Mensaje infernal escondido en pintura sagrada de San Francisco (Foto + video)

Un demonio con cuernos y una sonrisa maliciosa aparecen en las nubes de una pintura de la Basílica de San Francisco de Asís. El  fresco número 20 del ciclo de escenas sobre la vida y muerte de San Francisco, muestra la figura del diablo, donde se retrata con una nariz ganchuda, sonrisa ladina y cuernos oscuros, revela yahoo.com.

La imagen permaneció oculta entre los detalles de las nubes que existen en la parte superior de la pintura, por lo que es bastante difícil de ver desde el suelo de la Basílica, pero se puede apreciar a través de fotografías.

Así se mantuvo en secreto desde el siglo XIII, cuando Giotto di Bondone, pintor italiano reconocido porque su estilo figurativo y narrativo significó una revolución en el arte.

clip_image001

Durante casi ocho siglos, el demonio de San Francisco permaneció oculto para los ojos del ser humano, hasta que una investigadora de nombre Chiara Frugoni, quien pasó más de 30 años estudiando los frescos de la Basílica, descubrió lo que parecía ser un espacio vacío en la nube, indica aollatino.com.

Después del descubrimiento, las autoridades eclesiásticas declararon el hecho en una edición de su revista mensual, San Francesco Patrono d’Italia, donde se relata que Frugoni halló la imagen cuando intentaba precisar la fecha en que el fresco fue realizado, concluyendo que fue en 1289.

Se llegó a la conclusión, también, que Giotto no quería que el demonio fuera parte fundamental de la pintura y lo plasmó entre nubes “para hacer algo un poco divertido”, según Sergio Fusetti, restaurador jefe de la Basílica; quien agregó que probablemente lo pinceló por despecho a alguien que conocía, representándolo como diablo y así deshacerse de ese “mal”.

Cabe destacar, que en la Edad Media se creía que los demonios que habitan en el aire dificultaban la llegada del alma al cielo y el demonio está pintado justo en la representación de la muerte de San Francisco.

clip_image002

El saber a ciencia cierta por qué Giotto pintó el diablo escondido, sólo lo supo él y la verdadera razón se la llevó a la tumba. Pero hoy se descubre un secreto más del pinto y su fresco, que junto a las otras obras de arte de la Basílica, se estuvo restaurando luego de que el terremoto de 1997 los dejara dañados gravemente.

Contenido Relacionado

Related Topics