Piérdele el miedo a las ollas y anímate a cocinar

Cambiar el pensamiento “que fastidio, tengo que cocinar”, a “qué rico, qué vamos a preparar hoy”, es la meta que la Chef Doreen Colondres se ha trazado para intentar que las personas recuperen la costumbre de compartir la mesa en familia.

Couple cooking dinner while drinking red wine

“Tenemos que cambiar la forma de ver la cocina, recuperar la tradición que perdimos de disfrutar el momento de cocinar e incluso de ir a la mesa, porque las familias hoy en día compran todo congelado o procesado, y no solo que no cocinan sino que sientan a sus hijos frente al televisor a la hora de comer”, señala la cocinera puertorriqueña, autora, editora de cocina y vinos y presentadora internacional de televisión.

Y en su nuevo libro, La Cocina no Muerde , además de más de 100 recetas, resultado de un recorrido por las mesas latinoamericanas, Colondres ofrece sus consejos y sugerencias para que le perdamos el miedo a las ollas y sartenes, y hagamos del cocinar un hábito divertido.

De la obligación al placer

La idea es que te enamores de la cocina, ya que para Doreen Colondres “cocinar es mucho más que preparar un platillo, es amar, crear, descubrir, compartir, continuar la tradición y seguir una herencia”. Su receta para que ocurra ese enamoramiento, al momento de prepara alguna receta, es:

Ambienta tu cocina. No importa lo pequeña o humilde que sea, hazla acogedora y cómoda, y procura sentirte bien en ella.

Pon tu música preferida. Te va a ayudar a relajarte y a olvidarte del trabajo y otras ocupaciones.

Sírvete una bebida. Una que te guste mucho, bien sea un café, un jugo o un vino, y tómala mientras cocinas.

Organízate bien . Prepara un menú, planea durante el fin de semana, bien sea que vivas solo o tengas familia. Haz tus compras en base al menú, sabiendo cómo es tu agenda de la semana. Si quieres por ejemplo hacer un salteado, el día antes puedes picar algunas cosas, para que cuando llegues del trabajo sea sólo cuestión de juntar todos los ingredientes, sazonarlos y listo. Si vas a cocinar algo en el horno, puedes dejar todo marinado y cortado desde el día anterior.

Intenta cocinar un ingrediente nuevo. Somos privilegiados de vivir en un país donde se consigue de todo. Ve al mercado y busca ingredientes de diferentes países, y cada semana introduce uno nuevo en tu cocina.

Tus mejores aliados

La chef Colondres, quien conduce segmentos de cocina en Despierta América, entre muchas otras apariciones en televisión, dedicó uno de los capítulos de La Cocina no Muerde a educar sobre los utensilios básicos que facilitan la tarea de cocinar, y por ende, ayuda a que las personas le pierdan el miedo.

Para ella, cinco de las herramientas que todo principiante debe tener en casa son:

Un buen cuchillo: olvídate de esos juegos que sirven sólo para decorar. Necesitas un chef knife de 8”, y otro para cortar ingredientes más pequeños, conocido como paring knife o cuchillo de pelar de 3”. Deben ser de acero inoxidable y de un peso cómodo para tu mano, que te permita maniobrar fácilmente.

Un buen picador: debe ser ligero, cómodo y seguro. Que sea de un material no poroso, que no absorba olores ni manchas. Lo ideal es tener uno para las carnes y otro para los vegetales, para evitar la contaminación cruzada de alimentos.

Una licuadora: puede ser una de las pequeñas, que son más económicas y prácticas.

Un termómetro digital: será tu secreto para comer todo en su punto, jugoso, nunca seco ni demasiado cocinado.

Buenas ollas y sartenes: una de las cosas más importantes de las ollas y sartenes es la capacidad de transmitir el calor, por lo que cocinamos más rápido si son de mayor calidad. Pueden ser de hierro, acero inoxidable o titanio.

Que se enamoren tus hijos

“En vez de jugar a las muñecas yo jugaba con las ollas, y les ponía tierra y ramas, porque yo veía que eso era lo que hacía mi abuela”, recuerda sobre sus inicios en la cocina la chef Doreen Colondres, asegurando que nunca es muy temprano para inculcar el amor por los ingredientes a los niños.

“Mi sobrino tiene dos años y se sabe los nombres de las frutas y los vegetales. Lo sentamos al lado de la cocina para que vaya aprendiendo mientras mi hermana o yo cocinamos”, relata sobre su propia familia. “Desde los dos años puede comenzar la educación para que los niños se identifiquen con los ingredientes, y desde los cuatro ellos pueden tener ya cierta libertad en la cocina”.

Sus consejos básicos para que los pequeños de la casa participen en la preparación de los alimentos son:

Hazlo entretenido para ellos. Crea un ambiente en el que los niños se sientan “como dueños y señores”. Que tengan su propia estación, su propio rinconcito en la cocina, sus propios utensilios, que sientan cierta independencia. Eso los ayudará a crear y sentirse más seguros.

Que se sientan útiles. “Yo por ejemplo con mis sobrinos y los hijos de mis amigas he probado que cuando estoy cortando vegetales o frutas, les pido que le quiten las semillas, las hojitas. Si un amiguito de ellos cumple años, en vez de comprarle un regalo, los invito a cocinarle una torta, unas galletas, algo que salga de la cocina hecho por ellos”.

Darles a conocer los alimentos en su estado original. Enseñarles a hacer la salsa de tomate para la pizza con tomates naturales, que le pongan el queso y sus ingredientes preferidos. “Hay que intentar despertarles la curiosidad con cosas que les llamen la atención, como ponerlos a preparar chicken nuggets con pechuga de pollo, las albóndigas con la carne molida, a hacer sus propios cupcakes en miniatura”.

Que sean parte de servir la mesa: Que al final es una ayuda tremenda para los padres. “En vez de tenerlos viendo tv o jugando videojuegos, los podemos involucrar con servir la mesa, y mucho mejor si servimos las cosas que hemos preparado juntos”.

Fuente: [elgourmeturbano.com]

Contenido Relacionado