Lo más importante para los reclutadores al contratar a una persona en España - LeaNoticias.com

Lo más importante para los reclutadores al contratar a una persona en España

Los candidatos ideales existen y no tienen que ser tan perfectos como te imaginas —o como te exiges a ti mismo—. Hay algo en lo que todos los reclutadores coinciden: la presentación de tu currículum, tu perfil de LinkedIn y hasta los mensajes que envías, tienen que reflejar quién y qué tipo de candidato eres.

Business Insider

Hacer publicaciones a todas horas, solicitar todas las ofertas de empleo que te encuentras y recurrir a cualquier herramienta disponible para destacar tu perfil, puede no sólo ser contraproducente, sino también estar dañando tu imagen como profesional.

Lo más importante de un candidato para los reclutadores

De toda la lista, no puedes pasar por alto las palabras claves —que han de ir desde en tu encabezado de LinkedIn, hasta en tu currículum en papel—, que podrían descartarte como candidato en cuestión de segundos, de acuerdo con Daniel Pérez, director de negocio y reclutamiento especializado en el sector tecnológico y digital de Michael Page, y Aurora Pulido, coach de desarrollo profesional y estrategias de LinkedIn.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Ten cuidado con las publicaciones, pueden ser tus mayores aliadas o peores enemigas. Y, si vas a mandar un mensaje, que no quede tinta en el tintero, recomiendan Juan Merodio, CEO de TEKDI, Instituto de Talento y Profesionales Digitales, y Maria Eugenia Ballesteros Vexenat de Talent Finder.

Estas son las 13 claves que dan los reclutadores de talento a los candidatos proactivos.

Lo primero que miran los reclutadores: las keywords o palabras clave

Las keywords o palabras claves ya son tan esenciales en tu perfil de LinkedIn, como en tu currículum.

“Si hay ciertas palabras claves que buscamos en un candidato —porque la oferta lo requiere— y no aparecen en los primeros 30 segundos de visualización, probablemente lo descartes”, dice a Business Insider España Daniel Pérez, director de negocio y reclutamiento especializado en el sector tecnológico y digital de Michael Page, quien asegura que es lo primero que ve cuando recibe información de los candidatos.

“Siempre ten en cuenta las palabras clave, en el “Acerca de…” y el titular de tu perfil de LinkedIn. Tienen mucho peso”, insiste Aurora Pulido, coach de desarrollo profesional y estrategias de LinkedIn.

Al final, LinkedIn es un buscador y localiza los perfiles gracias a las propias indicaciones que los usuarios le dan.

“Puedes poner “director + el nombre de la empresa”, pero ese título no dice nada de tu sector. Además de las palabras claves, podrías complementar con la empresa en la que estás si es relevante”, recomienda Juan Merodio, CEO de TEKDI, Instituto de Talento y Profesionales Digitales.

La foto y el encabezado del perfil, son la portada de tu libro

Para Merodio, la foto de perfil de LinkedIn también vale más que mil palabras.

“Una de las primeras cosas en las que nos fijamos es en la foto de perfil de LinkedIn. Lo visual vende, y si una imagen es correcta y profesional, ya te llama una primera atención”, reconoce.

La imagen ha de adaptarse al entorno profesional, no vale poner una foto como la que podrías utilizar en otras redes sociales, como Instagram, ejemplifica.

Las fotos con la etiqueta Open To Work no son lo que parecen

La etiqueta Open To Work —abierto al trabajo, o a nuevas oportunidades de trabajo— en LinkedIn se popularizó con la intención de destacar los perfiles que están en búsqueda activa de empleo.

Sin embargo, no todos los reclutadores lo ven de esa manera, aunque la aplicación lo incorporase con buenas intenciones.

En consonancia con Pulido, Merodio destaca que las imágenes Open To Work podrían alejar a los reclutadores de talentos.

“Muchas veces buscas de manera proactiva, pero en algunos casos puede dar la sensación de que hay cierta desesperación en la búsqueda de empleo. Esto no es positivo, porque a la hora de negociar con la persona que va a ser contratada, le pone en una situación de algo más de debilidad”, explica.

Un buen encabezado en LinkedIn te representa como profesional

“Tienes que tener un muy buen perfil y tener un buen encabezado que te represente como profesional, antes de ponerte a escribir contenidos. Eso es lo que más va a estar trabajando por ti, con el algoritmo y el SEO, que te ayuda a que posiciones mejor en las búsquedas”, destaca Pulido.

En la descripción, una idea general de quién eres y tu historia

Que tu foto de perfil y tu encabezado sean la portada de tu libro, no significa que tu descripción cargue con todo el cuerpo de la obra —tampoco ser una sinopsis de lo que se verá a continuación—.

