Opinión: “Métete con el santo pero con la limosna no”, por Eduardo López - LeaNoticias.com

Opinión: “Métete con el santo pero con la limosna no”, por Eduardo López

Es lugar común de los “opinadores” de oficio hoy en esta mañana de mayo en Venezuela decir que los constantes cambios no permiten bien opinar, dicen: “Es que cuando lo piensas lo escribes, y desde la misma computadora lo envías, el redactor por la confianza que te tiene por años, edita el corto artículo inmediatamente, lo lee cuando el mundo conectado a la red lo puede leer, pero ya es un periódico de ayer,… los hechos han cambiado”. Los cambios son violentos, apresurados e impredecibles, y urgentes, dicen…

dinero-venezuela-politica-opinion

Pero la cuestión no es así, es todo lo contrario. No hay cambios. Nos encontramos ante una realidad que se repite por luengos años, no sólo es de monótona tristeza, se repite de manera cierta e inconsulta. Opresiva. Desde las últimas dos décadas Venezuela está marcada por sólo una forma de gobernar, sin perspectivas remotas de cambio, el chavismo, que tiene a la corrupción, la demagogia y la ineficiencia como banderas. El país hizo las diligencias necesarias para cambiar el actual estado de cosas el 6D, de nuevo fue engañado. Se repite la monótona tristeza. El Parlamento elegido ha hecho las gestiones suficientes para que Maduro siga gobernando, y que estas actuaciones parezcan para la gente como que están haciendo todo lo que está a sus alcances para salir del Apártida. No hay cambios. Es un carnaval de demagogia que tiene como carroza principal a la Escuela Gatopardiana: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

Las salidas, -pacíficas y constitucionales-, que presenta el estado de Derecho, que no pasan por el Guaire del TSJ, no han querido leerlas y/o aplicarlas la AN. Si acaso el Poseso no lo oyera, como es de esperarse, está el recurso de la calle –que la tenemos- y el de la opinión internacional, -que no la tenemos toda pero es ganable. Pero, métete con el santo pero con la limosna no. Arriesgarse a concluir esto de nuestros honorables diputados es obligado cuando estas soluciones evidentes no las leen: o es porque son unos tontos que no saben leer, o es que están comprados, una de dos, y sabemos que tontos no son. La solución primera es que declaren la nulidad del acto administrativo mediante el cual juramentaron al presidente, por no cumplir con el requisito de ser venezolano por nacimiento, la carga de la prueba es de Maduro, quien debe probar que es venezolano con la presentación de la partida de nacimiento que lo acredite como tal.

De presentarse con una partida válida, cuestión que es probable porque la MUD no ha querido –puede pero no quiere- hacer revisar en horas con sus partidarios todos los registros municipales del país en los años de la posible presentación. En este figurado caso, en el que presente el documento indubitable, la AN tiene probada la nacionalidad de la madre, que es colombiana, y que de acuerdo con la ley del vecino país, el hijo de colombiano es colombiano por nacimiento sin importar la tierra donde haya nacido, por derecho. Y se sabe que el colombiano que usurpa las funciones de presidente en el país no ha renunciado a esta nacionalidad, diligencia que previamente debió realizar para ser candidato. Pero este desconocimiento, la declaración de nulidad del acto administrativo de juramentación, no lo ha realizado la AN para no meterse con la limosna de los petrodólares. La otra solución, la segunda que no pasa tampoco por el Cabriales del TSJ, la leyeron con un año de retraso, la de la Ausencia Absoluta, la decidieron el 9 de enero de 2017, y la olvidaron. No dejen de leer el tamaño de la compra de los diputados de la Oposición en sus declaraciones hoy, que es leer el carácter que tiene este escrito, ¿es verdad o mentira? Vean que los susodichos hablan de validación de los partidos, puntos de concentración, destitución de magistrados, la declaración del hijo de papá, elecciones regionales, aumento de salario y otras varias sandeces, -para no decir la grosería.

Pero no se meten con la limosna, no dicen nada de la Ausencia Absoluta probada y aprobada. La solución de la Ausencia Absoluta no requiere interpretación, la mayoría simple de la AN lo declara y ya. “Una solución como esta, similar a la de Brasil, típica de un régimen parlamentario no existe en Venezuela”, pueden decirlo en coro los diez millones de chavistas que dijo el poseso que tenía asegurado, opinión que se les respeta como eso, sólo eso, una simple opinión. La opinión cuando no se cuenta en unos comicios electorales, son sólo palabras, que el político oye o no, dependiendo del plan electoral que tenga para con ese grupo de opinión, enfrentarlos o enamorarlos. Estas mismas palabras puede respaldarla el presidente con una cadena que dure hasta el 28 de diciembre, pero serán vacías palabras.

Puede el TSJ hacer una sentencia que diga que Maduro está presente, y serán huecas palabras. La competencia para declarar la Ausencia Absoluta es de la Asamblea Nacional, sin controles judiciales. Pero para los diputados de la MUD tiene un defecto, puede sacar a Maduro del poder, lo que parece aleja algunos pezones de la vaca Pedevesa.

Las declaraciones de los diputados –individuales- ratifican nuestra tesis, ¿o no? Tú eres el Juez pana lector. Pero la AN oficialmente se manifiesta hoy con idéntico sentido de confesión: “Hoy la Asamblea Nacional marcó la ruta para restituir la Democracia, exigiendo: 1) Restituir el derecho al voto con un CNE imparcial, participación de líderes presos o inhabilitados y con observación internacional. 2) Activar mecanismos que permite la Constitución la celebración de una elección presidencial en 2017. 3) Fijar cronograma electoral que garantice en 2017 las elecciones regionales y municipales. 4) Activación de canal humanitario para atender las necesidades de…” Se resumen las cuatros peticiones en cuatro palabras: Voto, elecciones, elecciones y canal humanitario. Pero a Maduro no lo tocan ni con el pétalo de una declaración…

La conclusión: parece que no tiene Venezuela Gobierno ni Oposición que brinde una esperanza para salir de la crisis. Pero esperanzas sí hay: Un grupo que sólo conozco en forma virtual, por estas calles de las redes, es una luciérnaga en el camino: ”GRAN ALIANZA NACIONAL (GANA) liderizada por el Dr. Enrique Aristigueta Gramko (Figura por demás emblemática por formar parte de la junta de transición de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez-democracia)… proponen “Organizar un gran movimiento nacional, con apoyo del sector institucional de las Fuerzas Armadas, que haga valer el acuerdo de la Asamblea Nacional, de fecha 9 de enero de 2017, mediante el cual se destituyó a Nicolás Maduro de la presidencia.” Cita textual de escrito que me envía Luis Balo Farías. No conozco a nadie de este Grupo GANA, ¿algún amigo que me los presente? Gracias pana… Sin querer la despedida rimó como para un eslogan, gana pana, vaya mi primer aporte para el grupo…

Ahora sí, me despido a la llanera… Una cosa piensa el burro y otra quien arriba lo arrea, quisiera bien terminar con este refrán, pero no bórralo, el burro de la MUD es dominado por el bozal de los petrodólares…

Diputados, les notifico, tienen el legítimo derecho de defenderse: controvertir los hechos ocurridos pero con una actuación diferente, sin peroratas. Con el cambio. Esperamos en esta orillita izquierda del río Guárico.

Escrito por: Eduardo López Sandoval / [email protected]

Contenido Relacionado