Opinión: “Divide y vencerás”; por @EleazarRamos - LeaNoticias.com

Opinión: “Divide y vencerás”; por @EleazarRamos

El sábado 08 de julio nos levantamos con la noticia desde España, a través del presidente de su Gobierno Lic. Mariano Rajoy, de que a Leopoldo López, preso político de Nicolás Maduro y líder opositor venezolano, le habían otorgado por parte del Tribunal Supremo de Justicia, el beneficio procesal de “Casa por cárcel” con el fin de cumplir el resto de su condena de 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas desde su residencia al lado de su esposa e hijos.

Sobre López pesa dicha sentencia por los delitos de: “Incendio de edificio público, daños a la propiedad pública, instigación a delinquir y el delito de asociación para la delincuencia organizada”; imputados en un juicio denunciado por muchas organizaciones de derechos humanos y gobiernos en todo el mundo,  de viciado y mal intencionado, sin respeto al debido proceso y donde finalmente fue responsabilizado por las protestas de 2014, las cuales dejaron un saldo de 43 personas fallecidas, más de 800 personas heridas y perdidas económicas, según cifras oficiales, de 10 mil millones de dólares.

Tras la confusión inicial al leer la noticia, sin confirmación de ningún actor nacional y con el silencio de los familiares, fuimos testigos de cómo el Gobierno Venezolano una vez más, haciendo uso de su red de medios nacionales y sus voceros internacionales, revelaban el verdadero plan que hay detrás de una jugada política de este tenor. Vimos a un Nicolás Maduro en cadena nacional mencionando la decisión del TSJ (propuesta por su presidente Maikel Moreno) y dejando claro que “en virtud de la separación de poderes existente en Venezuela, él como presidente respetaba la decisión del poder Judicial”. En la misma cadena Maduro declaraba su inocencia en el juicio contra López señalando a la Fiscalía como responsable de los delitos imputados.  Cabe recordar que la Fiscal General de la República, hoy por hoy, es una de las más fuertes oponentes al régimen, en la pretensión de éste de realizar una asamblea constituyente, que en opinión de muchos analistas políticos, solo serviría para quitar el carácter democrático de las subsiguientes consultas con el único fin de perpetuar a los actuales mandatarios en el poder.

El hecho cierto es que la noticia sorprendió a todos en Venezuela, ser emitida desde la Cumbre del G20 por el presidente del Gobierno Español, trajo consigo conjeturas de toda índole, desde negociaciones para una salida presidencial hasta trampas y conspiraciones internacionales para mantener el “status quo”. El gobierno de Venezuela hábilmente aprovechó la confusión para restar importancia a los 99 días de protestas pacíficas como forma de presión para que se den cambios en el país. Horas después y por televisoras privadas nos encontramos al “Defensor del pueblo” Tarek William Saab, revelando que fue la misma Lilian Tintori (esposa de López) quien solicitó en una carta dirigida a él la medida, “las negociaciones tienen tiempo y los familiares sabían que se estaban estudiando alternativas”, esto con la intención de dejar mal parada a la conocida dirigente y comunicadora.

La ola de críticas a Lilian, a la MUD (Mesa de Unidad Democrática) y a todos los dirigentes de oposición no se hizo esperar. El gobierno logró una vez más minar la credibilidad de los opositores sembrando desconfianza y decepción en sus seguidores. En una batalla mediática nos encontramos con la mayoría de los venezolanos coincidiendo en la necesidad de salir de Maduro, pero distraídos hablando sobre las razones que tenían dirigentes y familiares de López en “negociar” su salida de la cárcel y no una salida del Régimen.

Este es el momento para pensar en lo que realmente nos está pasando. Las razones para protestar siguen intactas, la inseguridad, el desabastecimiento y el hambre campean sobre el suelo patrio, el gobierno se empeña en su constituyente fraudulenta y a Leopoldo solo lo cambiaron de cárcel. El agradecimiento por la medida solo habla de la desesperación de una esposa por la condición de su marido preso y las voces unidas del gobierno dejando ver su apego a la misma medida, nos muestra la bajeza del régimen que imposibilitado de ofrecer soluciones se dedica a dividir para buscar victorias momentáneas sobre sus oponentes. Lo único que ganó el gobierno con todo esto fue tiempo, sin embargo no mucho. “Divide y vencerás”, es la estrategia a la que apela el régimen.

No olvidemos por favor que en Venezuela no hay una democracia. Nos matan de distintas maneras: hampa, hambre, violencia, desabastecimiento y represión.

No hay elección que devuelva el carácter democrático a estos delincuentes que nos gobiernan hoy.  Seguimos teniendo la última palabra sobre nuestro destino. No le hagamos el juego el gobierno.

Venezuela exige coherencia, seriedad y unidad. ¡El país está PRIMERO!

Eleazar Antonio Ramos Ortega

Contenido Relacionado