“No tienes que volver a repetir lo que ya está debajo [en los puestos de trabajo que hayas añadido]”, ejemplifica a Business Insider España, la coach en desarrollo profesional, “Cuéntame tu historia”.

En ella, podrías aprovechar técnicas de storytelling, donde destaques con apartados, guiones o emoticonos lo que has ido haciendo a lo largo de tu carrera o formación.

Merodio coincide: “El resumen es un elevator pitch, donde tienes 20 segundos para captar la atención de esa persona. Tu foto y tu título ya le ha llamado la atención. Lo siguiente es tu resumen. Si te excedes, no se lo van a leer. Y si es muy corto, es muy pobre”.

El experto recomienda entre 3 y 4 párrafos máximo, donde destaques lo más relevante con técnicas de storytelling.

Asimismo, Pulido sugiere que siempre añadas una llamada de atención: “estoy interesada en…” o “escríbeme un email a…”, por ejemplo.

“Si son párrafos muy largos, no los van a leer. Y siempre incluye una call to action. Dale permiso a la persona que está viendo tu perfil para ponerse en contacto contigo”.

Escribe tu estrategia

“Una vez tienes tu perfil, puedes dedicarte a crear contenido —o no—”, puntualiza la experta en estrategia en LinkedIn.

Crear contenido no significa que vayas a encontrar trabajo antes, ni mejor empleo. Es interesante, pero no es esencial, según Pulido.

Estas deben estar siempre orientadas a tu público objetivo y ser congruentes con tu perfil, algo con lo que coincide Ballesteros.

Los perfiles profesionales más demandados para este 2021 esar%A�n marcados por la pandemia: enfermeros, abogados laboristas o directores de logística

“Es una red social y cada uno es libre de gestionar sus posts, pero recomendaría no entrar en temas políticos, polémicas o publicaciones fuera del ámbito laboral. Es importante recordar que es una red social laboral”, insiste.

Mientras, el CEO de TEKDI cree que en las publicaciones y, sobre todo, la frecuencia con la que actualizas tu perfil, podría estar la clave de tu difusión.

“Al tener un perfil activo, vas a estar más visible en más sitios. Por lo tanto, te van a poder encontrar más. Vas a dar la sensación de estar preocupado por tu LinkedIn —da muy mala imagen cuando encuentras a un candidato y te das cuenta de que hace mucho no actualiza su perfil—”, destaca a Business Insider España.

El experto en marketing y transformación digital cree que los usuarios deberían dedicar unos 5 minutos diarios a actualizar su perfil, interactuar y hacer publicaciones.

“LinkedIn es una herramienta que hay que utilizar todos los días, no sólo cuando te hace falta y esperas que aparezca de repente un trabajo”.

Los hashtags en las publicaciones tienen sus pros y sus contras

Los hashtags te ayudan a hacer mayor engagement del contenido que publicas, ya sea una oferta de trabajo o un contenido especializado, explica el experto de Michael Page.

Pero, como destacan Pulido y Merodio, la gente no suele utilizarlos con frecuencia.

“De hecho, cuando buscas #empleo en LinkedIn, no te salen ofertas de empleo, te salen comentarios o publicaciones”, dice el CEO de TEKDI.

“En LinkedIn, te permiten tener una mayor cantidad de visualizaciones y también llegar a conectar con un sector al que probablemente no llegarías sin ellos”, puntualiza Pérez, especializado en el sector tecnológico y digital.

De #UnGobiernoContigo a #FelizSábado: los hashtags de Pablo Iglesias, su conexión con Santiago Abascal y lo que dice Twitter sobre el político con más seguidores de España

Pero advierte que hay que tener en cuenta 3 factores claves:

  • No todas las horas del día funcionan igual y los primeros minutos de una publicación son primordiales.
  • Ayuda mucho que el contenido lleve una imagen o un vídeo y un texto claro y conciso.
  • Y que los hashtags que emplees sean del momento.

“Nos apoyamos en los hashtags que están usándose en ese momento. Publicamos ofertas de trabajo que van asociados al momento del mercado o el propio mundo. El COVID es un claro ejemplo. Empezaron a buscarse muchos más profesionales del mundo sanitario y un hashtag relacionado, ayudaría a encontrarlos”, ejemplifica.

Los mensajes privados a los reclutadores, una buena iniciativa, pero con cierto riesgo

Una interacción tan directa, como un mensaje privado con el reclutador, podría ser un auténtico éxito o un absoluto fracaso.

