Las cosas más insólitas que le suceden a los astronautas en el espacio (terribles algunas) - LeaNoticias.com

Las cosas más insólitas que le suceden a los astronautas en el espacio (terribles algunas)

Viajar al espacio es el sueño de muchos y el privilegio de pocos. Los aspirantes a astronautas pasan por años de entrenamiento físico e intelectual, para estar en condiciones de ir al espacio. A bordo de un transbordador o la Estación Espacial Internacional (EEI), las cosas más sencillas ocurren de forma diferente y, el cuerpo de los tripulantes pasa por cambios bastante extraños.

astronauta

Se vuelven más altos

Los tripulantes de la Estación Espacial Internacional, ganan un 3% más de estatura durante los seis meses que pasan en la nave. Ello se debe a la falta de fuerza de gravedad.

En un ambiente sin gravedad, la columna vertebral se expande sin frenos. Eso sí, pasar una temporada en la EEI no es remedio para la baja talla, ya que al cabo de unos meses en la Tierra regresan a su estatura normal.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Pérdida de masa muscular

Usamos los músculos del cuerpo para diferentes tareas, muchas de las cuales requieren fuerza para vencer la resistencia que provoca la gravedad. Si estás en el espacio, tus músculos trabajan menos y disminuye su masa.

Para evitar que los músculos se atrofien, los astronautas se ejercitan durante dos horas todos los días mientras están en orbita. Al volver a la Tierra, requerirán seguir un entrenamiento exhaustivo para recuperar un nivel óptimo de masa muscular.

Piernas flacas y rostros hinchados

Otro efecto de la falta de gravedad. El líquido abandona las extremidades inferiores y sube hasta la parte superior del cuerpo. Con el paso de las semanas, el liquido se vuelve a redistribuir lentamente, pero ese primer periodo en el espacio debe ser bastante desagradable.

Huesos frágiles

Por más que los astronautas se alimentan de forma balanceada, el estar en el espacio causa efectos dañinos a sus huesos.

Por cada mes que un astronauta pasa en el espacio, sus huesos pierden más del 1% de su densidad. Considerando que quienes habitan la Estación Espacial Internacional se quedan allí seis meses, la pérdida es bastante.

Para evitar mayores daños, la EEI está equipada con máquinas de ejercicios y sus tripulantes realizan una serie de rutinas para mantenerse saludables.

Falta de coordinación al caminar

Al llegar de vuelta tras su misión espacial, los astronautas tienen problemas para adecuarse a la gravedad de nuestro planeta.

Muchos simplemente pierden la coordinación la hora de caminar o realizar acciones normales, ya que encuentran una resistencia en el ambiente que no estuvo presente en los meses que pasaron en órbita.

Por suerte, todos estos cambios físicos de los viajes espaciales en los astronautas son temporales y, tras pasar una temporada en la Tierra, el cuerpo vuelve a la normalidad. Eso hasta su próxima misión espacial.

[Fuente: AN]

Contenido Relacionado