EEUU presenta el destructor del futuro: es indetectable y puede disparar con cañones láser

Estados Unidos oficializó este domingo, con la botadura del USS Zumwalt, el nacimiento de una nueva clase de destructores que incorporarán lo último en tecnología armamentística y con capacidad de ser invisibles a los radares.

CPF08-25 Northrop Grumman Shipbuilding (Newport News file)

Otras imágenes Destructor Zumwalt 2 Fotos El secretario de la Armada estadounidense, Ray Mabus, asistió a la ceremonia de botadura en los astilleros de Bath, en el estado de Maine.

El destructor USS Zumwalt tiene un perfil anguloso y una eslora de 186 metros, pese a lo cual aparece en los radares no más grande que un pequeño bote de pesca gracias a su “invisibilidad”.

Esta nueva clase de destructores, que está previsto que entren en servicio en 2016, incorporan lo último en tecnología naval, como su sistema de energía alimentado por turbinas de gas que suministra al barco electricidad y propulsión mucho más limpia que la combustión tradicional.

Cañones láser

Además de sus misiles guiados de última generación, el nuevo sistema eléctrico permitirá en el futuro integrar en estos buques cañones láser para derribar aviones no tripulados o lanzaderas electromagnéticas, un nuevo sistema de artillería ultrarápido y más barato que desarrolla el Departamanto de Defensa de EE UU.

Asimismo, el destructor ha automatizado muchas de las tareas que hasta ahora realizaba la marinería, con lo que se puede convertir en una especie de vehículo no tripulado acuático que reacciona por su cuenta a amenazas y emergencias.

El Zumwalt está pensado tanto para misiones en alta mar, como para patrullas en el litoral gracias a un sistema de vigilancia electrónica de largo alcance.

El Departamento de Defensa tenía previsto construir toda una flota de 32 navíos de este tipo, pero debido a las restricciones presupuestarias y al coste por unidad, de unos 5.000 millones de dólares, ha decidido limitarlos a tres.

La nueva clase ha sido bautizada como Zumwalt en honor al almirante Elmo Zumwalt, que se convirtió en 1970 en el jefe de operaciones navales más joven de la historia y que intentó mejorar la integración racial en la Armada.

EFE

Contenido Relacionado

Related Topics