“Es injusto”, reconoce Pérez de Michael Page, “Hay que ser valiente para tomar la iniciativa. Pero tienes que ser muy cuidadoso con el mensaje. Cuando alguien escribe, parte con la desventaja de parecer desesperado o fuera de lugar. Tienes que encontrar la forma de diferenciarte entre el que te necesita urgentemente y el ser el candidato ideal”, destaca.

Según Pulido, la mayoría de la gente utiliza los mensajes privados de una manera reactiva.

“Es como: necesito algo de ti, he echado en esta oferta de trabajo y te bombardeo a mensajes, aunque jamás en la vida he estado en contacto contigo. Ese es el problema. Cuando se hace así, tiene el efecto contrario”, aclara la experta, que recomienda utilizar los mensajes de LinkedIn para hacer networking, entablar una conversación antes de que haya un puesto.

“Si yo sé qué puesto quiero, cuáles son mis empresas y objetivos, tienes que ponerte de manera proactiva a conectar con esa gente, no esperar a que haya un puesto abierto”.

En esta misma línea, tanto Pulido como Merodio, recomiendan ir un paso más allá: añade una propuesta de cambio o valor para la empresa o añade un vídeo personalizado, respectivamente.

“Busca ser creativo, no mandes el típico mensaje. Si quieres mandar un mensaje, hazle un vídeo corto, de un minuto, donde te presentas y citas incluso su nombre para que se vea que es personalizado. Esto es un juego de atención, que es lo que quieres conseguir”, dice el ejecutivo.

Sin embargo, Ballesteros cree que son esenciales para el trabajo de reclutamiento, ya que muchos candidatos no comparten sus datos de contacto (teléfono o email) en redes sociales.

Si quieres distinguirte del resto de los candidatos: añade valor a tu presentación

“Siempre les recomiendo a mis clientes que añadan un extra, un documento. No tiene que ser nada súperelaborado, puede ser sólo una página con lo que harían en los primeros 30 días del puesto”, dice Pulido.

Esto demuestra que estás más que preparado para afrontarlo y trabajar ahí. Según Pulido, cuanto menos, mirarán tu solicitud.

Por último, destaca: “Si quieres diferenciarte del resto de candidatos, cómo mínimo ten tu perfil completo. Eso dice mucho de ti. Además, LinkedIn es un documento vivo, te da la opción de añadir cosas, darle personalidad”.

No olvides que, aunque el algoritmo te ayuda a posicionarte, es un humano el que va a leer tu perfil y el que va a decidir si te llama o no.

No optes a cualquier puesto, los reclutadores podrían tener acceso a las ofertas a las que aplicas

En el caso de Pérez, que dispone tanto de la herramienta de reclutamiento de LinkedIn, como de la propia base de datos de Michael Page, el historial de los candidatos es un espejo de la persona.

“Tenemos un histórico de las aplicaciones de los candidatos. Si alguien aplica a todo de forma indiscriminada, sin ningún tipo de relación con su perfil profesional, lo primero que transmite es que puede estar en una situación desesperada, pero también afecta a su credibilidad”.

Las soft skills ya son la norma

Si no has escuchado hablar nunca de las soft skills o habilidades blandas, llegas casi tarde.

Estas hacen referencia a las habilidades sociales de los empleados y su capacidad para buscar soluciones, tratar con otros compañeros, jefes o subordinados, y retener el talento en la empresa, según Pérez.

6 consejos para evaluar correctamente las habilidades sociales de un candidato en una entrevista de trabajo

“Llevo 13 años haciendo selección de personal y para mí, el mejor candidato es el que cuando hablas con él, en los 5 primeros minutos puedes ver muchas de las soft skills que tiene”, reconoce el directivo de Michael Page.

El currículum es el espejo del candidato

Sí, los reclutadores siguen examinando con lupa lo que tu currículum dice de ti. Cómo lo organizas, qué destaca, cuánta información das y, cómo no, qué errores cometes.

“Un falta de ortografía es inadmisible, y aún las veo. Siempre se dice que la cara es el espejo del alma, y yo creo que el currículum es el del candidato. Un reclutador ve un currículum, y sabe qué persona está detrás de él”, asegura el experto.

Las entrevistas de trabajo online son exactamente iguales que las presenciales

Teniendo en cuenta que existen altas probabilidades de que tengas que teletrabajar, has de estar igual o más impoluto que lo que estarías en una entrevista presencial.

“El que no se pone impoluto para una entrevista vía online… primer error. Sólo ha cambiado el formato, no ha cambiado nada más”, insiste Pérez, que estudia pedirles a sus candidatos que se pongan de pie durante la entrevista.

“¿Cuántos pijamas veríamos? Eso es: me baso en la ley del mínimo esfuerzo”.

Contenido Relacionado