El intento del PSOE por pactar dentro de una España dividida - LeaNoticias.com

El intento del PSOE por pactar dentro de una España dividida

El Congreso de los Diputados en España, en voz de su Presidente, Patxi López, ha adelantado el inicio del debate de investidura para el próximo primero de marzo, donde Pedro Sánchez, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) intentará formar gobierno tras la petición formal del rey Felipe VI. Sánchez pretende conseguir una mayoría absoluta que le permita dirigir el destino de los españoles, pero el fin del bipartidismo en la política del país ibérico pone en riesgo las ansias del PSOE.

Pedro Sánchez

Intentos del PSOE

Luego que el presidente actual de España y cabeza del derechista Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, declinara su intento de establecer un nuevo período presidencial, por no contar con una mayoría necesaria tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre de 2015, El PSOE siendo la segunda fuerza más votada, ha tomado la dirección, y luego del pedido formal del rey Felipe, busca de todas las maneras posibles lograr el apoyo mayoritario de la Cámara de Diputados para alzarse con la titulación, que le otorgaría de nuevo el poder en la Moncloa a la tolda de izquierda, tras su último mandato finalizado en 2011 con José Luis Rodríguez Zapatero al frente.

Sin embargo, el triunfo finalmente del PSOE hasta ahora es incierto, pues, después del sufragio decembrino, los españoles han terminado lo que muchos expertos llaman el bipartidismo dentro la nación europea, motivado en gran medida a la crisis económica e inestabilidad social que vienen sufriendo en los últimos años. Desde 1982 no se veía en el escenario político otros actores que no fuesen del PP o el PSOE, esta vez, un reciente partido que algunos catalogan como de extrema izquierda se ganó la confianza de buena parte del electorado, su nombre es Podemos y está liderado por un controversial personaje, Pablo Iglesias, quien es vinculado con los distintos dirigentes de la izquierda mundial.

Otra corriente, pero esta vez más cerca de lo que se describe como “centro”, se halla Ciudadanos, un partido comandado por un joven catalán, Albert Rivera, que terminó de cuarto en las elecciones generales a finales del 2015. Tanto Podemos, como Ciudadanos y otras toldas pequeñas, arrebataron la mayoría absoluta y simple con las cuales se puede formar gobierno en España.

Sánchez y Rajoy

El contexto

La Constitución de ese país establece que tras una vuelta electoral, el partido más votado tiene la capacidad de tratar de establecer un nuevo gobierno, luego que el rey en funciones delibere con todas las fuerzas vivas, y que éste le encomiende la tarea; una solicitud que se expone ante el Congreso de los Diputados para su aprobación, si en primera discusión la mayoría absoluta está de acuerdo, el postulado es nombrado presidente, de no ser así transcurren 48 horas para un nuevo intento, esta vez confiando en una mayoría simple; si en esas dos ocasiones no hay consenso, comienza a correr un período de 60 días continuos para llamar a nuevas elecciones generales.

El PP, ganó 123 escaños en 2015 dentro de la cámara, y aunque fue el más votado, perdió al menos 63 curules, que lo dejan sin ninguna mayoría; el PSOE obtuvo 90, aunque también descendió en 20 diputados; Podemos consiguió 69 escaños, mientras que Ciudadanos obtuvo 40, de allí que los pactos son necesarios, si se quiere llegar a una mayoría simple. Pero las diferencias entre estos cuatro partidos es evidente, el PP intentó buscar una histórica alianza con el PSOE, sin embargo los socialistas negaron la posibilidad, mientras que Podemos un partido que ha prometido a los catalanes un referéndum para decidir sobre el sueño independentista, hace que no sea compatible con las otras tres corrientes partidistas que rechazan ese aspecto.

Estas cuestiones dividen profundamente a los actores españoles, por ello, luego de tres décadas, el país ibérico podría repetir una elección general. El miedo a esto ha hecho que Sánchez se reúna con cada fracción buscando un acuerdo, y éste martes 23 de febrero anunció que aceptará todas las peticiones de Albert Rivera y Ciudadanos, entre ellas impulsar modificaciones “exprés” a leyes dentro de la constitución y suprimir la diputación provincial. Habrá que esperar las reacciones de las otras fuerzas.

Contenido Relacionado