¿Personas que no tienen sentimientos? Conoce la “alexitimia”

Seguramente conoces a una persona que jura no tener sentimientos, has visto cómo desecha relaciones personales sin ningún problema y simplemente no comprende cómo es que los sentimientos pueden ser prioridad para algunos, quizá eres tú quien alguna vez ha creído que es incapaz de sentir algo. [Fuente]

personas sin emociones

La alexitimia es el padecimiento de las personas que son incapaces de sentir emociones, afecta a 1 de cada 7 personas. La palabra “alexitimia” es un compuesto de las raíces griegas a, lexis y zümós (negación, palabra y emoción, respectivamente), lo que en términos gramaticales vendría a ser como la “incapacidad para leer o expresar emociones o sentimientos”.

Dicho mal afecta a 1 de cada 7 personas. La palabra “alexitimia” es un compuesto de las raíces griegas a, lexis y zümós (negación, palabra y emoción, respectivamente), lo que en términos gramaticales vendría a ser como la “incapacidad para leer o expresar emociones o sentimientos”.

La alexitimia fue descrita por primera vez en 1972, y originalmente se pensó que estaba definida por esta deficiencia lingüística. Los científicos sostenían que podría existir una falla comunicacional entre los dos hemisferios cerebrales, que impedía que las señales emocionales (del lado derecho) alcanzasen las zonas del lenguaje (del lado izquierdo). Se necesita la transferencia emocional para decir lo que se siente.

Pero lo que cada vez es más claro es que existen muchos tipos de alexitimia. En unos casos la persona no puede expresar sus emociones, pero en otros no es consciente de tenerlas. Es decir, las tiene pero su cerebro no las reconoce. Al no reconocerlas no puede identificarlas y, por lo tanto, no las siente y no las manifiesta.

Richard Lane, de la Universidad de Arizona, explica este daño neuronal con una imagen bastante gráfica: compara la alexitimia con lo que le sucede a quienes han quedado ciegos tras sufrir daños en la corteza visual. Estos aunque tienen ojos sanos, no pueden ver.

Esta enfermedad parece estar asociada a otras, como la esquizofrenia o trastornos alimentarios. Y al autismo, como mencionamos al inicio del artículo, pero sólo los que presentan dificultades sociales. También parece frecuente en quienes han sufrido abusos en la infancia, donde las emociones han quedado reprimidas.

Contenido Relacionado