Amnistía Internacional denuncia “reducción de espacio democrático” en Venezuela

Las desigualdades sociales y económicas en América Latina y el incremento de la conflictividad social producto de esta situación se han convertido en catalizadores de conflictos y violencia en Suramérica, afirmó la directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Erika Guevara.

“Esa brecha tan agresiva entre pobres y ricos, en un contexto de corrupción e impunidad, lleva a la gente a salir a la calle para pedir a los estados que rindan cuentas y protejan sus derechos fundamentales”, explicó Guevara desde la sede de la organización en Londres, donde presentó el informe sobre el estado  de los Derechos Humanos en el mundo durante el año 2014, citó Efe.

genesis.520.360

Lejos de encontrar respuesta a sus demandas, la población encuentra “una contestación opresiva por parte de sus estados y violencia por parte de las fuerzas del orden público, ya sean policías o militares”, dijo.

Entre las situaciones en las que se produjeron graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de protestas ciudadanas en 2014, la responsable citó el caso de Venezuela, en las marchas políticas a favor y en contra del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.
La directora de AI se refirió  a Venezuela como uno de los ejemplos paradigmáticos de “reducción de espacio democrático” que se da en numerosos países de América Latina.

En Caracas “parece que no hay espacio para la oposición, para la crítica frente a las políticas del Gobierno. En los últimos meses, hemos visto una serie de detenciones políticamente motivadas, como la del líder opositor Leopoldo López, del que hemos pedido claramente la liberación”, señaló.

“El Gobierno de Venezuela tiene que garantizar el Estado de derecho. Tiene obligaciones internacionales en materia de derechos humanos que deben ser respetadas y debe someterse a las recomendaciones de órganos como las Naciones Unidas”, dijo Guevara, que lamentó la “falta de voluntad” del Ejecutivo de Maduro para cumplir esas pautas.

Torturas

Respecto a la práctica de la tortura en el continente, la directora de AI celebró que en América Latina y el Caribe se han hecho “grandes avances en las últimas décadas”.
“Hoy en día no nos encontramos situaciones en las que la tortura sea una práctica sistematizada”. Sin embargo, subrayó que en México, Brasil y Venezuela sí continúa siendo “generalizada en el contexto de las manifestaciones”.

Es una “práctica permitida” por esos estados, dado que “no la previenen ni la sancionan, no envían una señal clara de que la tortura es un delito grave contra los derechos humanos. Es su responsabilidad prevenirla y responder frente a los casos que se producen”, afirmó.

Fuente [Eluniversal.com]

Contenido Relacionado