Fuerte ¿pero realista? artículo: En Venezuela hay una falsa Oposición

La Mesa de la Unidad Democrática, por sus siglas MUD, es en casi su totalidad conformada por partidos de Izquierdas, con la única excepción de Vente Venezuela que se autodenomina como Centroderecha.

mesa-de-la-unidad-venezuela

Por ser en esencia socios ideológicos del chavismo, la MUD se opone solo al “gobernante”, en este caso al Tirano Nicolás Maduro, pero NO se opone al Sistema, al Socialismo. Conceptualmente “disienten”, pero no “se oponen”.

Todo el espectro político venezolano es de izquierdas. Oficialismo y Oposición lo son: los primeros Comunistas (socialistas de línea dura) y los segundos Socialdemócratas/Progresistas/Terceravía (socialistas de línea blanda) por lo que en Venezuela no hay una real confrontación y mucho menos existe un real desafío político para la Tiranía.

Entonces cabe preguntarse ¿La “oposición”, a qué se opone?

Se oponen al Comunista Nicolás Maduro y su contrapropuesta es el Socialismo Democrático. Hemos visto a lo largo de estos años, que NO se puede salir del Socialismo sin cuestionarlo, sin una verdadera confrontación de fondo y no tan solo de formas. No se puede salir del Socialismo con más Socialismo. No se puede salir de él sólo atacando a una de las partes porque eso significaría una pérdida de tiempo que conduciría a la larga al fracaso, porque MUD y PSUV son dos caras de la misma moneda, porque el Socialismo es uno sólo, fundamentado en el Colectivismo y en el Estado de Beneficencia o Benefactor.

No hay un Socialismo bueno y otro malo. La Falsa oposición mantiene una posición “cómoda” de coexistencia porque recibe algo de la renta petrolera o se ven beneficiados (ya sea por ayudas y programas gubernamentales o por tratos y negocios con entidades del Estado, ya sean legales o con corrupción administrativa incluida) Básicamente la MUD está proponiendo un “cambio” para al final dejar las cosas igual, y ésto lo han dejado bien claro sus lideres mas prominentes.

El único fin de la MUD es promover elecciones y no necesariamente “ganarlas”. Es por eso que el Pueblo percibe que “aun ganando, perdemos”. No es un partido político sino una plataforma electoral que busca convivir, coexistir y cogobernar dentro de este sistema, el Socialismo.

Nuestra situación es muy grave. Esta Falsa oposición ha acudido en todos estos años a toda clase de herramientas constitucionales, pacificas y democráticas para intentar Derrocar a una Tiranía y lo único que ha logrado ha sido prolongar la agonía de la Sociedad venezolana al legitimar a unos Tiranos por un tiempo extendido que resulta una incógnita para muchos venezolanos.

Desde el 4 de Abril pasado han convocado una vez más al Pueblo a las calles para repudiar el hecho de que el Tirano Nicolás Maduro cerró La Asamblea Nacional (Parlamento) de mayoría opositora y denuncian ante la comunidad internacional un “Golpe de Estado” pero todo se trata de otra mentira: el Parlamento no tiene ningún rol y no existe porque todas las instituciones son controladas por el Chavismo, dirigido desde La Habana. En todos estos años la Falsa oposición dialogó y negoció con el régimen y sin ningún éxito, porque dos partes que van a negociar deben ofrecer o ceder alguna cosa y la falsa oposición no puede ofrecer nada, simplemente porque NO tiene ningún Poder y todas sus acciones resultan absolutamente inocuas en el marco de una Tiranía.

Y continúan pidiendo Diálogos y Elecciones y a lo largo de los años hemos visto que no son Estrategias válidas. Elecciones con un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y un Consejo Nacional Electoral (CNE) controlados por el chavismo (y por ende por La Habana) es al menos por decirlo de un modo: Una locura.

Elecciones, allanarse a una Constitución que valga resaltar también es de corte Socialista e incluso herramientas democráticas no importan mucho en el marco de una Tiranía.

Mientras tanto, mi Pueblo se desangra.

Emma Sarpentier – The Latin American Freedom

Contenido Relacionado