Nuestra óptica: “La ridiculez como política de Estado”, por @lodicetodo

Geronimo-Figueroa @lodicetodoCuando el presidente Nicolás Maduro anunció en cadena nacional de radio y televisión la suspensión de visas y prohibición de entrada al país de algunos personajes importantes de los Estados Unidos de Norte América, entre los que se encuentran senadores que han denunciado la violación de los derechos Humanos en el país y el expresidente George W Bush, con el propósito de esconder los problemas de inseguridad, escasez de productos alimenticios y de otros rubros, alto costo de la vida y la inflación mas alta del mundo, entre otros, es hacer de la ridiculez una política de estado y el hazme reír de Venezuela en el exterior.

Y que ahora los gringos que quieran venir a Venezuela tendrán que pagar los costos del visado como cualquier otra persona del mundo, aunque es una medida soberana de cualquier país cobrar esos costos, y Venezuela no es la excepción, no es tampoco para pegar gritos a todo pulmón frente a una turba de fanáticos radicales para recibir algunos aplausos que solo duran segundos, pero que en nada contribuyen a la eliminación de las largas colas que debe hacer la gente para comprar alimentos, medicinas y papel toiltte, entre otros. Ni para que aparezcan las baterías y repuestos para los miles de vehículos que están paralizados.

En primer lugar los personajes gringos de alto rango nunca han estado interesado en visitar a Venezuela, y cuando oyeron de boca del presidente Maduro que se les prohibía la entrada a nuestro país, lo primero que hicieron fue soltar carcajadas de risas y al mismo tiempo decir que era un honor para ellos que un gobierno como el de Maduro los sancionara de esa forma, ratificando que no estaban interesados en disfrutar de un domingo campestre con sancocho y parrillada en las riveras del rio Guaire, ni tampoco estar interesados en formar parte de las estadísticas rojas de sangre que produce la inseguridad.

En segundo lugar, según las estadísticas sobre los destinos en Latinoamérica que prefieren los turistas norteamericanos para ir de vacaciones están México, Perú y Brasil como los mas preferidos para visitar y turistear. Los turistas gringos en su estadía gastan millones de dólares al año, los cuales ayudan a fortalecer la economía de esos países y a generar miles de puestos de trabajo.

Mientras el gobierno cubano de Raúl Castro, con el consentimiento de su hermano Fidel, hace esfuerzos para mejorar las relaciones con los Estados Unidos para ampliar el comercio entre los países, donde la mejor parte de la tajada la tendría Cuba por la instalación de muchas empresas e industrias gringas en la isla que generarían miles de empleos para los locales y la visita de por lo menos dos millones de turistas norteamericanos al año que gastarían miles de millones de dólares, el presidente Maduro con el libreto del antiimperialismo trasnochado, hace todo lo contrario y aleja la posibilidad para que a Venezuela entren dólares diferentes a los del petróleo, que tanta falta hacen para nuestra economía.

Cuando el 17 de diciembre de 2014, el dictador Raúl Castro y el presidente Barack Obama, anunciaron de manera simultánea la reanudación de las relaciones entre los dos países, muchos quedaron con la boca abierta, al saber que se estaba logrando algo que era casi imposible. Por cierto, uno de los mas sorprendido fue el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien a pesar de no dar un paso en materia internacional sin consultar con los dictadores de la Cuba, a quien no solo lo dejaron por fuera como la guayabera, sino que se enteró igual que el resto del mundo, cuando Raúl y Obama hicieron el anuncio por televisión. Maduro como buen obediente de los Castro, en ese momento alabó a regañadientes el acuerdo.

Como dicen en criollo, mapurite sabe a quién pea.

Por Gerónimo Figueroa Figuera

Contenido Relacionado