Amnistía Internacional pide frenar el derecho a veto en el Consejo de Seguridad

Amnistía Internacional (AI) ha lanzado una dura crítica por las consecuencias del derecho de veto del que disfrutan los cinco países con plaza permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Estados Unidos, Francia, Rusia, China y Reino Unido), según el informe anual que acaba de hacer público la ONG.

Por eso pide a esos países que renuncien a él «en situaciones de genocidio y otras atrocidades masivas», lo que facilitaría salvar las vidas de numerosos civiles, entiende Salil Shetty, secretario general de AI. «En los casos de Siria, Irak, Gaza, Israel y Ucrania, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha abordado las crisis y los conflictos –ni siquiera en situaciones en las que los Estados y los grupos armados cometen horrendos crímenes contra la población civil– debido a intereses creados o conveniencias políticas», afirma el texto.

refugiados-siria--644x362

Refugiados kurdos sirios saludan hacia su país desde el lado turco de la frontera

La ONG pide, además, que se sumen más países a la firma del Tratado sobre el Comercio de Armas y que se impongan nuevas restricciones en el empleo de armas explosivas.

El informe aplaude ciertos avances en la parcela de los derechos humanos registrados en el mundo a lo largo del año pasado, pero éstos siguen siendo superados por los abusos que se cometen.

La ONG informa del registro e investigación de abusos en 160 países y territorios del mundo a lo largo de 2014, según datos hechos públicos este miércoles. En al menos 18 países se reseñaron crímenes de guerra u otras violaciones de las conocidas como leyes de la guerra y las autoridades de 62 estados encarcelaron a presos de conciencia, personas que únicamente ejercían sus derechos y libertades. Además, en 35 estados, uno de cada cinco de los investigados, hubo grupos armados que llevaron a cabo abusos.

La parte más débil de la población, los civiles, es la que se sigue llevando la peor parte. Solo en la guerra de Siria, que cumple su cuarto año, se contabilizaron un total de cuatro millones de refugiados (hasta 50 a nivel mundial) que, en su gran mayoría (un 95 por ciento), buscaron ser acogidos en los países vecinos. Y en el Mediterráneo se calcula que 3.400 personas murieron ahogadas tratando de alcanzar la costa europea.

El 75 por ciento de los gobiernos investigados restringieron de manera arbitraria la libertad de expresión y el 58 por ciento de los países (93) sometieron a personas a juicios injustos mientras que en el 82 por ciento (131) se sometieron a personas a tortura u otros malos tratos.

El ‘libro negro’ de Amnistía analiza la situación de los Derechos Humanos en 160 países y, en él, se exponen una serie de situaciones en las que los grupos armados cada vez ganan más peso, aumentan las amenazas para libertades y derechos fundamentales y empeora la «crisis de refugiados» a nivel mundial, entre otros retos, informa Europa Press.

El presidente de la ONG en España, Alfonso Sánchez, denunció en rueda de prensa que los conflictos tienen ahora un «nuevo rostro» marcado por la impunidad y por una respuesta internacional que «deja mucho que desear».

Avances en el mundo

En este sentido, el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán, ha coincidido en que ha sido un año «especialmente negro» con «datos devastadores». Durante 2014, en 18 países se cometieron crímenes de guerra u otras violaciones de las leyes de guerra, mientras que en uno de cada cinco Estados analizados existen grupos armados que han cometido abusos.

En cuanto a avances, el informe se refiere a nivel de la esfera internacional a la entrada en vigor del Tratado sobre el Comercio de Armas, firmado por 130 países y ratificado por 62; a avances en la ONU para avanzar en la abolición de la pena de muerte, o la salida a la luz pública del programa de detenciones secretas de la CIA estadounidense y sus cómplices en Europa.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado

Related Topics