El fútbol también tiene sus curiosidades y la ciencia las explica - LeaNoticias.com

El fútbol también tiene sus curiosidades y la ciencia las explica

El mundial de Brasil 2014 está a la vuelta de la esquina, y no puedo dejar de lado mi gusto por el fútbol. En esta oportunidad, vamos a ver algunos datos curiosos del fútbol explicados por la ciencia. Bueno, al menos se trata de un intento por explicar científicamente algunos detalles relativos al deporte más hermoso del mundo. Comencemos

futbol

1. ¡No vayas a cabecear ese balón!

De acuerdo a varios estudios científicos, golpear el balón con la cabeza puede ocasionar lesiones en el cuello. Pero lo más interesante del asunto es que, según se investigó en Italia, el riesgo de sufrir de una enfermedad de la neurona motora es mayor en el caso de los futbolistas. ¿Será esa persistente necesidad de cabecear cada balón que viene por alto?

Bueno, estas son solo algunas de las tantas curiosidades sobre el fútbol de las que podemos hablar. Si tienes alguna duda en particular, te invito a que la compartas con nosotros en la sección de comentarios.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

2. No es culpa del golero, sino de las curvas peligrosas

Los delanteros deben saberlo: los remates de balón curvos son los más engañosos para los goleros. Ello se debe a que si bien los seres humanos pueden comprender y reaccionar a los efectos de la aceleración gravitacional, el sistema visual no puede detectar a tiempo la aceleración en los tiros curvos y predecir su trayectoria.

3. El árbitro asistente nunca se equivoca, salvo cuando lo hace

Según un estudio de la Vrije University de Ámsterdam, el 95% de las ocasiones en que un árbitro asistente marca un off-side está en lo cierto. Pero nos basta que repitan indefinidamente las imágenes de un offside que no fue para que el pobre asistente se convierta en un villano malnacido . ¿Cómo estar al mismo tiempo atento al balón y a un delantero que, en algunos casos, es capaz de correr los 100 metros en 10 segundos, y no equivocarse en al menos 1 de cada 50 jugadas dudosas? Ten esto en cuenta y recuerda que la madre del asistente no es culpable de nada.

4. Es posible terminar con los cantos ofensivos

Investigadores holandeses especializados en acústica probaron un sistema de bocinas que emitía cantos ofensivos de una hinchada, probándolos con un grupo de simpatizantes de fútbol. Se les pidió que siguieran el canto que escuchaban, pero a la vez se comenzó a retrasar la reproducción del canto en una de las bocinas, lo que producía una suerte de eco o delay que terminaba por desorientar a los participantes del experimento. ¿Será suficiente?

5. Vístete de rojo y aplasta a tu rival

Bien, de acuerdo a una investigación de la Universidad de Durham concluyó que, al menos en el contexto del fútbol inglés, los equipos que visten de rojo en sus partidos han tenido más victorias que derrotas. Habría que explicar por qué el Liverpool sigue sin ganar y por qué el Manchester United no supo aprovechar las bondades del color de su indumentaria. En fin, estos británicos…

6. Si un equipo gana, sus hinchas se ponen más violentos que si hubiesen perdido

Un estudio de la Universidad de Cardiff, en Gales, concluyó que si el equipo nacional de Gales triunfa en un partido de fútbol, el número de ingresos a salas de emergencias es mayor que cuando el seleccionado gana. ¿Mucha algarabía? ¿Los galeses son especialmente alegres y se pasan de festejo? Precisamos otra investigación para determinarlo.

7. El fútbol es el deporte más emocionante

Te guste o no, el fútbol es el deporte más popular del mundo, y una de las razones es el alto grado de emoción que despierta en los espectadores y fanáticos. Según estudios realizados por Eli Ben-Naim, Sidney Redner y Federico Velázquez, el fútbol es el deporte en el que más veces un equipo en inferioridad de condiciones puede derrotar al más poderoso, contra todo pronóstico. Eso lo hace más emocionante que el básquetbol, béisbol o cualquier otro deporte que te imagines. Sí, incluso el squatch.

[Fuente: ojocientifico.com]

Contenido Relacionado