Estas son algunas cosas que hacen las mujeres y que los hombres definitivamente no entienden - LeaNoticias.com

Estas son algunas cosas que hacen las mujeres y que los hombres definitivamente no entienden

No hay nada más perturbador para un hombre que el silencio de una mujer en una determinada situación; pues, jamás podrán interpretar su significado, simbología, o las miles de palabras que pueden proferir sin siquiera decir una en voz alta; a ello se le suma el temor más grande, que segundos después con picardía expresen una medio sonría, pues, no es satisfacción, sino el preámbulo de la bomba atómica que sucederá luego.

MH_Portada

Esa resumida escena sólo es una de las tantas manifestaciones que tienen las mujeres a diario y que los hombres no comprenden. Es totalmente cierto aquello de las diferencias de géneros, sin entrar en las postrimerías de las concepciones políticas sobre el particular, o el pensamiento colectivo entre el machismo y el feminismo; sólo nos quedamos con los puntos de vistas distantes entre las guerreras y los soldados de la batalla llamada amor o amistad, porque sí existe una relación amigable entre un hombre y una mujer, bueno, en teoría es así.

Pero más allá de cualquier panorama que podamos inferir ¿Cuáles son con seguridad esas acciones que se pueden detectar continuamente en una dama y que los caballeros jamás sabrán qué quisieron articular? Aquí algunas:

¿Unos costales? Por más que se los expliquen, los hombres no entenderán porqué la bolsa o cartera de las mujeres puede pesar más que la mancuerna tradicional que ellos usan en el gimnasio. Es increíble, pero las mujeres deberían ser el género que en la edad adulta sufran más de la espalda, porque al cargar semejante peso pudiesen hasta dislocarse un hombro. Los chicos insisten, mayoritariamente, que el 90% de las cosas que llevan consigo las féminas son innecesarias, como cucharillas caseras, o un destornillador.

¡No tengo ropa! No hay nada que irrite más a una mujer que alguien, léase amiga, pretendientes, jefes o familiares, las llamen a salir de forma desprevenida, pues, jamás, les dará tiempo de arreglarse a la hora, así le hayan avisado a las diez de la mañana y la cena sea a las siete de la noche. Si los hombres no pueden “caminar y mascar chicle a la vez”, las mujeres no pueden combinar su ropa bajo presión, es imposible. Ante esas escenas de desespero, los hombres suelen desatinar –en su incomprensión- con algunos comentarios como: “pero si yo me pongo el primer pantalón que encuentre”, cuestión que puede desencadenar inmediatamente una tragedia doméstica.

¡Ya venimos! Ellos nunca descifrarán porqué ellas van siempre acompañadas al baño; sólo creen que lo hacen para “secretear”. Para el género masculino esto es perturbador, porque aun con su mejor amigo, el famoso “compadre”, no hay claves para ir juntos al sanitario.

A mí no me parece… definitivamente jamás entenderán la manera como ellas le dan la “vuelta a todo”, o buscan la popular “cuarta pata del gato” en una situación. Las féminas son detallistas y tienen ese sexto sentido desarrollado de “piensa mal y acertarás”, mientras que ellos son desinhibidos y más confiados.

Trabalenguas: Los hombres no comprenden, que las mujeres no entiendan, que si ellos no hablan a cada rato no significa que suceda algo, o por cosa extraña las dejen de querer, o no deseen estar a su lado; los hombres callan, pero ahí no hay nada más que un posible agotamiento por el trabajo, o sencillamente están viendo televisión.

Delia Fiallo: para ellas es algo tradicional, para ellos, el melodrama; los hombres, por más que se lo expliquen, no entienden la dosis de tragedia que puede inyectar una dama a cualquier conversación, y más si se trata de relaciones de pareja. Para ellos todo es blanco o gris, mientras que ellas pintan arcoíris.

¿Cuál es tu opinión sobre el tema? Coméntanos.

LeaNoticias.com

Contenido Relacionado