Obama y el emir de Qatar tratan de limar diferencias sobre la lucha contra los yihadistas

A pesar de ser aliados, la relación entre Estados Unidos y Qatar no pasa por su mejor momento. El surgimiento del Estado Islámico y la guerra contra el yihadismo ha creado tensiones entre ambos países, a pesar de que Qatar forma parte de la coalición internacional que combate la hoy principal fuerza desestabilizadora en Oriente Medio. El presidente estadounidenses, Barack Obama, y el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al Zani, expresaron ayer el deseo de acentuar la colaboración mutua durante una entrevista en la Casa Blanca.

obama-qatar--644x362

«Tenemos una fuerte relación en materia de seguridad, en la que somos socios en una variedad de iniciativas. Qatar es una fuerte socio en nuestra coalición para diezmar y finalmente destruir al Estado Islámico», dijo Obama a la prensa, en compañía del emir.

Esas palabras pasaban por alto el desencuentro de los últimos días. La semana pasada Qatar llamó a su embajador en El Cairo a raíz de los ataques llevados a cabo por Egipto en Libia contra un grupo que se dice formar parte del Estado Islámico. Las reservas de Qatar en relación a esos ataques fueron contestados por Egipto con acusaciones a Doha de apoyar el «terrorismo» en Libia, lo que motivó la protesta de Qatar. Washington ha defendido la acción de Egipto.

El episodio ha hecho que una vez más se vea internacionalmente a Qatar como un actor tibio ante el yihadismo, por más que ese país asegura que solo está apoyando a grupos islámicos moderados y que lo está haciendo en coordinación con la CIA y otras agencias occidentales de inteligencia. En esa imagen extremista, en cualquier caso, es en la que insisten muchos de los republicanos del Congreso, que ayer censuraron que Obama haya querido entrevistarse con el jeque en la Casa Blanca mientras rechaza recibir la próxima semana al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Este hablará el 3 de marzo ante el Congreso, invitado por los republicanos, pero Obama ha preferido no reunirse con él dado que Israel está en plena campaña electoral.

Tamim bin Hamad al Zani valoró que el presidente estadounidense le expresara su «compromiso» para intentar que haya avances en el proceso de paz entre israelíes y palestinos. Qatar es cada vez más parte de ese proceso al presentarse en ocasiones como mediador del grupo palestino Hamás, cuyo líder, Khaled Meshaal, reside en territorio qatarí.

Por otro lado, Obama puso al corriente a su invitado sobre las últimas novedades en relación a las negociaciones con Irán sobre energía nuclear. La Casa Blanca admite que se han producido algunos avances.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado