¿Cómo prevenir la hepatitis? ¡Cuida tu hígado! - LeaNoticias.com

¿Cómo prevenir la hepatitis? ¡Cuida tu hígado!

Por ingerir un alimento o tomar agua contaminada como consecuencia de la falta de higiene, por una relación sexual sin protección, por compartir objetos infectados con sangre o por compartir fluidos corporales con una persona portadora. El virus de la hepatitis tiene varios tipos y, con ellos, varias formar de adquirirlo.

higado

La doctora Lucy Dagher, especialista en enfermedades del hígado, recuerda que los más comunes son la hepatitis A, B, C, D y E, aunque también existe la hepatitis G, pero de este último subtipo la ciencia aún sabe poco. “Para el virus A y E las formas de transmisión son similares, oral−fecal, ambas infecciones pueden ser graves en individuos inmunosuprimidos, embarazadas y en edades avanzadas de la vida y en pacientes con trasplante de órganos”, señaló Dagher, agregando que para ambos no hay un tratamiento específico sino para los síntomas.

Pero la hepatitis A tiene la ventaja de que existe una vacuna que previene este virus. El otro no. “Para que un paciente tenga hepatitis D, necesita estar previamente infectado con hepatitis B”, aclaró la especialista, pues ese subtipo no contagia solo ni se replica solo, sino que necesita la presencia de la hepatitis B. Precisó que estos casos de co−infección son comunes en la población indígena de la cuenca amazónica. Hepatitis crónica y cirrosis.

Todos los virus de la hepatitis afectan el hígado, pero también pueden afectar otras áreas del cuerpo y causar artritis, glomerulonefritis, manifestaciones dermatológicas, tiroiditis y en algunos casos se han relacionado con diabetes como manifestación extrahepática, informó la especialista. Los tipo B y C suelen generar una enfermedad crónica y cirrosis. “90% de los adultos con hepatitis B se curan, solo 10% evoluciona a la forma crónica. Esta infección en algunos casos no da síntomas y el paciente sabe que la tiene cuando presenta cirrosis descompensada o cáncer de hígado. Pero puede ser prevenida con vacunación”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Dagher recomienda, en el caso de la hepatitis C, hacerse la prueba de diagnóstico al cumplir 40 años de edad. Lo dice porque la hepatitis C suele ser silenciosa y el tratamiento varía según el genotipo del virus C. “Este virus se descubrió en 1990 y mucha gente transfundida antes de los 90 pudo haber sido contaminada, después de ese año a toda la sangre se le hace esta prueba, por lo que la posibilidad de contagio a través de una transfusión de sangre es muy baja o casi nula.

Si usted recibió una transfusión de sangre antes de 1990 debe hacerse la prueba”, explicó la doctora. No existe vacuna para la hepatitis C, pero sí se puede curar con medicamentos. El problema es que cuando el paciente tiene síntomas es porque la enfermedad suele estar en estadios avanzados de cirrosis o cáncer de hígado, advirtió.Disminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto VACUNAS DISPONIBLES Hepatitis A Está indicada a partir del año de edad, son dos dosis con intervalo de seis meses. Al completar el esquema queda protegido. Hepatitis B.

Indicada para niños, jóvenes y adultos, son tres dosis , la segunda al mes de la primera y la última a los 5 meses de la segunda dosis. Hay vacunas combinadas contra hepatitis A y B, en una sola inyección. En este caso son tres dosis.

[Fuente: entornointeligente.com]

Contenido Relacionado