Polonia conmemora el final de la II Guerra Mundial

Este jueves Polonia conmemora el 70 aniversario del final de la II Guerra Mundial, con el recuerdo de que la derrota nazi dio paso a 45 años de dominación soviética en el este de Europa y con el temor a que la guerra en la vecina Ucrania pueda ser el comienzo de un conflicto a mayor escala.

La ciudad de Gdansk (al norte de Polonia) es el escenario elegido para conmemorar el fin del conflicto, primero con una conferencia internacional de historiadores y posteriormente, poco antes de la medianoche, con una ceremonia solemne en Westerplatte, el lugar donde comenzó la invasión nazi de Polonia en 1939.

Polonia conmemora el final de la II Guerra Mundial

Aunque el presidente polaco, Bronislaw Komorowski, invitó a los principales líderes mundiales a los actos en Gdansk con el objetivo de oscurecer la tradicional celebración del 9 de mayo en Moscú, la participación será menos importante de la esperada.

A la cabeza de los asistentes el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk.

A ellos está previsto que se sumen los jefes de Estado de Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Estonia, Lituania, Rumanía y Ucrania, junto con representantes de otros países europeos y aliados de la OTAN, entre ellos el presidente del Congreso de los Diputados español, Jesús Posada.

Inicialmente se especuló con la visita de Francois Hollande y Angela Merkel, aunque finalmente Francia enviará a su ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y Alemania estará representada por el expresidente Horst Koehler.

La mayoría de líderes occidentales tampoco asistirán al desfile militar de Moscú, en una decisión que muestra su disconformidad con la política internacional de Rusia, pero aparentemente los principales países de la Unión Europea y la OTAN temían que enviar a sus dirigentes a Gdansk pudiese agravar las relaciones con el Kremlin.

La ceremonia polaca será así una sombra del gran evento que Komorowski planeó meses atrás, todo un varapalo para el presidente polaco, que el próximo domingo espera lograr la reelección en las elecciones polacas.

Más allá de la política, la conferencia internacional de historiadores, organizada por el Centro Europeo de Solidaridad, contará con figuras como Norman Davies y Timothy Snyder, que debatirán el legado de la II Guerra Mundial 70 años después de su final.

El director del Centro para el Diálogo Polaco-Ruso, Slawomir Debski, uno de los participantes en la conferencia, cree que “el debate y la discusión son necesarios, ya que la II Guerra Mundial ha sido y es objeto de manipulación histórica, y una serie de mitos han logrado echar raíces y extenderse”.

“Algunos de ellos son peligrosos, ya que dan forma a actitudes sociales que son desastrosas para el mundo moderno”, ha asegurado Debski en declaraciones a medios locales.

Fuente: [EFE]

Contenido Relacionado