La importancia geopolítica de Bélgica en la Unión Europea, que exaspera a Daesh - LeaNoticias.com

La importancia geopolítica de Bélgica en la Unión Europea, que exaspera a Daesh

Actualmente en el ojo del huracán violento de los grupos Yihadistas extremos en el noreste de Europa, Bélgica es un punto central de la Unión Europea (UE), dentro de su suelo se establece la capital de éste grupo continental. La sede principal donde se ejecutan las acciones de los países miembros está en Bruselas, que también alberga las decisiones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un brazo ejecutor que hace frente a los conflictos armados en el mundo.

Bélgica_Portada

La importancia de éste país, no muy grande en extensión territorial dentro de la UE está basada en primer lugar desde el punto de vista dogmático. Los belgas han construido desde finales del siglo IXX históricas alianzas gubernamentales por todo el mundo, tras su independencia de los Países Bajos, hoy Holanda, en 1830; ésta nación se configuró como un escudo antiguerra en todo el viejo continente, sus negociaciones han sido parte fundamental para calmar tensiones entre los Estados miembros del mismo, como sus intermediaciones post Segunda Guerra Mundial, y durante la Guerra Fría; por ello, la habilidad para la concertación ha llevado a ver a Bélgica como un lugar para el debate y la conformación de frentes que luchen en pro de la defensa internacional, y contra el antagonismo de quienes observan el planeta de una manera distinta al encuentro entre el capital y la sociedad.

Por otro lado, la geografía de Bélgica, enmarcada dentro de 30.528 kilómetros cuadrados, supone un sitio de mucha estrategia operacional para Europa, pues, aunque sin ser tan largo o ancho, el territorio belga posee una de las fronteras más diversificadas, compartiendo delimitaciones con cuatro de los países más ricos de la zona Euro: Alemania, Francia, Luxemburgo y Holanda. En este particular juega un papel fundamental como centro de encuentro fundamental de la región.

En cuanto a su relieve de suelo, Bélgica goza de tener un paisaje con tesoros naturales: laderas, montañas, pastizales, y llanuras que se desembocan en una línea costera de casi 67 kilómetros que tiene como frente el Mar del Norte, un punto equidistante perfecto para el avance y conexión con otras naciones de Europa del Norte como: Noruega, Dinamarca, Suecia, y de forma más directa las islas británicas.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Leer: Estado Islámico se atribuyó atentado terrorista de Bélgica

Bélgica_4_Atentados

Con estos aspectos, aunado al desempeño económico de Bélgica dentro de la industrialización de sus empresas manufactureras o transformadoras que le han permitido acrecentar su Producto Interno Bruto, y ayudado al sostenimiento de la UE, el país se ha considerado como una base operacional perfecta para el desempeño global del bloque occidental. En ese proceder, el gobierno belga en más de 50 años ha permitido que se use el territorio como el controlador final de todas las acciones pertinentes para contrarrestar intentos de acabar con la solidez del área, y la desestabilización de Medio Oriente por grupos extremistas que pretenden mediante “ideologías radicales” destruir el estamento de la concepción internacional de un planeta moderno, empresarial y tolerante a las distintas manifestaciones religiosas, culturales y sexuales.

Bélgica no escapa del accionar terrorista mundial

La apertura de Bruselas a ser la capital del pensamiento occidental ha despertado la ”ira” del fanatismo insurgente dentro del mundo árabe, que observan a esa ciudad en particular como un punto focal para agredir el núcleo de lo que ellos consideran “un espacio apostata (traidor a los preceptos homogéneos de la creencia musulmana)”; aquellas ideas de una sociedad sumida a un Dios bajo los señalamientos de un solo Profeta.

BELGIUM-BLAST

En este contexto, resalta “Daesh”, el grupo terrorista que se autodenomina Estado Islámico (EI), y que en los últimos cinco años ha perpetrado los ataques más “sanguinarios” en el mundo. Sus integrantes han desafiado al fuero internacional, y han sido claros en querer acabar con las bases donde actúan los que ellos ven como sus enemigos. Para Daesh Bélgica representa un bastión principal en esa lucha, pues, entienden que desde Bruselas se han ejecutado las operaciones militares concretadas en Oriente Medio intentando desarticular los movimientos organizados que han desencadenado guerras internas en el lugar y golpeado con sus ataques a otras naciones.

Leer: Así fueron los sangrientos atentados en la capital belga (videos)

En Bélgica desde 2014 se vienen prendiendo las alarmas de seguridad, para tratar de prevenir atentados terroristas, en estos operativos se han logrado desactivar decenas de planes conspirativos y capturados posibles miembros del EI. La máxima “campana” sonó después del 13 de noviembre de 2015, cuando Daesh se atribuyó los hechos ocurridos en parís donde murieron 127 personas y hubo centenares de heridos; desde entonces han sido varios los días de tensión vividos en Bruselas, donde se intensificó la búsqueda de personas que señaladas como partícipes de los atentados en Francia, y que pernoctaban en suelo belga. Estos operativos lograron la captura de Salah Abdeslam el pasado 18 de marzo, a quien se le atribuye ser uno de los ejecutores de los sucesos en París, de donde huyó la misma noche de los ataques.

Leer: Así reaccionaron los líderes mundiales tras atentado terrorista en Bélgica

Bélgica_3_UE

Pero cuatro días más tarde, ocurrió lo que muchos y hasta el gobierno belga vaticinaban, un ataque directo al corazón de Bruselas. Este 22 de marzo en la capital de Bélgica se han detonado varias bombas casi al mismo tiempo dentro del Aeropuerto Internacional y el sistema de metro urbano de la ciudad; dejando un saldo de al menos 34 muertos y 136 personas heridas. Daesh se adjudicó la autoría y exclamó que sólo representa el inicio de una escalada violenta.

A pesar de los intentos del gobierno, los terroristas lograron infiltrarse para explotar estas bombas y crear el caos entre la población. Investigaciones señalan que en Bélgica existe una red interna que trata de reclutar a jóvenes para que se alisten en las filas del EI; la mayoría de ellos descendientes de padres árabes que emigraron a mediados del siglo XX a la nación europea. Analistas dicen que existen varios motivos que para que esto sea una realidad, y es que en Bélgica muchos de ellos se ven amenazados por la mayoría cristiana que habita el país, y que de una u otra forma les dificultan el acceso a la vida laboral y educativa, razones que exacerban el plano religioso y el fanatismo por una soñada “venganza”.

Redacción LeaNoticias.com

Contenido Relacionado