Candelariazos: "Y siguen los números rojos", por @BarretoSira - LeaNoticias.com

Candelariazos: “Y siguen los números rojos”, por @BarretoSira

Antonio Barreto Sira @BarretoSiraLa crisis política, social y económica en Venezuela se mantiene en números rojos. El madurismo cada día más evidencia su fracaso en materia gubernamental. La situación final del Gobierno posee un pronóstico cada vez más reservado.

Los venezolanos se expresan abiertamente en contra de un Gobierno que los ha condenado a pasar trabajo y mucha necesidad.

No existe temor por parte del venezolano de a pie para manifestar su repudio a un sistema que cada día empeora la calidad de vida de los ciudadanos.

En las eternas y prolongadas colas para adquirir cualquier producto de la canasta básica se escuchan los clamores de decepción de quienes fueron simpatizantes del extinto presidente Chávez y que hoy no se sienten representados por Maduro.

“Es que antes no era así”, es una de las múltiples expresiones que se oyen en esas filas para comprar dos o tres paquetes de harina o para poder tener en la mesa por lo menos un pollo o unos pocos kilos de carne regulada.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Los números de aceptación del régimen se comparan a las cifras sobre la escasez, el desempleo o la inseguridad, todas están en rojo, todas indican el fracaso gubernamental del madurismo.

En el caso del desabastecimiento es cada vez más palpable el fracaso gubernamental para el suministro de productos alimenticios. La red de Mercal, Bicentenario y Pdval han sido vencidas por el volumen de clientes que se vuelcan desesperados a comprar los productos desaparecidos.

Los campos venezolanos están improductivos y el apoyo a nuestros agricultores y criadores es realmente nulo e inexistente.

En el ámbito alimentario el gobierno posee números rojos. En el caso del empleo, el afán desestabilizador del mismísimo gobierno ha llevado a decenas de miles de empresas a cerrar o abandonar el país produciendo una comunidad, cada día mayor, de desocupados.

Las zonas industriales venezolanas están desasistidas, abandonadas y paupérrimas, a tal nivel que el pueblo ya habla de “cementerios industriales”.

Sobre la inseguridad es mucho, lastimosamente, demasiado los elementos que podemos citar en esta breve columna de opinión.

Son miles los venezolanos que caen víctimas del hampa constantemente. Los venezolanos viven bajo el real Gobierno que encabezan los delincuentes que empezaron ejerciendo su poder en horas de la noche para extenderse a todos los horarios y en cada momento.

Las cifras en inseguridad son terrible y sangrientamente rojas. El Gobierno no se ha preocupado, en ningún momento, en ponerle un coto definitivo al flagelo de la delincuencia y, por el contrario, pareciera que lo alienta con su inoperatividad.

Todos estos números rojos, rojitos aclaran los porqué en todos los estudios de opinión la gestión de Nicolás Maduro está en rojo y no por el apoyo de sus simpatizantes, sino por los bajísimos índices de aprobación popular.

Los números rojos al final perjudican a los ciudadanos, a los venezolanos que no se atreven a salir de sus casas, a las madres que temen permanentemente por la vida de sus hijos, por esas amas de casa que sufren lo indeseable al tener que soportar las humillantes colas producto a la escasez, hija legitima del madurismo.

Simplemente el Gobierno está en rojo.

Por Antonio Barreto Sira

Contenido Relacionado