Errores que se comenten al estar nuevo en un empleo y cómo evitarlos - LeaNoticias.com

Errores que se comenten al estar nuevo en un empleo y cómo evitarlos

¿Quién no desea con ansias que llegue el primer empleo? El simple hecho de dar el primer paso, para convertirte en una persona independiente te llena de emoción y te genera expectativas. Sin embargo, la falta de experiencia y la emoción desmedida puede ocasionar que cometas equivocaciones que, en ocasiones, pueden llegar a costarte el puesto.

image

Conoce cuáles son los tropezones más comunes en el primer empleo:

Proponer cambios a la primera. Estamos de acuerdo que hoy en día, una de las cualidades más valoradas por las empresas para contratar a alguien es que éste sea una persona innovadora. Nadie dice que no lo seas, el asunto radica en que hay que saber en qué momento debes serlo.

Si en tu primer día de trabajo te presentas con tu jefe con una larga lista de sugerencias de aquellas cosas que crees debieran ser distintas, es muy probable que tu “esfuerzo” lo tomen a mal, ya que puedes dar la impresión de ser una persona arrogante y sobrada de sí mismo.

Lo mejor será que te des tiempo, conozcas y observes el ambiente y todo lo que te rodea. Con base en esto, podrás proponer ciertos aspectos de cambio cuando tengas la oportunidad precisa. Eso sí, tendrás que hacerlo de manera inteligente pues hay personas que no están muy acostumbradas a los cambios.

clip_image001

No seas el teléfono descompuesto. El “radiopasillo” existe y existirá en cualquier empresa. Es un mal del que hasta ahora, no se le ha podido encontrar remedio. El que te enteres de algún chisme de oficina no significa que te involucres en él, pues podrías verte inmiscuido en algún tema delicado que podría dejarte mal parado.

Si escuchas o eres parte de una conversación en donde se generen rumores o críticas, trata de escuchar y mantenerte neutral en el tema. Evita emitir opiniones, pues al ser el nuevo, podrías ganarte la fama de chismoso y fisgón.

clip_image002

Aparentar saberlo todo. El que estés recién egresado de la universidad no significa que seas la persona con mayor conocimiento de determinado tema o la más apta para determinado puesto. A nadie le gustará escuchar una y otra vez lo que sabes hacer a la perfección, en qué cosas eres muy bueno, que te consideras todo un experto en tal o cual cosa.

Aunque seas especialista en algo, demuéstralo con tu trabajo diario y sobretodo, si sabes que tus conocimientos frescos pueden aportarle algo bueno a la empresa, hazlo saber, después de haber estudiado y analizado la situación con calma.

clip_image003

Aislarse. No siempre es sencillo relacionarte con nuevas personas y menos si son de un ambiente para ti totalmente desconocido. Hay quienes se encierran en su burbuja y rechazan cualquier tipo de invitación con los compañeros, por el simple temor de no caerles bien o de que ellos no sean como tú lo esperas.

Si llevas a cabo este tipo de acciones, lo único que lograrás es aislarte y proyectar una imagen de ti errónea: la de una persona cerrada y poco accesible. Intégrate poco a poco a las actividades que más vayan contigo que sean organizadas por tu centro de trabajo. Esto hará que hagas buenas relaciones con otros que quizá, puedan ayudarte en tu labor diaria y con ello, ser un trabajador exitoso.

clip_image004

Generar problemas.  Ninguna organización está exenta de que al interior de ella, existan ciertas rencillas y rivalidades entre compañeros, lo cual hace bastante pesado cualquier ambiente de trabajo.

Al saber que eres nuevo, no faltará quien se acerque a ti para contarte su pleito con tal o cual persona; o quizá el bando contrario hará lo mismo, con la finalidad de que milites de lado de uno o del otro.

Como persona de recién ingreso a una institución, lo más recomendable es que te des tiempo para conocer y entender el por qué de esa situación y lo mejor será que veas la guerra alejado del frente de batalla.

clip_image005

Contenido Relacionado

Related Topics