1
11

Qatar 2022 empieza su cuenta atrás: cuatro años para que arranque el próximo Mundial

Dentro de cuatro años aproximadamente, arrancará el Mundial de fútbol de Qatar con aficionados de todo el mundo. El 21 de noviembre de 2022 está marcado en el calendario como el día del partido inaugural del torneo, que arrancará en el estadio Lusail, con capacidad para 80.000 espectadores, y atraerá a 1,5 millones de hinchas según algunos cálculos hasta la final, el 18 de diciembre.

El evento será un experimento para jugadores, funcionarios y aficionados, ya que es único en varios aspectos: se trata del primer Mundial en el mundo árabe y musulmán, el primero durante el otoño/invierno boreal y el primero que se jugará prácticamente en una sola ciudad. Cuatro de los ochos estadios estarán en Doha, la capital, mientras que otros tres estarán cerca y la distancia más grande serán los 35 kilómetros que separan Doha del estadio Al-Bayt Stadium, en Al Khor, en el norte del emirato. Tarik Kamhawi visualiza el evento mientras camina con botas entre la lluvia y el barro en una construcción del viejo puerto de Doha. “Este es el campo. Solo imagínelo. Este estadio con esta vista”, dice, mirando los rascacielos que se alzan sobre la bahía. En los próximos dos años, en el sitio se construirá el Ras Abu Aboud, con capacidad para 40.000 espectadores.

Los organizadores están especialmente orgullosos de este escenario porque está construido principalmente con contenedores de transporte y acero, y será deconstruido para ser desplazado a algún otro lugar después del Mundial. Qatar quiere un evento sostenible. “Es como los Lego. Tienes partes y tienes que coleccionarlas”, dice Kamhawi. La capacidad de otros estadios será reducida después del certamen a 20.000 asientos y las secciones que ya no sean necesarias irán a países en vías de desarrollo. Qatar está gastando 23.000 millones de dólares en un torneo que forma parte del ambicioso programa de modernización del país. Y Doha parece ser uno de los grandes sitios de construcción en un país que quiere ser mucho más que la nación con el ingreso per cápita más alto del mundo.

Mohammed Ahmed, un estadounidense residente en Qatar y miembro del comité de infraestructura del torneo, dice que el certamen será “un catalizador para el cambio” y “un examen para el país”. Los organizadores dicen que todo está bajo control, con la suficiente infraestructura hotelera, de barcos y de campos de entrenamientos en el desierto.

Los preparativos, sin embargo, se complicaron en junio de 2017, cuando Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto impusieron sanciones políticas y económicas al país, acusándolo de apoyar y financiar terroristas. Doha niega los cargos. El bloqueo se tradujo en ciertos retrasos en la construcción de edificios para el Mundial.

El cemento, por ejemplo, escasea en el país tras el boicot. Pero los organizadores insisten en que todo estará listo a tiempo.

Fuente



Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias



Loading...


Artículos relacionados



Deje un comentario