Grandes peloteros que se retiraron a la edad de Miguel Cabrera

Jugadores brillantes han tenido que colgar los ganchos porque no pueden continuar en el campo debido a molestias físicas que impiden que cumplan su labor. Cuando llegan a los 35 años de edad, los jugadores comienzan a luchar con algunas lesiones, y el calendario empieza a jugar en su contra, un factor clave para que un pelotero se pierda en un equipo.

Grandes peloteros han tenido que colgar los ganchos porque no pueden continuar en el campo debido a molestias físicas que impiden que cumplan su labor.

Miguel Cabrera, jugador activo de Tigres de Detroit, llegó a esa etapa. Ese momento en el que las lesiones pueden más y cada cierto tiempo termina en la lista de incapacitados.

Actualmente, el maracayero padece un problema en la rodilla derecha, y los médicos que han visto la resonancia magnética no han podido dar con la causa de la dolencia. Cabrera podría ingresar por precaución en la lista de lesionados por 10 días.

El venezolano ha sufrido de varias lesiones en las temporadas anteriores; en 2017 una lesión en el oblicuo lo alejó del terreno, y en 2018 una operación en el codo hizo que perdiera la temporada.

Prince Fielders, jugador emblemático de la MLB, tuvo que decir adiós a su carrera como jugador profesional en 2015, cuando tenía 35 años de edad.

Las lesiones en el cuerpo fueron el motivo principal de esta decisión, en aquella zafra de 2015 tuvo que operarse del cuello, fue el golpe que hizo que dijera hasta aquí llegó “el Príncipe”.

Fielders tuvo una carrera positiva, dejó números que lo podrían ayudar a ingresar al Salón de la Fama. Posee un promedio de por vida de .283, con 319 vuelacercas, 1.028 impulsadas, 862 anotadas y 1.645 indiscutibles.

Mark Texeira, quien perteneció a Yanquis de Nueva York, es otro de la lista que se retiró a “temprana edad” por la misma causa, las lesiones. El inicialista en los últimos años de su carrera tuvo muchos problemas de salud, en especial en las piernas, que condujeron a que hiciera una rueda de prensa y anunciara su retiro. La noticia sorprendió a muchas personas, porque se había desenvuelto de manera positiva en el terreno. Su madero nunca se apagó y era el veterano que los mulos necesitaban en ese momento.

Su promedio vitalicio es de .268, 468 jonrón, 1.298 RBI y 1.099 R. Además poseía una defensa privilegiada, ganó cinco Guantes de Oro durante toda su carrera.

Joe Mauer, receptor de los Mellizos de Minnesota, fue uno de los receptores que más foul en la careta recibió durante su carrera. Tanto así que la última conmoción que sufrió detrás del plato fue suficiente para que dejara de estar en la receptoría.

Los Mellizos trataron de que Mauer permaneciera activo por su valor en el equipo y su capacidad de liderar a una novena joven, pero esos golpes en la cabeza fueron suficientes para que el catcher, de 35 años de edad, dejara el campo de una vez por todas.

El número 7 de los Twins se retiró con average vitalicio de .306, con 143 cuadrangulares, 923 empujadas, 1.018 registradas y 2.123 imparables.

Justin Morneau fue uno de los defensores de la primera base más temidos por su fuerza descomunal, pero las molestias en el cuerpo al momento de jugar lo sacaron del diamante.

El inicialista sufrió una conmoción cerebral que lo mantuvo fuera de juego por un tiempo. Esos golpes, con los que el cerebro sufre, son claves para que un jugador se tenga que alejar del campo.

Morneau fue uno de los jugadores insignea de Mellizos de Minnesota y posteriormente de Rockies de Colorado. Con los Twins se ganó un MVP en 2006 y obtuvo un título de bateo con los rocosos en 2014.

El zurdo dejó dígitos de .281, 247 bambinazos, 985 fletadas y 772 registradas.

Josh Hamilton fue uno de los jugadores que llegaron para ser la cara del beisbol. Lo comparaban con Ken Griffey jr. por su bateo; su guante era decente y su capacidad de responder en los momentos precisos era más que cuestión de suerte.

La carrera de Hamilton sufrió altibajos en reiteradas ocasiones. Al principio padeció lesiones que lo hacían asemejarse más a “The Kid”, pero luego cayó en las drogas y el alcohol. Motivo por el cual este ágil toletero decidió retirarse.

El siniestro solo jugó nueve temporadas en las Grandes Ligas, aunque sus numeritos son mejores que algunos que han participado en 15 o 16 temporadas en las mayores.

El jardinero era de esos jugadores con talento que nunca pudieron terminar de explotar por las lesiones y los problemas en que se vio envuelto.

Su línea ofensiva de por vida es de .290, 200 batazos de 4 esquinas, 701 inducidas, 609 veces pisó el plato y conectó 1.134 hits.

Alex Rodríguez, jugador emblemático de Yanquis de Nueva York, fue víctima de varias lesiones a través de su carrera.

Su retiro fue precipitado, primero por las dolencias en su cuerpo, y segundo por la presión de la prensa y del equipo por haber consumido esteroides (parte de sus lesiones fueron posteriores al consumo de las sustancias).

Rodríguez es otro de los beisbolistas convertidos en grandes estrellas, y desde su llegada a la Gran Carpa lo que hizo fue brillar en todos los aspectos. Sin embargo, una lesión en la rodilla derecha lo mantuvo fuera de acción, y con algo de infortunio tuvo que retirarse antes de de llegar a 700 cuadrangulares, solo 4 bambinazos le faltaban al antesalista.

“A-Rod” tiene una línea de por vida de .295, 696 home run, 2.086 impulsadas, 2.021 anotadas, 329 bases robadas y 3.115 imparables.

Andruw Jones, ex jugador de Bravos de Atlanta, fue un jardinero ejemplar al momento de entrar al campo, su capacidad de defender y de batear iba más allá de lo que cualquier otro guardabosque lograba.

Además, su habilidad al momento de batear era importante. Se podía decir que actuaba como una “grúa”, y sus 1.289 carreras impulsadas lo afirman.

Jones, a pesar de no haberse retirado por una lesión, también es del “club del retiro de los 35”. A esa edad el curazoleño empezó a decaer drásticamente en su defensiva y en su bateo. De dar 40 o 20 cuadrangulares disminuyó a 13 o 14 vuelacercas.

Jones terminó su carrera con un average de .254, 434 HR, 1.289 RBI, 1.204 R y 1.933 sencillos.

Fuente

Contenido Relacionado