Lipoabdominoplastia: una cirugía más allá de la estética - LeaNoticias.com

Lipoabdominoplastia: una cirugía más allá de la estética

No siempre se debe pensar que la cirugía plástica es la solución para resolver la inconformidad estética que una persona pueda tener con alguna parte de su cuerpo, pues hay casos en los cuales, este tipo de intervención resulta ser la única solución para corregir defectos que no son propios, sino producto de alguna situación.

image

Tal es el caso de la Lipoabdominoplastia, una de las últimas técnicas utilizadas en los quirófanos estéticos para acabar con el exceso de piel que queda a consecuencia de pérdidas importantes de peso, después de una cirugía bariátrica o producto de varios embarazos.

En qué consiste      

La Dra. Ana Mercedes Torrealba, cirujano plástico reconstructivo, estético y  maxilofacial del Servicio Médico Total, explica que la Lipoabdominoplastia es la combinación entre una liposucción del abdomen y una abdominoplastia o dermolipectomia. De esta forma, se mezclan las bondades de ambos procedimientos en una misma cirugía.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Con esta técnica se elimina el exceso de grasa, así como el tejido infra-umbilical sobrante, pero también se refuerza la musculatura del abdomen con el propósito de corregir los defectos abdominales como diástasis o separación de los músculos del abdomen, hernias o eventraciones y  la flacidez abdominal.

Esta cirugía permite un abordaje poco invasivo de las estructuras anatómicas, donde el médico puede utilizar la lipoaspiración al mismo tiempo que la abdominoplastia.

Ideal para…

La Lipoabdominoplastia se recomienda a todos los pacientes que presenten exceso cutáneo en la parte baja del abdomen, acumulación de tejido graso en el abdomen y cintura. Es importante que la persona este sana y con buenos niveles de hemoglobina.

En el caso particular de pacientes con pérdida de peso por cirugía Bariatrica, se recomienda esperar como mínimo un año, debido a que es necesario que la persona se estabilice en el peso y así poder determinar el grado de flacidez con el que quedará. Asi mismo, es muy importante el equilibrio metabólico y nutricional que debe tener el paciente al momento de planificar la cirugía correctiva.

También las mujeres que presenten exceso de piel y no deseen un nuevo embarazo, pero lo más recomendable es  esperar seis meses después del último parto, para someterse a esta intervención.

Solución a un problema de salud

De acuerdo con la Dra. Torrealba el 90% de los pacientes asisten a consulta por presentar flacidez acompañada de abundantes estrías en la parte baja del abdomen, generalmente posterior a embarazos y pérdidas masivas de peso.

También suelen estar acompañas de problemas como hernias umbilicales, diastasis de rectos (separación de la musculatura) o flacidez importante de la pared abdominal anterior.  “Obviamente cuando esta consulta viene acompañada de los últimos problemas, la catalogamos de inmediato como una cirugía a beneficio de la salud. Sin embargo, aquellas personas que sólo presentan exceso de piel limitada, generalmente se cataloga su cirugía como estética, sin evaluar el impacto psicológico que ha generado este cambio físico en su autoestima, sobre todo por ser un problema adquirido. Existen también otras condiciones indeseables como, hongos, hiperpigmentación y mal olor que pueden presentar las personas con flacidez importante de su piel y la única manera de solventarlas es eliminando el excedente de tejido”.

Esta intervención quirúrgica representa la única opción que permite corregir el exceso de piel colgante, ya que este tejido ha perdido por completo la capacidad de retracción y la solución es eliminar el excedente quirúrgicamente. Los tratamientos estéticos y el ejercicio pueden ser valederos sólo en aquellos casos  en los que la flacidez cutánea y muscular sea leve.

¿Cuestión de frivolidad?

Generalmente,  la cirugía plástica se ha asociado a un tema de frivolidad de aquellas personas que se someten a ellas para alcanzar ciertos estándares físicos impuestos por la sociedad. Sin embargo, al respecto la Dra. Torrealba acota que las cirugías estéticas se realizan con el objeto de corregir  “defectos”  físicos  de la persona que va a consultar con el especialista a fin de lograr acercarse a un modelo de belleza. “Pero, hay que tener claro que quienes se sienten bellos presentan mejor calidad de vida, mejoran su autoestima, tienen más seguridad en sí mismos y son más productivos. Por tanto, si los resultados influyen en mejorar estas áreas, no deberían considerarse frivolidades. Claro está sin caer en excesos, pues estaríamos enfrentándonos a otro tipo de problemas”.


El resultado final

En la mayoría de los casos, los resultados generales son  muy buenos, pero siempre hay que tener en cuenta que cada paciente es único y que existen características individuales como calidad de los tejidos, exceso de piel a resecar y áreas tratadas entre otros factores que permitirán mayor confort y satisfacción en cuanto a las expectativas y resultado  final.

La incisión se hace a nivel pélvico y generalmente es una cicatriz similar a la de una cesárea, pero un poco más larga, todo dependerá del grado de flacidez del paciente.

El post operatorio es bastante sencillo, pues casi siempre después de dos semanas de reposo la persona ya esta reintegrada al total de sus actividades cotidianas. Sólo deberá realizarse  diez sesiones de drenajes linfáticos aproximadamente y utilizar una faja por dos meses.

La importancia de sentirse bien

Evidentemente, dar solución a un problema que nos puede generar inconvenientes físicos se traduce en una buena salud, pero también debemos tener muy en cuenta que el hecho de sentirnos bien con nosotros mismos y por ende, tener una alta autoestima influye directamente en el aspecto psicológico de cada individuo, lo cual se refleja directamente en un cuerpo saludable.

 

Mariana Hernández

Contenido Relacionado

Related Topics