Grecia pide… y Alemania rechaza

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha reconocido haber recibido la petición griega de ampliar en seis meses la asistencia financiera a ese país y ha convocado a los ministros de Finanzas a una reunión mañana por la tarde en Bruselas, para que decidan si lo consideran o no suficiente para acceder a la solicitud. Dijsselbloem no ha dado detalles del contenido de la solicitud, por lo que se mantiene la incertidumbre sobre lo que cada cual va a considerar que encierra este trámite, aunque las primeras reacciones que han llegado a Bruselas desde Berlin indican que al Gobierno alemán no le parece satisfatoria.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha dicho claramente que no ha pedido una prórroga del programa de rescate como le reclamaban los otros 18 miembros de la zona euro, sino una extensión del crédito de seis meses que puede ser aceptada por los socios. «Fiel a sus compromisos, no hemos solicitado una prórroga del memorando. Hemos presentado una propuesta que respeta el veredicto popular, defiende la dignidad de la sociedad y, al mismo tiempo, puede ser aceptada por nuestros socios».

tsipras-varufakis-grecia--644x362

Varufakis y Tsipras

La clave del documento griego parece ser el compromiso de que en este periodo el ejecutivo populista griego «mantendrá el equilibrio presupuestario», es decir, que de alguna manera accede a uno de los principios que le exige el Eurogrupo según el cual cada medida de aumento del gasto que tome debe ser compensada por otra de igual cuantía que lo reduzca. Sin embargo, el espíritu con el que Tsipras pide este crédito es con el objetivo de ser «la reparación del coste social que ha provocado la crisis», o lo que es lo mismo, lograr el reconocimiento de que la culpa de los males de la economía griega viene de los dos rescates europeos, no de la gestión del país. Alemania y la mayor parte de los países del euro insisten en que solo aceptarán el desembolso de más dinero si Grecia se compromete a cumplir los compromisos contenidos en el actual plan de rescate.

Pese a todo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que ha recibido el mismo documento que Dijsselbloem, ve en esta petición un «primer paso positivo» en el camino hacia un compromiso entre Atenas y el resto del Eurogrupo.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado