Ir a un hotel con tu novio: tips para primerizas - LeaNoticias.com

Ir a un hotel con tu novio: tips para primerizas

Aquí las opiniones están divididas: mientras que algunas mujeres piensan que ir a un motel con su novio (free, amigo con derecho, etc) puede ser una experiencia divertida y excitante, para otras puede que no les parezca así y prefieran tener sus encuentros íntimos en algún lugar que les resulte familiar como la casa de alguno de los dos, la de un amigo, etc.

consejos-para-primerizas-300x380

Ahora, un punto a aclarar es que las parejas que van a los hoteles no necesariamente lo hacen porque no tengan un lugar para hacer el amor con su pareja, sino que es justo dentro de este ambiente donde pueden echar a volar su imaginación y creatividad y comportarse como en ningún otro lugar lo harían. Hacer realidad sus fantasías, gritar sin limitarse a que alguien los escuche, quedarse un rato acostados con su pareja sin sentir esa presión de que “vaya a llegar alguien”, etc. Así lo reseña el portal web esmas.com

Ir a un hotel con tu pareja puede ser una experiencia placentera y divertida, así que si es la primera vez que lo harán, aquí hay algunos puntos que deben considerar al hacerlo:

Procuren ir lejos

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

No es que se estén escondiendo ni haciendo algo malo, pero definitivamente sería incómodo que alguien los viera entrar a lo lejos o peor aún: toparse con un conocido dentro del hotel. Por más que eviten ir en hora pico, el mundo es pequeño y no estaría padre que después los agarren de bajada con el tema. Entre más lejos puedan ir, más si es la primera vez, mejor.

Si llevan auto, mejor

Los moteles generalmente tienen villas cuyo precio es un poco más elevado porque tienen mayor privacidad. El asunto funciona así: llegas en auto y una persona está todo el tiempo en la entrada, ésta se encargará de cobrarte y de asignarte una villa. Cada una tiene estacionamiento privado, por lo que una vez que estacionas el coche, se baja una cortina eléctrica para que nadie vea que tu auto está allí. Dentro del estacionamiento están las escaleras que llevan a la habitación, por lo que tienes total privacidad.

Con las habitaciones funciona diferente: si vas en auto, lo acomodas en el estacionamiento y vas a la recepción a pedir un cuarto, como cualquier hotel. Si vas en taxi, bajas en la entrada y caminas al lobby. Aquí el inconveniente es que estás más “expuesta” a que alguien te vea, lo cual puede resultar incómodo, más si es la primera vez que vas a un motel, por lo que siempre es aconsejable llevar coche para una mayor privacidad. Ahora que si no hay de otra que llegar en taxi, lo mejor es que actúen con la mayor naturalidad posible.

Vale la pena invertir

Los precios de los moteles varían de acuerdo a la zona, calidad, horas permitidas para estar allí, limpieza, si tienen o no room service, etc. Pueden encontrar unos muy baratos pero siempre valdrá la pena invertir un poquito más de presupuesto en el lugar para que la experiencia sea memorable.

Mucho ojo

Hay leyendas urbanas sobre hoteles que graban a sus clientes. Esto no sabemos si es cierto o no, pero si notas cualquier cosa rara, por más mínima que sea, acércate y revisa bien qué es. Vale la pena interrumpir el momento de pasión a cambio de que ambos se queden tranquilos el resto del tiempo.

Lo mismo ocurre con las medidas de higiene del hotel: si sientes que algo está sucio o te da mala espina, puedes (y debes) pedir un cambio de habitación. Mejor hacerlo y ahorrarte una infección futura.

Libérate

Nadie te conoce, nadie te escucha. Éste es el momento para dejarte ser. Grita, atrévete, prueba, libérate; eso sí, cuidándote adecuadamente. En este punto recomendamos que vayan con todo el aditamento necesario porque aunque en la mayoría de los moteles venden preservativos, salen más caros.

No vayas predispuesta

A menos de que las ganas los estén consumiendo, es mejor dejar que las cosas se vayan dando en lugar de cerrar la puerta y abalanzarse encima del otro. Si es la primera vez que vas a un hotel, es preferible pensar que cualquier cosa puede pasar en lugar de ir programados a que “tiene que haber” sexo. Dense su tiempo y no corran.

En conclusión, si tomas las medidas necesarias, será una experiencia muy agradable para ti y tu chico. De allí pueden decidir dónde se sienten más cómodos haciéndolo. De eso se trata la sexualidad: de experimentar responsablemente hasta encontrar lo que más les gusta.

¿Alguna vez has ido a un motel con tu pareja?

Contenido Relacionado