Un estudio señala las profesiones paternas que presentan riesgo para los hijos

Las malformaciones congénitas en los niños están muy relacionadas con el tipo de trabajo que realiza el padre, según afirma un estudio publicado en la revista médica Occupational and Environmental Medicine.

2012072073fotógrafo_int

Investigaciones anteriores ya habían alertado de los riesgos que generaban determinados oficios a la hora de la procreación. Sin embargo, se trataba de estudios incompletos, en tanto para conseguir muestras de mayor tamaño tendían a catalogar del mismo modo muy diferentes clases de enfermedades y de ocupaciones, lo que distorsionaba los resultados.

La presente investigación se ha realizado analizando el perfil laboral de 1000 padres que habían tenido hijos nacidos entre 1997 y 2004, con malformaciones congénitas y con otros 4000 padres cuyos hijos habían venido al mundo sin problemas.

Los empleos paternos fueron catalogados en 63 grupos, a partir de una selección basada en criterios de exposición a elementos potencialmente nocivos, ya fuera dentro del mismo trabajo del padre o de su profesión genéricamente considerada. Se tomaron en cuenta los empleos desempeñados en los tres meses previos a la concepción y en el primer mes de embarazo, periodo que se considera crítico para que el esperma del padre quedase contaminado por elementos nocivos. La mayoría de los padres realizaba un solo trabajo durante ese periodo. Asimismo, se utilizaron métodos matemáticos especiales para sortear las dificultades estadísticas asociadas al manejo de un número de categorías tan amplio.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Matemáticos, físicos, informáticos…

La mayoría de los padres que formaron parte del estudio tuvo un solo trabajo durante el periodo de cuatro meses objeto del mismo. Los empleos más comunes fueron los relacionados con management y administración, ventas e industria de la construcción.

Según el estudio, un tercio de los empleos no estaban asociados a ninguna clase de riesgo de malformación congénita.  Ese fue el caso de arquitectos, diseñadores, profesionales de la salud, dentistas, pescadores, bomberos, trabajadores de la cadena de montaje automovilística, ingenieros de mantenimiento y comerciales.

Entre los profesionales que sí presentaron un incremento sustancial de riesgo de que sus hijos naciesen con malformaciones congénitas están los matemáticos, físicos, informáticos, artistas, fotógrafos, camareros, peluqueros y maquilladores, administrativos, trabajadores del sector del gas, del petróleo y de las industrias químicas, impresores, conductores y operadores de grúas y de excavadoras,

Los trabajos asociados con distintos tipos de malformaciones incluyen a los artistas (cuyos hijos padecieron problemas en la boca, ojos y oídos,  intestinos, brazos y piernas, corazón), fotógrafos (cataratas, glaucoma, ausencia o insuficiencia de tejido ocular), conductores (glaucoma) jardineros y cuidadores de parques (enfermedades intestinales).

[Fuente]

Contenido Relacionado