Típicos errores que cometemos al preparar algunos postres - LeaNoticias.com

Típicos errores que cometemos al preparar algunos postres

Ya sea que estés preparando una tarta de frutas en verano o un pastel de manzana en otoño, hay algunos errores comunes al preparar pasteles y tartas dulces que deberías evitar. ¡Sigue estos consejos si quieres preparar el pastel perfecto!

Típicos errores que cometemos al preparar algunos postres

1. Creer que todas las frutas son iguales. Antes de mezclar el relleno de tu pastel, ¡prueba la fruta! A menudo varía en dulzura, y seguro no quieres que tu pastel sea demasiado empalagoso o demasiado agrio.

Ten en cuenta que 1/2 taza de azúcar es la cantidad promedio que necesitas para el relleno.

2.- Hornearlo mal. El lugar de una tarta en el horno es en la rejilla inferior. El peor error que puedes cometer con tu pastel es que la masa de abajo no se cocine bien, transformándolo en una masa pegajosa asquerosa.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Hornear el pastel en el estante inferior del horno te asegurará que la corteza inferior se cocine y hasta se dore. ¡Y la mejor forma de asegurarte que la masa está cocida es cocinar el pastel en un molde de vidrio!

3.- No atinar a la temperatura correcta de la masa La masa de pastel tiene que estar a la temperatura óptima para que puedas estirarla. Si está demasiado fría se va a romper, mientras que si está demasiado caliente va a ser pegajosa.

La única forma de atinar a la temperatura correcta de la masa es ponerla en el refrigerador o dejarla a temperatura ambiente hasta que esté lo suficientemente flexible para que puedas estirarla.

4.- Ponerlo al horno directamente ¿Sabías que antes de hornear un pastel conviene colocarlo en el congelador durante unos 15 minutos?

La mantequilla fría es la clave de una corteza de pastel crujiente, y es probable que esté un poco caliente después de haber estirado la masa, verter el relleno y dar forma a los bordes.

Colocarlo en el congelador primero es tu seguro para una masa crujiente.

5.- Servir el pastel caliente

Servir el pastel caliente recién salido del horno no es sólo una mala idea estéticamente, sino que toda esa azúcar caliente también es peligrosa.

Permite que el pastel se enfríe durante aproximadamente una hora; eso hará que el relleno se afirme y esté lo suficientemente frío como para comer, pero aún tibio en el interior.

Fuente: [elgranchef.com]

Contenido Relacionado