Nuestra Óptica: “De cuál paz habla Maduro”, por @Lodicetodo

Gerónimo Figueroa FigueraAlgunas personas hablan mucha paja, pero son incapaces o no les da gana de mirarse en su propio espejo. Este es el caso del presidente Nicolás Maduro, al formar toda una alharaca tratando de justificar los asesinatos cometidos por el dictador de Siria, Bashar al-Assad, quien sin ninguna contemplación durante dos años ha bombardeado a barrios enteros para aplacar las protestas de los ciudadanos que exigen democracia y libertad. Este señor el 21 de agosto de agosto, utilizó armas químicas que están consideradas como nucleares y con ellas asesinó en menos de diez minutos a 1300 personas, en su mayoría niños, al fallarles el oxígeno para respirar.

Mientras Maduro se da golpes de pecho hablando de paz en UNASUR, MERCOSUR y la ALBA, además le envía una carta al presidente de los Estados Unidos de América, pidiéndole que no ataque militarmente a las instalaciones donde el asesino y dictador de Siria, Bashar al-Assad, en Venezuela mueran dos personas cada media hora producto de la violencia sembrada por un discurso de odio y que esta llamada revolución bolivariana ha sido incapaz o no le ha dado la gana de combatir, sino que al contrario, pareciera que hace pactos con los paramilitares venezolanos como política de estado.

Maduro pide a Obama que no ataque al pueblo de Siria, como si las 100 mil personas que han muerto por los bombardeos ordenados por el asesino de Siria, Bashar al-Assad, incluyendo los niños atacados con armas químicas, no formaran parte del pueblo, sino que para Maduro el pueblo de Siria es el dictador y los almacenes repletos de armas químicas. No somos guerreristas si no amantes de la paz, pero no se puede tolerar ni alcahuetear por razones ideológicas, el asesinato en masas de un pueblo que lo único que pide es democracia y libertad.

Mientras Maduro habla de paz para Siria, en Venezuela a los presos políticos le violan los derechos humanos y los juicios son dirigidos por jueces que solo responden a la orden impartida desde el poder en Miraflores. El Comisario General de la respetada Policía Técnica Judicial, eliminada por el régimen chavista, es un preso político que en once años de prisión solo ha recibido luz solar durante 15 horas, lo cual le ha ocasionado osteoporosis que le ha fracturado los huesos y está a punto de quedar dependiendo de una silla de ruedas. Igualmente otras enfermedades donde no ha recibido atención médica a tiempo que lo están matando lentamente en un calabozo de 3X3 en el DIBISE, antigua policía política DISIP.

Mientras Maduro habla de Paz, y pide que no ataquen al pueblo Sirio, cuando la verdad es que defiende al dictador y asesino Bashar al-Assad; por todo el mundo mas de dos millones de venezolanos que tuvieron que abandonar el país por pensar distinto al régimen, otros se fueron buscando seguridad personal y muchos salieron buscando oportunidades de trabajo para darle una mejor calidad de vida a familiares, que el gobierno venezolano, a pesar de la inmensa fortuna que ha manejado por la renta petrolera en los últimos 15 años y que alcanza a mas de mil millones de millones de dólares.

Mientras Maduro demagógicamente habla de paz en el mundo y pide que no ataquen los depósitos de armas químicas con las el asesino y dictador de Siria masacra al pueblo, los venezolanos, especialmente los mas pobres, deben hacer largas colas de hasta 24 horas para comprar un pollo, un kilo de carne, una lata de leche de medio kilo para alimentar a los niños o un rollo de papel toalé.

Cuando no hay seguridad personal, no se consigue alimentos, las carreteas ni los hospitales funcionan, los mas pobres no tiene viviendas dignas y se vive en la oscurana por falta de electricidad, la gente no puede vivir en paz y es así como vivimos los venezolanos.

 @Lodicetodo / Gerónimo Figueroa Figuera.

Contenido Relacionado