Diabéticos exigen a Sanidad que “pare de raíz” la reutilización de las agujas

La Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) ha anunciado este miércoles que tomará las medidas legales que considere oportunas en caso de que el Ministerio de Sanidad y las consejerias no “paren de raíz” la reutilización de agujas, una mala práxis “extendida” entre los pacientes.

diabeticos

Con ese objetivo, la FEDE ha lanzado una campaña para concienciar a la población y a los pacientes de los riesgos para la salud de la reutilización, a pesar de estar prohibida, de las agujas. Una “mala práctica” que, según ha señalado su presidente, Ángel Cabrera, se debe a que no existe un discurso homogéneo de las administraciones y que, además, se carece de “protocolos claros de actuación” al respecto.

“Queremos que se diga que no se pueden reutilizar. No queda claro lo que opina el ministerio”, manifestó Cabrera, que ha hecho referencia al compromiso de Sanidad, en mayo de 2011, de transmitir a las comunidades autónomas que las agujas no se debían reutilizar pero que, sin embargo, en 2012 editó una guía práctica en la que se recomendaba hacerlo tres o cuatro veces.

Cabrera ha denunciado también que las comunidades autónomas no dispensan las agujas suficientes para los 3,5 millones de diabéticos diagnosticados en España, una cifra que, no obstante, se estima, son más de cinco. En este sentido, según un estudio del Consejo General de Enfermería, solo Canarias, Murcia y la Comunitat Valenciana reparten el número de agujas necesarias. Al otro lado, Cantabria, que dispensa 17,56 al mes, seguida de Cataluña y País Vasco, son donde más se reutilizan.

De media, los 850.000 diabéticos que se inyectan a diario lo hacen 2,2 veces al día. Por tanto, cada uno necesitaría unas 66 agujas al mes, aunque solo se suelen dispensar unas 54. De esta forma, el 53,7% de los enfermos utilizan cada aguja, de media, 1,8 veces, lo que suponen más de 203 millones de agujas reutilizadas al año.

Con esta campaña, FEDE pretende informar a los pacientes, ya que, aunque alrededor del 10% lo hace por comodidad, la mayoría reutiliza las agujas porque “no le llega con las que les dan o porque no tienen la información sobre los riesgos”. Entre ellos, que la aguja pierde su esterilidad una vez utilizada y que las puntas pueden deteriorarse y romperse dentro de la piel o producir una deficiencia de medicación que derive tanto en una hipoglucemia como en una hiperglucemia o lesiones lipohipertróficas.

EFE

Contenido Relacionado