¿Qué indica la política de promociones de Facebook? - LeaNoticias.com

¿Qué indica la política de promociones de Facebook?

La gran mayoría de nosotros tiene un perfil personal de Facebook, pero además, es posible que tenga también una página para su marca, empresa o medio. Las páginas de Facebook, si bien se manejan de una forma similar a los perfiles, tienen algunos detalles que las terminan diferenciando de manera importante. Uno de esos detalles son las reglas.

image

Si vamos a tener una página de Facebook, entonces vamos a querer hacer todo lo posible por conectarnos con nuestros seguidores, para que se relacionen con la marca, la reconozcan, y entren de forma seguida a nuestra página. También tenemos que lograr entender el logaritmo a través del cual Facebook organiza las publicaciones de todas las páginas y contactos para siempre estar presentes en el Timeline.

Pero, una buena manera de establecer una relación con nuestros usuarios es a través de los concursos. Lo vemos todos los días: personas que regalan entradas para conciertos, ropa, electrónica. En fin, de todo. Lo que muchas personas no saben, sin embargo, es que Facebook tiene una extensa e impresionante lista de condiciones para que podamos hacer estos concursos.

Los efectos

Me gustaría hablar de los efectos que tienen estas condiciones para las empresas. La idea de las redes sociales (al menos, en el espectro) es facilitar la comunicación entre clientes o consumidores, y la compañía. Pero Facebook está poniendo cada vez más trabas para que esto suceda. No quiero decir que no deberían existir reglas, pues por supuesto tiene que existir una legitimidad en estos concursos para darle seguridad a los usuarios.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Pero también hay que tener algunas consideraciones. Como veremos más adelante, Facebook demanda que ciertas acciones se lleven a cabo de determinada manera, como por ejemplo, con el desarrollo adicional de aplicaciones. Este desarrollo tiene un costo importante que, si estamos hablando de un concurso, muchas veces excede ampliamente el precio del premio. Las empresas grandes están dispuestas a correr con el gasto, pero las más pequeñas, que con suerte han implementado alguna tab, tienen más suerte “violando” las reglas de Facebook.

Con la llegada inminente de Timeline a las páginas para marcas, Facebook estará limitando la cantidad de sub-páginas o tabs realizadas en iframe que se le pueden agregar a una página. Así, estaremos en un límite de tres. Considerando que muchas páginas actualmente tienen una docena de tabs, tendrán que repensar una estrategia para el 31 de marzo, fecha de lanzamiento oficial.

Política de promociones paso a paso

Las Facebook Promotion Guidelines existen como una forma de protección para el usuario, para que este no se vea “estafado” cuando un concurso conducido de forma ilegal lo perjudica. Si una página es denunciada por concursos ilegales que no cumplen con los requisitos de la red social, entonces puede llegar a ser borrada. Sin embargo, este mecanismo es confuso, pues muchos usuarios denuncian estas conductas y las páginas siguen con vida.

El documento no es demasiado largo y puede leerse aquí. Es una buena forma de arrancar antes de comenzar a pensar ideas para un concurso, porque nos da los límites de qué se puede hacer y qué no. Como dijimos antes, gracias a esta política se necesita un presupuesto antes de hacer un concurso en Facebook, y ahora veremos por qué.

  • Aplicaciones de terceros: Facebook no conduce concursos dentro de sus propias aplicaciones. Tienen que ser realizados a través de aplicaciones desarrolladas por un tercero, y luego subidas a Facebook a través de Developers. Los concursos tienen que estar en Facebook pero además, en sus términos y condiciones, también desligar a Facebook totalmente de la responsabilidad del concurso.

  • Todas las promociones en Facebook deben incluir tres elementos principales: una exoneración de responsabilidad de Facebook, a la cual todos los participantes acceden cuando le dan permiso a la aplicación para que se instale; un reconocimiento de que la promoción no está en ningún sentido patrocinada ni avalada por Facebook; y finalmente, un aviso que indique que la información proporcionada por el participante no se está cediendo a Facebook, sino a la página que está haciendo el concurso.

  • Para comenzar a participar de la promoción el usuario no puede usar un mecanismo de registro que sea de Facebook. Por eso muchas aplicaciones nos piden que dejemos nuestros datos a pesar de que estamos logueados para comenzar a participar. Las páginas que no cumplan con esto pueden ser denunciadas, aunque son muchas las que violan esta cláusula. Como por ejemplo, aquellas que sortean entradas para concierto (como para dar un ejemplo) entre las personas que hicieron “Me Gusta” en una actualización. El botón Me Gusta tampoco puede ser usado como un mecanismo de votación, otra práctica muy repetida.

  • Los ganadores de los concursos no pueden ser notificados a través de Facebook. Muchas veces las aplicaciones nos piden que dejemos un correo electrónico que luego servirá no sólo para armar una base de datos, sino también para contactarse con los ganadores. Sin embargo, muchos se quejan de esto, pues dicen que, si están participando en Facebook, entonces tendrían que poder ser contactados a través de ese mismo medio.

  • Las aplicaciones de Facebook tampoco son elegibles para ser base de un concurso. Aunque muchas páginas recurren a ellas para poder hacer que sus usuarios compartan fotos o videos, también es una práctica ilegal.

Qué hacer

En definitiva, si no queremos perder nuestra página por culpa de un concurso, entonces tenemos que cumplir con las condiciones que nos pone Facebook. A veces puede resultar provechoso, y darnos más información sobre nuestros usuarios, pero otras veces (la gran mayoría) las páginas no pueden hacerse cargo de los costos que conlleva un emprendimiento de este estilo, y desisten. O peor, corren el riesgo de perder su presencia en Facebook a través de concursos ilegales. Y, en definitiva, se pierde la esencia de estos términos y condiciones.

Si somos una página pequeña, con una buena cantidad de fans, pero no contamos con el presupuesto para hacer una aplicación, entonces mi sugerencia es que para hacer concursos nos vayamos a Twitter. Es una plataforma que no tiene tantas restricciones, nos permite ser más creativos con las consignas que hacemos, y además nos da una interacción en tiempo real que es verdaderamente fantástica.

Sin embargo, muchas empresas no saben cómo aprovechar correctamente Twitter aunque tienen una buena comunidad de fans en Facebook. Por ende, la metodología anterior no puede ser tan provechosa. Pero serviría para que Facebook lo tome en cuenta, para poder considerar no solamente a aquellos que puedan invertir una millonada en aplicaciones, sino también a las pequeñas páginas que lo mantienen con vida, a riesgo de perder su existencia.

[Fuente]

Contenido Relacionado

Related Topics