Opinión: “Estamos jodidos y lo estaremos por siempre jamás”; por @DanielMartinL - LeaNoticias.com

Opinión: “Estamos jodidos y lo estaremos por siempre jamás”; por @DanielMartinL

Ya va siendo hora de que los venezolanos dejemos de pensar en el pasado, de andar rememorando glorias pasadas, de recordar a Bolívar, Miranda, Sucre, Anzoátegui, entre otros héroes de la independencia, ya pasó el momento de ponernos a recordar cuando en nuestro país se vivía bien y mantenernos idiotizados con el hecho de que “cuando Pérez Jiménez el bolívar valía más que el dólar”.

Sí, quizás fuimos importantes, no hay duda que un señor nacido en Caracas, logró liderar la independencia de varios países y que hubo una época en que fuimos la luz de la democracia, del crecimiento y hasta llegamos a convertirnos en la envidia del continente. De eso no hay duda, pero eso, queridos lectores forma parte del pasado, de un pasado ya muy lejano que nada tiene que ver con nuestro presente que dista mucho de lo anteriormente expuesto.

En la actualidad, o sea, en junio de 2017, Venezuela creo que ni llega a la categoría de país, es un desastre absoluto, una mezcla entre África de mediados de los 80 con la Europa del siglo XI, o sea, un gentío pasando hambre mientras hay una cúpula que tiene el poder absoluto y no le importa tener a la gente en la miseria absoluta mientras ellos disfrutan de su vida maravillosa y magnífica.

Ahorita, en este momento, Venezuela es un país en el que nada, absolutamente nada funciona, todo está destruido, dañado, todo es un caos, no hay medicinas, comida, repuestos, baterías, carros, viviendas, celulares, televisores, neveras, aires acondicionados y lo poco que se consigue es casi imposible de comprar.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Venezuela es un sitio en el que todo es revendido en un mercado negro, ya hasta la gasolina ha entrado en esa dinámica del llamado “bachaqueo”, en el que todo tiene precios estúpidos que hacen que sea un negocio inmenso comprar a precio regulado y revender muy por encima de lo que debería valer si el precio fuera libre (como en los países normales).

En ese país, se perdió la noción del bien y el mal, de lo correcto y lo incorrecto, del respeto al otro, del valor de las opiniones diferentes, del aceptar que alguien puede pensar distinto a mí; de saber que, aunque no veamos al mundo de la misma forma, igual somos vecinos, o amigos o hasta parejas. Ya, en la tierra de Bolívar eso no existe.

¿Crees que vives en un país decente? ¿En el mejor país del mundo? Pues, lamento decirte que Venezuela, en este momento, no es más que algunos paisajes bonitos que ni siquiera puedes visitar porque te expones a que te atraquen, te roben o hasta te maten por un celular que en otro país lo regalan, así que no, definitivamente, en este momento, Venezuela dista mucho de ser un sitio en el que valga la pena vivir.

Sí, es cierto que hay sitios peores, pero son los menos, porque la verdad es que la mayoría de los países del mundo, incluso los que están en peor situación ofrecen una calidad de vida muy superior a la que le da Venezuela a sus habitantes en la actualidad ¿o acaso en Haití la gente tiene que hacer cola para comprar un litro de leche o una barra de pan? Me parece que no.

¿Será que en Panamá sus habitantes pueden comprar una casa y un carro nuevos ganando salario mínimo? Pues déjame decirte que los panameños sí pueden… ¿y tú? ¿en Venezuela? ¿Puedes?

¿Acaso el Seguro Social te sirve de algo? ¿Algún hospital público sirve? Sabes muy bien que no, entonces, si no tienes como mantener tu salud ¿de qué puedes sentirte orgulloso? ¿de una ilusión óptica? Espero que nunca te enfermes, porque las ilusiones ópticas no curan a nadie.

Por el amor de Dios, abre los ojos y entiende que Venezuela es un caos y que sólo hay una salida posible… huir, porque mientras la mayoría esté hipnotizada creyendo que vive en un paraíso sólo porque los tienen desnudos comiendo yuca con sardina no habrá nada que hacer. Así que sí tienes algo de amor propio, emigra, vete de ahí, porque, sinceramente, eso no tiene salvación, al menos no en los próximos 100 años.

Porque ni las protestas, ni la fiscal, ni la OEA, la ONU o la Unión Europea podrán hacer nada contra el poder del Estado, contra la genuflexión de los militares a los cubanos y a su deseo de dominar a los venezolanos por los siglos de los siglos. Ya el mundo sabe que Venezuela es una dictadura, pero también sabe que Cuba, Irán, Corea del Norte, Siria, Turquía o China lo son, pero si no pasa nada en esos países, menos en Venezuela, así que huye mientras aún tengas vida para hacerlo.

Escrito por: Daniel Martín (@DanielMartinL).

Contenido Relacionado