Deseperados por inversiones extranjeras, gobierno cubano promete que no expropiará

Una nueva Ley de Inversiones Extranjeras comenzará a regir desde mañana en Cuba con el objetivo de reforzar la batería de reformas económicas que impulsó en los últimos años en la isla el actual presidente, Raúl Castro.

Entre los beneficios que ofrece la legislación, sancionada por el Parlamento cubano el 29 de marzo pasado, figuran ventajas impositivas y la garantía de que el Estado no procederá a expropiaciones, uno de los principales temores de los empresarios.

El vicepresidente Miguel Díaz-Canel aseguró que la ley permitirá “materializar muchos proyectos” y la definió como “una expresión de seguridad en el desarrollo futuro”.

cuba

El responsable del programa de reformas, Marino Murillo, dijo por su parte que la norma será crucial para la economía cubana, que “necesita de 2.000 a 2.500 millones de dólares anuales de inversión extranjera directa para desarrollarse”.

Pero la ley también tiene varios obstáculos que podrían pesar más que sus ventajas para los capitales extranjeros a la hora de aterrizar en la isla. Es que no tendrán la posibilidad de asociarse con los negocios privados locales, así como tampoco podrán contratar a trabajadores cubanos de manera directa.

Se prevé que la norma entre en vigor cinco meses después de la inauguración del megapuerto de Mariel, 50 km al oeste de La Habana, una terminal para grandes buques portacontenedores construida en sociedad con Brasil, que tendrá una zona franca industrial para empresas extranjeras.

Ante la falta de inversiones, el régimen ha apelado a la forma más convencional en que los países capitalistas seducen a los capitales. En efecto, la viceministra de Comercio Exterior del régimen comunista acaba emprender una gira por varias capitales europeas para publicitar ante diferentes empresarios las “oportunidades” que ofrece la isla en materia de negocios.

Estas iniciativas son una respuesta desesperada ante el sombrío panorama económico que atraviesa la isla. El lunes, el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, anunció que la economía cubana crecerá 1,4% este año, por debajo de la meta oficial original de 2,2%, debido al menor ingreso de divisas, a condiciones climáticas “adversas” e “insuficiencias internas”.

Desde que asumió su mandato como secretario general del Partido Comunista cubano en reemplazo de su hermano Fidel, Raúl Castro puso en marcha reformas para hacer eficiente el agotado modelo económico centralizado que rigió en la isla durante medio siglo. Sin embargo, hasta el momento, el impulso a los cuentapropistas o la habilitación del negocio inmobiliario, por nombrar sólo algunas, no han logrado sacar a la isla del estancamiento.

castro cuba

Fuente [AFP]

Contenido Relacionado

Related Topics