"¿Sacudón?" Por @Simone Augello - LeaNoticias.com

“¿Sacudón?” Por @Simone Augello

Simone Augello @Simone_Augello¿Qué es un sacudón? Uno de los tantos conceptos que podemos citar es este, breve y lacónico, que presentamos a continuación: “Sacudida rápida y brusca”.

Vamos pues a analizar lo ocurrido con el sacudón de Nicolás y lo que significa la palabra.

¡Rápida! El llamado sacudón madurista lo anunciaron una y otra vez, amenazaron, se echaron para atrás, volvieron a amenazar, fue un drama de dimes y diretes, de miedos y sarcasmos, muy lento… Primera prueba: Reprobado.

¡Brusca! Los cambios que se esperaban, debido a la expresión sacudón era movidas de mata que dejarán a la nación boquiabierta, no obstante esto no ocurrió, fue todo lo contrario, el Gobierno sólo lo que hizo fue el acostumbrado enroque de ministros en distintos ministerios, es decir, el mismo policía con diferente cachucha.

En la segunda prueba igualmente raspados.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Otro de los calificativos de sacudón es “cambios totales y sorpresivos”, aquí volvemos a ver que no pasó nada fuera de lo cotidiano bajo la administración de los llamados socialistas. ¡Todo quedó exactamente igual!

En pocas palabras el sacudón de Nicolás Maduro fue solo un leve tropezón que ni siquiera despeinó a Dante Rivas.

Para algunos esto era lo máximo que se esperaba, para otros fue la gran decepción. Es otro ejemplo de la revolución del gato pardo, todo cambia para quedar exactamente igual que antes, sin más y sin menos detalles.

Mientras esto ocurre en el gobierno, abajo sí se siente el sacudón del hambre, de la delincuencia, de la necesidad que sufren todos los venezolanos. En el pueblo se siente el sacudón del desabastecimiento y del desempleo, aunado a la ventolera de la inflación que se convierte día a día en una tormenta apocalíptica.

Allí en los barrios de toda Venezuela se siente el sacudón de un mal gobierno que nos ha endeudado a todos, donde no existen puestos de empleo, donde la marginalidad crece a pesar de los enormes ingresos petroleros que han entrado al país en los últimos años.

Hambre, miseria, alto costo de la vida, son parte del verdadero sacudón que constantemente afecta a quienes son opositores, a los independientes, y a las bases de un oficialismo que cada día se merman más ante un sentimiento que no se mantiene con el estómago vacío.

Si la situación sigue como va, no se deben extrañar quienes están en el poder, que el pueblo venezolano sí les dé a ellos un sacudón de padre y señor mío que los afecte en su estabilidad en las alturas del poder. ¡Este pueblo está cansando de tanto engaño, de tantas mentiras!

Por Simone Augello

Contenido Relacionado