El calabozo de la libertad: “Los militares y la economía Por @gustavoazocara

Gustavo Azocar @GustavoAzocarADespués de la cadena nacional de radio y televisión ofrecida por Nicolás Maduro Moros el pasado martes 2 de septiembre, anunciada con bombos y platillos como “el sacudón”, una sola cosa ha quedado clara en Venezuela: tenemos un Presidente Civil dentro de un gobierno militar. Maduro es el Presidente, pero quienes mandan aquí son los militares.

Maduro le dijo al país que “anunciaría un conjunto de medidas que producirían un sacudón” dentro del gobierno. Pero luego de tres horas de perorata, lo único que sacudió fue el polvo del camino para extender una alfombra roja a los militares venezolanos, a quienes entregó en bandeja de plata el control de toda el área financiera de su administración para que estos sigan haciendo jugosos negocios.

No conozco el pensum de estudios de la Academia Militar Venezolana, pero dudo que allá le enseñen a los militares a manejar la economía de un país. Si quieren saber cómo han manejado los militares venezolanos las finanzas públicas, vayan al estado de Florida, en EEUU, y busquen a Alejandro Andrade, ex tesorero nacional muy amigo de Hugo Chávez, quien hoy día vive en una de las mejores zonas de esa región, y es propietario de un próspero negocio de caballos, juega al polo y tiene hasta su propio avión privado.

Alejandro Andrade dejó la economía venezolana hecha un desastre, con deudas por doquier y sin un centavo en las cajas. Pero su economía personal y familiar creció a niveles espectaculares, por cuanto pasó de ser un pobre pendejo, que no tenía donde caerse muerto, a ser todo un potentado empresario en el estado de La Florida, con inversiones y cuentas abultadas que le permiten darse una vida de rey en el imperio más odiado por Chávez.

Es curioso, pero en apenas año y medio de gobierno, Nicolás Maduro ha dado a los militares mucho más de lo que les había dado Hugo Chávez. De acuerdo con la organización no gubernamental Control Ciudadano, que preside Rocío San Miguel, los militares tienen el 25% de los cargos dentro de la administración pública a nivel ministerial y la mitad de las gobernaciones.

Pero a Nicolás Maduro, un presidente civil, eso le ha parecido muy poco, y es por ello que también dio a los militares un canal de televisión y un banco. Y no conforme con eso, ahora les acaba de entregar todo el control de las finanzas públicas, para que sean los militares los que manejen los devaluados bolívares fuertes y los pocos dólares que todavía ingresan a nuestro territorio.

Entregar a los militares el control de la economía venezolana sólo tiene una explicación: la revolución de Maduro, que ya no es una sola, como la que presidía Hugo Chávez, sino que ahora son cinco, de acuerdo con lo anunciado por el propio Maduro el pasado 2 de septiembre, se sostiene única y exclusivamente por el poder que ejercen los militares. Fueron los militares los que reprimieron con éxito las protestas sociales que se presentaron en el país desde el 4 de febrero de este año y que dejaron un saldo de 43 muertos. Son los militares los que llevan a cabo la denominada guerra contra el contrabando, que se dedica a quitarle los mercados a familias colombianas en la frontera, pero no hace nada frente a los camiones cargados con toneladas de alimentos que pasan por las alcabalas en horas de la madrugada, tal como quedó evidenciado en un reciente vídeo colgado en youtube.

Son los militares los que llevan a cabo la supuesta lucha contra el narcotráfico, inutilizando aviones viejos que son quemados en tierra después que los narcotraficantes ya han transportado cientos de toneladas de cocaína a México, Honduras, Guatemala y otros países.

Ahora Maduro les ha dado a los militares la vicepresidencia del área económica. Un general, Rodolfo Clemente Marco Torres es, desde el pasado 2 de septiembre, el zar de la economía venezolana. Torres ya batió un récord mundial: fue presidente de tres bancos (Venezuela, Bicentenario y Del Tesoro) al mismo tiempo. Fue también tesorero, director del Banco Central de Venezuela y Ministro para la banca pública. No he visto la hoja de vida de Torres, pero me gustaría saber en qué universidad estudió economía y finanzas.

En resumen, estamos frente a un gobierno controlado y tutelado por militares. Nicolás Maduro sabe muy bien que lo único que lo sostiene, son los militares. Maduro está al frente de un gobierno sumamente frágil, al que no se le puede poner ni una pluma encima, porque se cae.

En la cuarta república, según dijo alguna vez el propio Hugo Chávez, a los militares los mantenían contentos, porque les daban lo que se llamaban “las tres C”: caña, cobres y c……Ahora, en la quinta república, a los militares ya no solamente parece que les dan las famosas tres “C”, sino que les dan un poquito más: les dan bancos, canales de televisión, carros chinos y todas las finanzas públicas de un país para que puedan permitir que los cubanos destruyan y acaben con la vida de 28 millones de personas y arrasen una nación completa.

Por Gustavo Azocar Alcalá

Contenido Relacionado