Con equilibrio: “A Vallita”, por @Simone_Augello

Simone Augello @Simone_AugelloLos orientales celebramos los 103 años de la coronación de la reina de los mares, de la virgen marinera, de nuestra amada Virgen del Valle; con fe miles de venezolanos sobre todo del oriente del país salieron en masa para acompañar a la Madre de Dios, para pedirle por una Venezuela nueva, pujante, donde la Divina Providencia nos vuelva a sonreír.

Dedico estas próximas líneas a ella, para pedirle con pasión cristiana por nuestra tierra, por los venezolanos que están pasando trabajo, por las madres que han perdido a sus hijos a manos del hampa, a rogarle por los niños que pasan hambre, por los trabajadores que no consiguen trabajo.

Le pido como católico, como cristiano, a la Madre del Altísimo para que interceda ante su hijo, Nuestro Señor Jesús, para que vea con ojos de misericordia a esta gran nación que está sumida en una dolorosa división política y social que nos atormenta constantemente.

Millones de feligreses a los pies de la Virgen María han solicitado con sincero sentimiento por un mañana mejor, para que su mano sea portadora de la petición de millones de venezolanos que sueñan con una nación en unidad, de progreso y solidaridad.

Escribo este día llevado por el sentir de un venezolano más, de un creyente más, que aspira que nuestra tierra sea ungida por Dios y nos enseñe el camino del reencuentro nacional.

Aprovecho la oportunidad para solicitarle a ella, Virgen del Valle, que le abra los ojos a sus hijos que están blasfemando en contra de Dios, al rezar una increíble y bochornosa oración que banaliza al Padre Nuestro, al comparar estas palabras nacida de la boca de Cristo con el recuerdo de un expresidente.

No diré si el ex mandatario nacional fue bueno o malo, porque no es la ocasión para hablar de estos temas, lo que sí comentaré que él fue un simple hombre, como cualquiera de nosotros con aciertos y desaciertos, con debilidades humanas, una de ellas el enamorarse perdidamente del poder absoluto, y para nada es comparable su existencia con Jesucristo.

Virgencita del Valle, Vallita como te llaman familiarmente, te pedimos que le permitas a aquellos que creen que orarle a un expresidente es algo benéfico, muéstrales el camino que conduce a tu Hijo, y éste a su vez al Padre celestial.

Creo en Dios y sé que Él siempre estará a nuestro lado luchando por un mañana mejor, por un porvenir de dicha para todos sus hijos. Él como buen padre nos enseña el camino, nos muestra la hoja de ruta no obstante somos nosotros los que debemos tomar la senda correcta y no desviarnos.

¡A Vallita! Le debemos solicitar de su acción ante su amadísimo Hijo para que tome a Venezuela en su amor infinito. Debemos rezar para que el Espíritu Santo cubra con su manto a nuestra tierra y que nos dirija hacia la ruta de un reencuentro donde todos participemos en la reconstrucción nacional.

Te pedimos, Madre santísima, por nuestro pueblo, por nuestro futuro, por cada uno de los seres que están necesitando de ti con urgencia.

Por Simone Augello

Contenido Relacionado