiar proyectos como la Gran Muralla China.

La lotería pública tal y como la entendemos ahora, sin embargo, no llegó hasta el siglo XV en Italia y algo más tarde en Francia y el Reino Unido. En Venezuela, el primer sorteo de estas características, la Táchira, fue fundado en 1926. Luego llegaron el Triple Gordo, el Oriental Millonario o el Lotto Activo, más conocido como el juego de los animalitos, ya que cada número corresponde a un animal (delfín, ballena, carnero, toro, ciempiés, alacrán, león…).

Varias décadas después, los venezolanos siguen apostando en la lotería, incluso aquellas extranjeras que se juegan online. Las más populares son el Mega Millions y la Powerball de Estados Unidos. Sin ir más lejos, este verano, las posibilidades de que fuera un nacional de Venezuela quien se hiciera con el premio de 340 y 223 millones de dólares respectivamente incrementaron gracias al aumento de la venta de boletos en el país. Quizás lo consigan la próxima vez con un poco de “error”.



Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias



Loading...


Artículos relacionados



Deje un comentario