El mundo pregunta ¿por qué no reacciona el venezolano?

En la sociedad venezolana actual surge una pregunta que, tal vez, también se la hagan las mentes extranjeras que miran con cierta extrañeza lo que sucede en el país caribeño: ¿Por qué no reacciona el venezolano? Ante esta interrogante, el médico psiquiatra y antropólogo José Luis Uzcátegui (@LuisJUzcategui), decidió dar su opinión a través de un artículo titulado con la misma pregunta. El mismo fue publicado en el portal Diario Las Américas.

El mundo pregunta por qué no reacciona el venezolano

Lo primero que explica el especialista es que al ser interrogado, el ciudadano evade “la humillación que genera sentirse aludido, y la plantea en tercera persona. A la mente le es más fácil (no más eficiente) asumir que no es parte del problema y proyectar en los otros interrogantes que deberían empezar por casa”.

En este sentido, plantea como primer aspecto el miedo y el chantaje. “Activar la emoción miedo ha sido una de las atroces estrategias para lesionar psíquicamente al poblador, combinándolo con chantaje y culpar a los demás de los desastres. El pensamiento se obnubila y la conducta de cordero o “esclavo” se logra sin mayor dificultad”.

El segundo aspecto al que hace alusión es la Ilusión y el engaño que nacen al insertar miedos “a lo macho” y hace más difícil lograr el deterioro humano que buscan los totalitarios, la dominación se alcanza con una mezcla de terror, inseguridad, homicidios, promesas, mentiras, ayudas, planes, ilusiones y escasez sumado al control de los poderes públicos y planes mediáticos engañosos mantenido por años convierten al cerebro en un tambor hueco”.

La realidad es uno de los factores más importantes dentro del acontecer nacional venezolano, el doctor José Luis Uzcátegui lo sabe y por eso, dedica un espacio a desglosar cómo influye en el actuar criollo. “La realidad aturde y atropella la lógica, una inflación voraz todos los días subiendo similar a la escalada de pobreza, deterioro en la educación y salud. Otra cruel realidad los estándares de calidad de vida de cualquier ciudadano en Latinoamérica no son las referencias del oficialismo; lo alterado, malsano, dañino, trasgresor y enfermo es el patrón”.

El punto más neurálgico que plantea Uzcátegui es el objetivo del régimen. “Lo más letal que buscan los regímenes totalitarios es hacer sentir paralizado e incompetente al poblador y llevarlo emocionalmente a un Gulag tropical donde justicia, libertad y dignidad son catalogadas desvaríos de la razón. Una de las metas más codiciadas es hacer creer a los venezolanos que son pocas las posibilidades para salir del caos y ganar abrumadoramente las elecciones del seis de diciembre de 2015 ( 6-D ) y que el gobierno tiene un poder omnímodo. Si Lucifer aparece, y les pide una prueba carnal de amor, no dudarían en dársela, con tal que prometa eternidad en el poder”.

En consecuencia, el venezolano pasa a convertirse en discapacitado. “Está limitado funcionalmente para valerse por sí solo y la vida se le hace muy difícil a no ser que reciba rehabilitación. El venezolano no puede salir a la calle con libertad, está expuesto a ser asaltado, secuestrado o liquidado. No puede disfrutar de actividades recreativas, el temor lo aplasta. No encuentra alimentos, medicinas, servicios o bienes a no ser que pague la cuota humillante de vivir como un inválido social que recibe migajas o “pellejos” que vienen de otros países”.

Dentro del análisis, el especialista se muestra optimista y plantea escenarios que no se habían visto dentro del país durante los último 15 años:

• !Es urgente despertar!, la angustia con frecuencia hace creer que la solución es reaccionar de forma abrupta y en manada.

• Qué en el año 2015 se den al menos 16 protestas diarias laborales, por vivienda, servicios básicos, alimentos, justicia, ¡es reaccionar!

• Qué el pueblo este lanzado en las calles buscando que comer, como obtener algo de dinero y trabajando en lo que lo deja el gobierno y el hampa, ¡es reaccionar!

• Que miles de venezolanos estén luchando en otras tierras con la profunda ilusión de regresar muy pronto, ¡es reaccionar!

• Que un 80% de los venezolanos estén desesperados por salir del régimen, ¡es super reaccionar!

• Las sociedades son como los líquidos, no tienen forma, tampoco son estáticas, siempre están en movimiento…

También le plantea al lector una serie de “alertas” para hacer menos complicado la lucha por salir del régimen opresor:

• Claro que se necesitan mensajes y liderazgos confiables y motivadores para darle soporte y neutralizar el gran desencanto, apatía, tristeza y miedo que invade al venezolano.

• ¡Alerta roja! La reacción implícita del pueblo venezolano esta activa, para pasar a la reacción explicita lo más sensato es la conducción de un liderazgo inteligente. La reacción o explosión anárquica no es lo más adecuado y beneficioso para una nación.

• ¡Alerta ultrarroja! Mentira, caos y terror oficial siempre será la gran amenaza que busca convertir al venezolano en idiota para apagarle su capacidad de reaccionar.

• Sin duda que el venezolano le jugó una mala pasada a la desgracia, a pesar del ataque “vandálico” del régimen y algunos dirigentes opositores, no se entrega, ¡Reacciona!

Fuente: [diariolasamericas.com]

Contenido Relacionado